Rayo de luz sobre la cruz de Notre Dame (Fuente externa)

SD. El presidente de la República Dominicana, Danilo Medina, expresó el martes su solidaridad con el pueblo y el gobierno de Francia por el incendio que devastó este lunes parte de la catedral de Notre Dame de París, uno de los monumentos más emblemáticos de la capital francesa.

En una carta enviada a su homólogo francés, Emmanuel Macron, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores y dada a conocer por la Presidencia, Medina afirmó que “con sinceros sentimientos de adhesión, quiero unirme a la inmensa pena del pueblo francés”.

“Todavía estamos afectados por las impactantes imágenes transmitidas por los medios de comunicación, sobre tan pavoroso acontecimiento”, agregó. Manifestó que la tragedia “afecta los sentimientos religiosos, artísticos y culturales de personas en todo el mundo, en aprecio del valor intrínseco de ese patrimonio de la humanidad”.

De igual modo, el jefe de Estado dominicano valoró los esfuerzos de los bomberos que “intervinieron en las arduas labores de extinción del siniestro”.

Salvar los símbolos

El Padre Jean-Marc Fournier es el héroe que junto al escuadrón de bomberos salvó el Santísimo Sacramento y la Santa Corona de Espinas que se encontraban en la Catedral de Notre-Dame durante el incendio, dice una crónica de Aciprensa.

El Padre Jean-Marc Fournier salvó reliquias como la corona de espinas de Jesús (Fuente externa)

Ante el temor de que el Santísimo Sacramento y la corona se perdieran para siempre, el sacerdote, quien es capellán del Departamento de Bomberos de París, acudió con los bomberos para salvarlos del voraz incendio, arriesgando su propia vida.

“Fue con los bomberos a la Catedral de Notre Dame para salvar la corona de espinas y el Santísimo Sacramento», afirmó Etienne Loraillere, editora de la cadena de televisión católica KTO de Francia.

La alerta sobre su posible pérdida surgió cuando el fuego se propagó por toda la estructura de la Catedral. Por ello, el Padre Fournier, de 50 años aproximadamente, se encargó de recuperarlos mientras los bomberos luchaban para controlar las llamas.

«No mostró ningún temor en absoluto en dirigirse directamente a las reliquias que se encontraban al interior de la catedral y se aseguró de que estuvieran a salvo. Él trata con la vida y la muerte todos los días, y no tiene miedo», manifestó el servicio de emergencia local.

No es la primera vez que el Padre Fournier auxilia a quienes lo necesitan. En noviembre del 2015 el sacerdote acudió a la sala de espectáculos “Bataclan” en París, donde el Estado Islámico (ISIS) asesinó a 89 personas. «Di la absolución colectiva, como la Iglesia Católica me autoriza», manifestó en aquel momento.

El Padre Fournier se inició como sacerdote en Alemania y luego se mudó al departamento de Sarthe en Francia. Se unió a la Diócesis de las Fuerzas Armadas en 2004 y trabajó con el Ejército durante siete años por todo el mundo.

Las últimas imágenes del interior de la catedral tras el devastador incendio muestran la destrucción de la estructura histórica. Sin embargo, la cruz permanece firme sobre el altar.

Las reliquias salvadas son invaluables.

La cruz en el altar de Notre Dame (Fuente externa)

Otra crónica da cuentas que según muestran las fotografías y los vídeos que circulan por internet, un halo de luz procedente de las mismas llamas que seguían devorando la Catedral, en la medianoche del lunes, se introducía por uno de los rosetones del transepto iluminando la escultura de la Piedad, el altar y la cruz dorada que preside el ábside catedralicio.

La imagen no deja de tener un gran simbolismo: de entre los escombros de la bóveda derrumbada, entre el humo y bajo las llamas que seguían reduciendo a cenizas la techumbre de la Catedral, se mantenían en pie el altar, la imagen de la Virgen con Jesús muerto en brazos, y la brillante cruz dorada.

