Ilustración (Fuente exterior)

Me enseñaron en la universidad que «por ética» no debemos criticar a otro profesional o colega. ¡Tamaño problema! Una cosa es recurrir al chisme y a la bajeza para dañar reputaciones, y otra muy diferente es dejar que roben y engañen a un ser humano.

¿A qué viene todo esto? He sabido de muchos profesionales que manipulan para sacar dinero, de abogados que engañan, abusan y roban «legalmente». ¿Es ético quedarse callado? ¿Es ético permitir que abusen del inocente, el ignorante y el desvalido? ¿Acaso no es ser cómplice del delito?

Aunque existen leyes que previenen y castigan el abuso, sabemos que no es fácil probar este tipo de malas prácticas. Muy pocos se atreven a llegar a los tribunales. Mucho menos en EEUU, porque es demasiado caro y lento.

La crisis económica nos está llevando por un mal derrotero. No tenemos quién nos defienda realmente. No estamos educados para defender nuestros derechos. ¿Por qué? O hemos sido criados en ambientes y culturas autoritarios, o nos da miedo expresarnos y exigir respeto.

Hasta que no empecemos a funcionar como se debe, mientras los profesionales no sean controlados y sancionados por maltratar a la gente, mientras no exista una institución que realmente nos defienda sin pagar miles de dólares en abogados y mientras educamos a las mayorías en la defensa de sus derechos, yo mando la ética de paseo.

Si ética es permitir que psiquiatras o médicos roben a mis pacientes y quedarme callada ante esas barbaridades, entonces no soy ni seré ética. Mi primer compromiso es con los pacientes, mi verdadero deber es ayudar a los seres humanos. Y el que calla, otorga. Somos una sociedad llena de falsa moral y vergüenza, de conceptos que no se adaptan a los tiempos modernos y deben ser revisados; pero, mientras los revisan, me doy permiso para violarlos.

Esto se agrava porque siempre hay «vacas sagradas» o «dinosaurios», seres que se consideran intocables, a los que no se puede criticar. Creen que lo saben todo y que están por encima de leyes y reglas. Se agrava porque los profesionales no se comunican unos con otros y creen que así demuestran «saber más». ¡Qué tontos e inseguros son!

Lo bueno es que el tiempo ayuda a que sus actuaciones se conviertan en un secreto a voces. Mientras, recomiendo a la gente que se asesore sobre los profesionales que visitan, que no tomen decisiones sin oír más de una opinión. O sea, que consulten con otros profesionales de la misma rama y comiencen a reaccionar ante todo el que viole sus derechos. «El respeto al derecho ajeno es la paz», como dijo Benito Juárez.

www.NancyAlvarez.com

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here