SD.Desde el 10 de mayo María Castillo y Judith Rodríguez, la María Castillo de las nuevas generaciones, estarán en las tablas de la Sala Ravelo del Teatro Nacional Eduardo Brito, en un duelo de actuación con la obra Buenas noches, mamá, ganadora de un Pulitzer para la dramaturga norteamericana Marsha Norman y llevada al cine en 1988 por Tom Moore, con Sissi Spacek y Anne Bancroft.

“A veces los procesos son muy importantes y ahora veo a Judith en los mismo… Creo que lo mejor que puede tener una creador es que sus procesos sean libres, en los que pueda equivocarse y buscar. La vida de un actor será siempre buscar, nuevas formas de expresión, darle vida a personajes que lo reten, como es el caso e esta obra”, expuso Castillo. “Para nosotros es fundamental todo lo que hemos vivido en este proceso desde el verano del año pasado, desde la intimidad de mi casa… En presencia de mi hija Daniela, que nos ha ayudado con todo… es una obra que estoy haciendo totalmente naturalista. Estoy haciendo naturalismo al estilo stanislavkiano… que eso no lo vemos siempre”, explicó María Castillo.

Teatro Mandrágora, la compañía de bolsillo de la maestra, pone en escena esta obra que cuenta con dirección de la propia María, escenografía de Fidel López, luces de Bienvenido Miranda, asistencia  de dirección de Héctor Matias, regiduría de Canek Denis,maquillaje de Ken Makeup, un diseño gráfico imponente y que ha llamado mucho la atención de Olga Valdez, con las fotos de Karoline Becker.

“Nosotras hemos creado un vínculo real, humano, María y yo, que yo no sé qué va a pasar cuando esto acabe. Ha sido un proceso tan íntimo, que no sé lo que va a pasar…”, dijo por su parte Judith.

“Buenas noches mamá”,  conmueve con el tema del suicidio y su conexión con enfermedades estigmatizadas a lo largo de la historia, como la depresión y la epilepsia. La misma nos hará reflexionar acerca de las relaciones familiares, sus complejos vínculos, y la necesidad de la real y afectiva comunicación que nos ayude a lograr una vida más plena.

Considerada una joya de la dramaturgia contemporánea, la obra empieza cuando Jessie (Judith Rodríguez) le explica a Mamá (María Castillo) con toda tranquilidad que a la mañana siguiente estará muerta, puesto que planea su propio suicidio esa misma noche (esto lo revela con toda normalidad mientras ordena la casa y se prepara para hacerle la manicura a su madre). El diálogo que sigue entre Jessie y Mamá va revelando poco a poco las razones que la han llevado a tal decisión, su vida con Mamá y el gran detalle con que ha planificado su propia muerte. Todo ello culmina con un inquietante, al tiempo que inevitable, clímax.

La puesta estará del 10 al 27 de mayo en la Ravelo del Teatro Nacional, de jueves a domingo, y las boletas están a la venta en la boletería del Teatro Nacional y en Uepa Tickets.

Teatro Mandrágora, compañía de María Castillo, cada año realiza una puesta en escena basada en calidad, entretención y contenido que se constituye en referente para las generaciones emergentes del teatro dominicano.

Esperamos tu comentario

Alfonso Quiñones (Cuba, 1959). Periodista, poeta, culturólogo, productor de cine y del programa de TV Confabulaciones