Carátula de un disco con su propio conjunto.

A mediados de los años 90 del pasado siglo, sería más o menos el 1996, José Dolores Quiñones regresó de visita a Cuba. Hacía décadas que no visitaba su país de orígen. Lo conocí sentado casi a la entrada del Bar al aire libre Hurón Azul de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba.

«Primo», me llamaba, por lo de Quiñones. Nos encontramos unas tres o cuatro veces en aquel concurrido lugar, donde lo presenté a algunos de los asistentes habituales al sitio.

Conversamos acerca de las raíces de los Quiñones en Cuba y se interesó en conocer quién había dio el primero de todos en llegar a Cuba. Me contó que residía en Francia y que hacía años no venía a Cuba. Después regresó a París y no nos vimos más.

José Dolores Quiñones fue el compositor de la canción «Los aretes de la luna«, uno de los temas más imperecederos de la música cubana. Pero no solo de ese tema, pues gracias a su talento creador nos legó otros temas no menos memorables como «Vendaval sin rumbo», «Camarera del amor», «Cocodrilo verde» y «El vavivén arrullador», entre otros.

Sus intérpretes fueron Celia Cruz, Vicentico Valdés, Javier Solís, Benny Moré, Rolando Laserie, Amalia Mendoza, Toña la Negra, Lola Flores, Nacha Guevara, Celio González con La Sonora matancera, José Tejedor, Bobby Capó, Caetano Veloso, Bienvenido Granda, Daniel Santos, Antonio Machín.

Una foto dedicada

José Dolores Quiñones era un hombre sencillo, de hablar pausado y aspecto delgado pero con gran espíritu, de mente positiva, cuyo nombre está a la par, en importancia, de grandes autores de boleros como Portillo de la Luz, José Antonio Méndez, Marta Valdés, Frank Domínguez, Osvaldo Farrés o Luis Marquetti.

El artemiseño José Dolores Quiñones había salido de Cuba en 1944 rumbo a México, donde pasa por el trío Los Tropicales con Gelasio de Lis y Juanito Blez. También fue guitarrista acompañante y voz junto a las Hermanas Julián. Al año siguiente Alberto Ruiz le canta «Al vaivén arrullador» en una película, en México. Pero quizás 1958 es su año más importante, cuando Vicentico Valdés le graba «Los aretes de la Luna», Javier Solís lo coloca en el Hit Parade de México con «Vendaval sin rumbo», Antonio Machín, también le graba y el Benny Moré comienza a grabarle «Camarera del amor» y también los temas «Que me hace daño», «Sin una despedida», mientras Los Hermanos Bermúdez lo hacen con «Levántate».

Le invita a España Antonio Machín y de ahí cruza a Francia, a a luchar su derecho de autor con la SACE. “Llegué sin dinero, pero con la maleta llena de composiciones. Rápidamente me las compraron los editores”, recordaría luego. Enseguida se pone a cantar en cafés de Europa, en un restaurante le cantó a Federico Fellini quien lo contrató para la película Bocaccio, en 1970. Pasó tres años en Noruega, comiendo bacalao. Hasta que se va a residir a Tolousse, Francia, después de componer cientos de canciones.

Carátula de un disco con su propio conjunto.

El 28 de marzo del 2008 falleció José Dolores Quiñones en el asilo Saint Lys, en Tolusse, Francia, en cuyo cementerio debe estar enterrado.

Algunas grabaciones e intérpretes

El columpio del amor Gerardo Pedroso con la Orquesta Juan S. Garido

Los aretes de la luna Vicentico Valdés con la Orquesta Sonora Matancera, Luis Donald con la Orquesta de Humberto Suárez, Antonio Machín, Sonora Santanera, David Sánchez, Hermanos Reyes, Los Medina, Los Panchos, Cholo Ortiz y Tata Guerra, Enrique Chía, Juan Formell, Enrique Montoya, René Salinas con El Chinaco y Los Bohemios, Ben sa Tumba et Son Orchestre, José Feliciano.

Camarera de mi amor, Benny Moré, Antonio Machín, Orquesta Platería, Tomás de San Julián, Tropigala All Star, Gil Ramirez, Coco Freeman, Tony Calá , José Manuel Soto, Alberto Cortez.

Vagar entre sombras, Benny Moré, Javier Solís, Amalia Mendoza, Eduardo Alexander, Daniel Santos, Moscovita, Los Panchos, Miguel D’ Gonzalo, Emilio Galvez, Alvaro Zermeño.

Vendaval sin rumbo, Javier Solis, Celio González, Pepe Lara, Olimpo Cárdenas, Antonio Machin, Ismael Miranda, Conjunto Chappotín, Roberto Sánchez, Héctor Téllez, Alfredo Rodriguez con el trio, Sonia López.

Mi cocodrilo verde ,  Celia Cruz con la Sonora Matancera,  Caetano Veloso.

La canción del dinero, Celio  González, Rolando Laserie, Conjunto Rumbavana con Raúl Planas.

Un lirio en un lago, No te burlesAl comprender, Tejedor y Luis.

Levántate,  Hermanos Bermúdez, Conjunto Tradición, Orquesta René Touzet, Antonio González «El Pescaílla», Rolando Laserie con la Orquesta de Bebo Valdés.

No te burles, Toña la Negra, Antonio Machín.

Cien mil cosas, Lupita Alday y Orquesta Chucho Zarzosa, Javier Solis.

Cariño nuevo, Rosalinda Aguirre con el Mariachi Internacional.

Odio que crece, Jorge Díaz Ortega  con la Orquesta de Jaime Calderón.

Que me hace daño – Benny Moré , Moraima Secada, Alberto de Castro.

Mi son vueltabajero, Orquesta Neno González.

No llores más corazón, Sonora Matancera.

Pincelada, Sita del Rey.

Bajo el cielo cubano, Celio  González, Roberto Ledesma, Luis García, Sonora Veracruz de Pepe Vallejo.

Al vaivén arrullador, Conjunto Kubavana , Vicentico Valdés , Orquesta Humberto Suarez , Orquesta Memo Salamanca.

Con una lágrima , Millonario de penas , Aunque me muera , Fantasia sideral , Levántate , La canción del dinero, Hermanos Bermúdez con arreglo y direción de Niño Rivera.

El gato con zapatos, Nelson Pinedo con Orquesta Chucho Rodriguez , Bob Azzam And His Orchestra.

Me has dicho que si, Lola Flores y Antonio González, Rolando Laserie con Orquesta de Bebo Valdés, César González con Orquesta de Víctor Durán.

Mijn Groene Krokodil  ( Mi cocodrilo verde ), Brigitte Kaandorp

Calor de nido, Pijuán y su Sexteto.

Sin Dios no hubiera nada, Celia Cruz.

La Cuna, Los Matecoco de Pancho Cataneo.

Me has dicho que si, Rolando Laserie con la Orquesta de Bebo Valdés.

Tus mejores horas, Celio González  con la Sonora Matancera.

Matías Pérez Bugalú, Celia Cruz con la Sonora de Memo Salamanca.

Añoranza maternal, Celia Cruz con la Sonora de Memo Salamanca.

Odio que crece, Celio González.

Sin una despedida, Benny Moré.

Flores Borinqueñas, Blanca Rosa Gil.

Esperamos tu comentario