A Nikola Tesla (Ethan Hawke) no le faltan ideas. Él, como persona inmigrante, está constantemente aportando nuevas ideas y trabajando en otros inventos, esto lo convierte en un valioso colaborador de Thomas Edison (Kyle MacLachlan), que quiere iluminar a todo Estados Unidos con su Electric Light Company. Sin embargo, la relación no es muy fácil de manejar, por lo que pronto se produce una ruptura entre los dos inventores. En cambio, el torpe ingeniero trabaja con el magnate industrial George Westinghouse (Jim Gaffigan) en un nuevo sistema de energía y el banquero J.P. Morgan (Donnie Keshawarz) en la posibilidad de transmisión inalámbrica y también conoce a Anne Morgan (Eve Hewson), la hija de su inversor, lo que no mejora su situación.

El hijo de padres serbios es un forastero en el capitalismo y en el campo del amor. Anne Morgan, intenta en vano ganar su corazón; lo que hace que Anne sea especial es que también sirve de narradora desde la era de Internet para rendir homenaje a Tesla. Incluso cuando Tesla canta la canción pop Everybody wants to rule the world, cuando él y Edison se enfrentan en un duelo por un helado, que inmediatamente es declarado ficticio por el narrador, la película se ve con un encanto diferente.

El hecho de que no sólo Anne Morgan, sino también la célebre diva de la actuación Sarah Bernhardt (Rebecca Dayan) esté interesada en Tesla, sólo sirve para añadir un poco de glamour romántico a la historia. Tesla parece desorientado con respecto a las mujeres, como si algo o alguien hubieran perturbado sus pensamientos. Por otro lado, uno no se da cuenta de muchos de estos pensamientos, o del empuje del incansable inventor. Si hay un hilo rojo que lo atraviesa, es a lo largo de la dicotomía que siente Anne, porque conoce el valor y el poder del dinero y al mismo tiempo ella admira en su espíritu de investigación, pero el foco de Nikola es netamente su investigación, no su corazón.

El director y guionista Michael Almereyda retrata al personaje del título como un espíritu visionario que es apreciado por los empresarios siempre y cuando les prometa riqueza con sus inventos, él mismo, sin embargo, sueña con hacer que la energía eléctrica de la naturaleza esté disponible para todas las personas sin la búsqueda de beneficios.

Un hecho extraño, es que hace tan solo unas semanas se estrenó una película llamada Nikola Tesla, que cuenta lo obvio, la vida de este creador poco apreciado. Ambas películas son biograficas. Más precisamente, trata de los mismos hombres que trabajaron en el campo de la electricidad y la luz: Thomas Edison, George Westinghouse y Nikola Tesla. Pero si crees que has aprendido lo suficiente después de la primera película y puedes dejar la segunda fuera, estás equivocado, no sólo que las dos obras se centran en hombres diferentes, también están diseñados de forma completamente diferente, ya que los respectivos títulos traicionan, y por lo tanto conceden diferentes perspectivas sobre el mismo tiempo.

Michael Almereyda tiene un enfoque muy inusual con su filme, esto se hace evidente desde el principio que el estadounidense no sólo está interesado en el inventor, sino también en el acceso al conocimiento y la historiografía, así que se nos permite conocer desde el principio los diferentes resultados que una búsqueda en Google aporta a Edison y Tesla. Y a medida que la narrativa continua, seguirá rompiendo la cuarta pared, o, con gusto, destruirá las clasificaciones cronológicas.

En algunas escenas Almereyda crea situaciones extremadamente extrañas, que pretenden estar inluidas en la historia (fondos totalmente falsos, mezcla entre modernismos incrustados en la época), pero donde a primera vista se hace evidente que no podrían haber ocurrido de esta manera, terminan no siendo tenidos en cuenta por la importancia de la narración del momento. Otras escenas siguen el principio opuesto: Tesla se adhiere a las convenciones, sólo para romperlas después y mostrarnos lo poco que como espectadores nos interesa la verdad a veces. Vemos las películas sobre grandes hombres o mujeres no sólo porque queremos aprender más sobre ellos, sino también porque buscamos una cierta confirmación nuestra en ellos.

Sin embargo, esto no significa que en Tesla sólo le interesen las formalidades y se olvide de su personaje principal. Almereyda muestra al inventor como un hombre al que le gusta que se aprovechen de él y que lo dejen de lado, un hombre que nunca encuentra de manera real su lugar en este mundo, lo cual es extremadamente trágico en vista de su plan de unir a la gente a través de la comunicación inalámbrica. Una y otra vez se tropezará, buscando de alguna manera la conexión y a pesar de su gran intelecto tendrá dificultades para entender y evaluar su entorno, o al menos para evitarlos cuando una confrontación es inminente.

Esto es muy bien interpretado por Ethan Hawke (First Reformed), que le da al introvertido, soñador no mundano, un fuerte acento. En general, Tesla está bien hecha, el grupo de actores consigue dar personalidad incluso a los personajes secundarios, lo que va más allá de una mera puesta en escena. Si esta personalidad se corresponde con las personas reales e históricas es, por supuesto, imposible de decir, pero a diferencia de sus colegas, la película no deja dudas sobre su propia naturaleza especulativa.

El biopic es un acercamiento, la búsqueda de una persona que ha caído en el olvido, combinado con la pregunta de cómo podemos hacer justicia a alguien de quien sólo conocemos por retazos. El resultado difícilmente complacerá a los fanáticos de los retratos convencionales que desean más certeza de una película, pero también es un emocionante viaje a lo desconocido, lleno de curiosidad y melancolía.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here