La unión de los franceses alrededor de la edificación que simboliza la nación y la cultura francesa, se hizo evidente desde el mismo principio y mientras unos cantaban el Ave María en la plaza cercana, otros decidían que había que reconstruir muy rápido Notre Dame. Su restauración requerirá «años de trabajo», dijo el nuevo presidente de la Conferencia Episcopal Francesa (CEF), Eric de Moulins-Beaufort, mientras varias fuentes hablan de décadas. Por su parte el presidente Emmanuel Macron, expresó «Somos un pueblo de constructores, tenemos mucho que reconstruir. Vamos a reconstruir la catedral de Notre Dame y hacerla más bella todavía, esperamos hacerlo de aquí a cinco años».

Las donaciones

E inmediatamente comenzaban las donaciones. Según la Agencia Francesa de Prensa (AFP), esa misma noche la familia Pinault, una de las más ricas de Francia, encabezada por François-Henri Pinault, esposo de la actriz mexicana Salma Hayek, anunció la donación de 100 millones de euros para las futuras obras en la Catedral de Notre-Dame. «Esta tragedia afecta a todos los franceses, más allá de los que están apegados a valores espirituales. Ante un tal drama, todos deseamos devolverle la vida cuanto antes a esta joya de nuestro patrimonio», anunció el industrial.

 

La actriz mexicana Salma Hayek y su esposo Francois-Henri Pinault el 17 de mayo del 2015 en Cannes (Fuente externa)

Asimismo, el grupo de lujo LVMH y la familia Arnault anunciaron este martes una donación de 200 millones de euros. «La familia Arnault y el grupo LVMH, solidarios con esta tragedia nacional, se asocian a la reconstrucción de esta extraordinaria catedral, símbolo de Francia, de su patrimonio y de su unidad», según un comunicado.

La empresa Total anunció que haría una «donación especial» de 100 millones de euros. Los hermanos Martin y Olivier Bouygues, por su parte, dijeron que darán a título personal 10 millones de euros para la reconstrucción de Notre-Dame, a través de su holding familiar, SCDM.

El multimillonario Marc Ladreit de Lacharrière, que controla la sociedad de inversión Fimalac, también anunció que participaría en el «esfuerzo de reconstrucción nacional». Importe de la donación: 10 millones de euros «para la restauración de la aguja, símbolo de la catedral» que cayó en el incendio.

Los bancos también se movilizan aunque por ahora, sólo el Crédit Agricole dio una cifra: cinco millones de euros.

Henry Kravis, cofundador del fondo de inversión estadounidense KKR, y su esposa Marie-Josée Kravis, «entristecidos por el incendio», anunciaron que aportarían «a partir de ahora» 10 millones de dólares (8,85 millones de euros). Esta es la primera donación importante del extranjero.

En total, con el alba del miércoles el enviado presidencial para la preservación del patrimonio, Stephane Bern, declaró que ya se reunieron 880 millones de euros aportados por las familias más pudientes del país, como los propietarios del grupo de marcas de lujo LVMH, y también por feligreses galos y de otras naciones. Mientras el activista del movimiento de los chalecos amarillos Benjamin Cauchy publicó en su cuenta de Twitter: ‘Que la oligarquía done para Notre Dame, está bien, pero la ejemplaridad fiscal sería mucho mejor’.

Impuestos sobre donaciones

El primer ministro francés Edouard Philippe, anunció este miércoles que las donaciones de hasta 1000 euros se verán afectadas.

El primer ministro Edouard Philippe anunció el miércoles un proyecto de ley para dar un «marco legal» a las donaciones para la reconstrucción de la catedral de Notre-Dame. En este contexto, las donaciones de individuos se beneficiarán de una reducción de impuestos del 75% para los que paguen hasta 1000 euros, y un 66% los que paguen más de esa cantidad.

Edouard Philippe también anunció la organización de un concurso internacional de arquitectura cuyo objetivo será decidir si es necesario, sí o no, dar una nueva flecha a la catedral, después de su espectacular caída durante el incendio.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here