SD. Mordaza es el título del más reciente tema del cantautor nicaragüense Luis Enrique colgado en YouTube.

Se trata de una canción de las que en los años 60 del pasado siglo comenzaron a llamarse Canción Protesta, de cuyo género existían festivales internacionales y llenaba estadios y vendía discos e incluso había países en los que se escuchaba bajito, para no levantar sospechas. Aquí mismo se recuerda Siete Días con el Pueblo, aquel legendario evento que reunió a artistas de varios países con dominicanos y donde se dio rienda suelta a las ansias de justicia social.

La cuestión es que el tiempo ha pasado, y los gobiernos que trajeron aquellas protestas que eran acompañadas por las canciones, se convirtieron en dictaduras muy parecidas a las que combatían. Líderes revolucionarios se convirtieron en dictadores, como Daniel Ortega, uno de los casos más patéticos de la historia de América Latina.

Justamente a la situación que vive Nicaragua está dedicada la canción de Luis Enrique, quien ha llamado a colaborar al rapero Erick Nicoy, autor de los álbumes Barricada, Resistencia y Nicaragua Libre.

Es como si la serpiente se mordiera la cola, como si el tiempo no hubiese pasado y hubiesen regresado a los años 70 y 80 del siglo pasado. Las canciones que antes defendían la lucha contra la dictadura de Somoza, sirven de nuevo, como si lo único que hubiese cambiado fuera el nombre del dictador.

Los propios tíos del salsero Luis Enrique, los legendarios cantautores nicaragüense Carlos Mejía Godoy y Luis Enrique Mejía Godoy, fueron quienes dieron la bienvenida al triunfo de la Revolución Sandinista con canciones como Ay Nicaragua, Nicaraguita!; No pasarán; Yo soy de un pueblo sencillo; Allá va el General; El Cristo de Palancaguina; Vivirás Monimbó, entre muchas otras. Y al cabo de los años, han tenido que desenfundar las viejas canciones revolucionarias como Mi Patria me duele en Abril; Mi Venganza Personal; Quincho Barrilete y Pobre la María, entre muchas otras, para defenderse del líder que los traicionó.

Carlos Mejía Godoy el año pasado tuvo que exiliarse en Costa Rica.

Su hermano Luis Enrique Mejía Godoy acaba de lanzar su más reciente canción, titulada Letanía, una composición que reflexiona sobre la “revolución traicionada” en Nicaragua: “Mientras no exista justicia/ni fecha para elecciones/Mientras haya antimotines/entrenados como matones/y le impongan la mordaza/a la radio y la televisión/Mientras haya violación/de los Derechos Humanos/no podrán callar la voz/de mi conciencia y mi canto”, denuncia el artista.

“Cuarenta años después, una revolución traicionada con hermosos sueños truncados nos dejó para siempre marcados, con profundas heridas en el cuerpo y alma”, ha escrito a manera de portada del tema Luis Enrique Mejía Godoy, cuando Nicaragüa está a punto de ¿festejar? el próximo mes de julio, 40 años de una revolución convertida en martirio.

Esperamos tu comentario