La aguja de la Catedral de Notre Dame, devorada por las llamas (Fuente externa)

Un total de mil robles de todas las regiones de Francia fueron donados para la reconstrucción de la joya gótica.

Los ocho primeros robles fueron seleccionados el viernes 5 de marzo en el bosque de Bercé (Sarthe) para ser utilizados en la reconstrucción del taburete de la torre de Notre-Dame de Paris: un simbólico paso preparatorio para la reconstrucción de la catedral. Un total de mil robles de todas las regiones de Francia fueron donados para la reconstrucción de la joya gótica. Deben utilizarse para rehacer el marco de la aguja de Viollet-le-Duc, destruido en el incendio del 15 de abril de 2019, así como los marcos del crucero y sus vanos adyacentes.

La mitad de estos árboles provienen de dominios estatales y comunas forestales, la otra mitad proviene de 150 bosques de propietarios privados, quienes los han donado. Para poner en marcha esta nueva etapa, el ministro de Agricultura, Julien Denormandie, junto a su homóloga de Cultura Roselyne Bachelot, aplicaron simbólicamente un punzón al tronco de un enorme roble rectilíneo de un metro de diámetro y veinte metros de altura que se destinará a la obra. Seguidamente, Roselyne Bachelot plantó un cartel en el tronco, con el letrero «árbol número uno».

«Este es un proyecto que concierne a toda Francia. Garantizará la seguridad de la catedral durante ocho siglos, diez siglos», aseguró el general Jean-Louis Georgelin, que preside el establecimiento público responsable de asegurar y de la restauración de Notre- Dame.

Mil arboles

Todas las regiones han contribuido con robles a este esfuerzo conjunto. El Estado ofrece 355 árboles de fincas administradas por la Oficina Nacional Forestal (ONF). Los mil árboles deben ser talados a finales de marzo para luego ser transportados a caminos forestales y aserrados. Luego se almacenarán entre 12 y 18 meses hasta que alcancen un nivel de humedad inferior al 30%.

Con la tala de estos bosques se está preparando la fase de reconstrucción, que debería comenzar el próximo otoño y que permitirá la reapertura de la catedral de París al culto en abril de 2024, tal y como había previsto el presidente de la República. En la actualidad, la fase de aseguramiento aún no está completa.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here