«Allá en Loma ‘e Cabrera / tengo un conocuco ‘e flore / una paicela blanca / sembra de tus olore.», así inicia una de las canciones mejor logradas de Damn Goldo, el joven de apenas 20 años que debutó este sábado en la televisión dominicana. Lo hizo a través del programa Confabulaciones que cada sábado se transmite por el Canal 4 en el horario prime time de 8:00 de la noche.

Este sábado 1 de mayo del 2021, ocurrió algo inusual en la pantalla chica dominicana, una atracción que seguramente más de uno habrá de recordar. El cantautor, que según confesó tiene unas 50 composiciones propias, era conocido solamente a través de las redes sociales, y desde allí ha ido tejiendo un público aun pequeñito, que sabe quién es Damn Goldo, nombre artístico del iconoclasta Johnniel Baez.

En estado natural absoluto, sin haber estudiado nunca nada de música, sin haber leído nunca poesía, según confiesa, Damn Goldo, sorprende por la inquietante originalidad de su propuesta.

Nació en San Francisco de Macorís, según confesó, pero vive en la capital hace 17 años. Su nombre real es Jhoniel y llegó al programa en un taxi que tuvo que tomar desde Los Alcarrizos. Este debut es incendiario, gracias al reguero de pólvora que va dejando entre quienes lo escuchan, por lo que Damn Goldo se convierte ahora mismo, en la esperanza más brillante entre los novísimos cantautores dominicanos, de que no todo está perdido.

Sus canciones, le deben a la bachata más elemental, y a la más exquisita también, claro que sí. Pero también son deudoras -sin saberlo- de lo mejor de la canción criolla dominicana que persiste en ciertos rincones de la vida cotidiana, y no puede negarse, también del rap, del trap, de esos ritmos llamados urbanos.

Sus creaciones son aún elementales en cuanto a acordes, pero brillan aún más en el timbre de su voz, en su cálida manera de expresar sus vivencias, a través de la calidad melódica, los giros poéticos de sus letras, la autenticidad de su propuesta, que son una muestra del regreso a temas sugerentes por su tratamiento, o al desenfreno poético de un Rimbaud muy joven.

Su música, -alternativa para llamarla de algún modo- tiene un raro poder envolvente, echa con gracia, con indiscutible sencillez, desde bachatas o baladas con fusiones de ritmos que le hacen renacer una y otra vez, para acoger una letra que habla de amores y desamores, con símiles a veces inesperados y con metáforas valientes.

Damn Goldo,es la expresión más verde de la creación en la rusticidad donde la gracia y la originalidad, resaltan como esmeraldas en tierra negra.

He tenido acceso a un tema que le produjo Pavel Núñez, donde cantan a dúo. Pavel se encargó de vestir la canción inédita de Damn Goldo con vestidos de salir. Ojalá que ese camino que le está abriendo, sepa aprovecharlo.

Que su voz, su popularidad, su musicalidad, sus conocimientos, y su poesía crezcan, para bien de la cultura dominicana, y la buena salud arterial de los que sueñan con la oreja.

«Un grupo e carajito / entre pan y canela/ y mi gallo padrote / que canta y se desvela… por tiii!», sigue diciendo en su oda a Loma de Cabrera. Y si eso no es belleza lírica en su estado más auténtico en la manera de decir, que baje Dios y lo vea!

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here