Carmen Heredia junto al cuadro que inicia la exposición (Foto servida)

Cuando ocurren cosas así a uno le da por recordar dos frases heredadas de la cultura española: al que no le gusta el chocolate, dos tazas. Esa es una. Y la otra. El que ríe último ríe mejor. Así que el espíritu del maestro de la pintura estaría riéndose a carcajadas de quienes lo denostaron cerrando la galería que llevaba su nombre hace tres años y que era el espacio que, junto a la Galería Nacional servía entonces para promover el arte y la cultura desde el Estado.

Este martes se reabrió la Galería de Arte Ramón Oviedo, con la presencia de sus familiares.

Una vez allá por el 2004 o 2005, cuando llegó al país Absolut Vodka (todavía las marcas se identificaban con el arte) convocó a una presentación de instalaciones donde estuviera presente la botella de esa bebida. Casi todos los participantes, decenas, fueron jóvenes. La mejor propuesta de todas, la de mayor frescura, la mas juvenil, fue la del mas veterano de todos: Ramón Oviedo.

Restablecer la memoria del que fuera tal vez el más «joven» de los artistas veteranos de la cultura dominicana de este siglo, fue algo que honró la ministra Carmen Heredia reinaugurando el sitio renovado y ampliado. Era algo pendiente del compromiso de proyectar el talento y la creatividad de los artistas plásticos nacionales y extranjeros.

La ministra de Cultura, Carmen Heredia, junto a los familiares de Ramón Oviedo en el acto de reapertura de la Galería de Arte.

En el acto de apertura, al que asistieron personalidades de la cultura y miembros del cuerpo diplomático, así como coleccionistas, Carmen Heredia afirmó que “dentro de la política de valoración de las artes plásticas y como una forma de mantener viva la obra y el legado del maestro Ramón Oviedo, el Ministerio de Cultura ha decidido reabrir, tras tres años de su cierre, la galería de exposiciones que lleva su nombre, con una retrospectiva de sus autorretratos, una de las facetas en que el maestro Oviedo desarrolló su genio creador con ironía sorprendente, dominio de la técnica de dibujo, con rasgos depurados y vetas oníricas”.

“Esta galería de arte será un espacio esencial para el diálogo, conferencias y hogar para la exposición de obras de manera periódica; pero, aún más, no solo ofreceremos el recinto, sino también el catálogo, las gestiones de relaciones públicas y la difusión del artista y su obra durante el tiempo que permanezca la exposición”, afirmó.

La ministra habló de oportunidades para los artistas consagrados y noveles de las artes visuales, habló de inclusión y equidad, tanto en exposiciones individuales como colectivas, de obras recientes o retrospectivas. Palabras que hace tiempo habían sido excluidas del espacio que ocupa el Ministerio de Cultura.

El viceministro de Patrimonio Cultural, Gamal Michelén, experto de larga data en el área de las artes visuales, se refirió a esa «juventud» creativa permanente en Ramón Oviedo: “En el contexto del pródigo y fecundo legado de Oviedo, el maestro no solo produjo una obra contemporánea y universal, sino que nos manifestó una característica esencial del verdadero artista, el agotamiento de sí mismo para trasmigrar y evolucionar de tal manera que su obra se resiste a convertirse en una repetición vulgar de sí misma”.

La Fundación Ramón Oviedo, representada por su presidente, Omar Molina, y por Antonio Ocaña, quien fuera el representante del maestro Ramón Oviedo, expresó su más sincero agradecimiento al Ministerio de Cultura por disponer la reapertura de la Galería Ramón Oviedo en la sede de la institución.

La exposición se titula “Oviedo introspectivo” cuenta con 26 autorretratos del maestro Oviedo, y estará abierta al público durante dos meses. Llama la atención el cuidado de la curaduría y el buen gusto desde su misma concepción.

El artista plástico Omar Molina, nieto de Oviedo y presidente de a Fundación Oviedo, hace entrega de una obra a la ministra Carmen Heredia

Semblanza de Ramón Oviedo

Ramón Oviedo nació el día 7 de febrero de 1924, en Barahona. Desde temprana edad dio muestras de su talento.

Desde 1941 hasta el año 1955, Oviedo trabaja en el Instituto Cartográfico Dominicano, llamado primeramente División de Mapas y Límites Geográficos, bajo la tutela de Ramón Parejo Moreno.

En 1977, expuso una gran retrospectiva en la Galería de Arte Moderno, bajo el título “Oviedo 25 años: trascendencia visual de una historia”. Exhibe 256 obras entre las cuales había pinturas y dibujos.

En el año 1992, inauguró su mural titulado “Cultura petrificada”, en la sede de la Unesco en París, Francia. Se le otorga el título de Profesor Honorífico en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

En el año 1997, fue condecorado por el Gobierno dominicano con la Orden al Mérito de Duarte, Sánchez y Mella. El Congreso de la República Dominicana lo nombra como el «Maestro Ilustre de la Pintura Dominicana”. Este título es único.

En el año 2002, recibió la condecoración del Ministerio de Cultura y de Comunicación del Gobierno francés como “Caballero de la Orden de Artes y Letras”.

El día 12 de julio de 2015 falleció en la ciudad de Santo Domingo a la edad de 91 años.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here