Once mil científicos del mundo son firmantes de una alerta sobre una amenaza catastrófica en el planeta Tierra. El anuncio fue hecho el día de ayer en la revista científica BioScience del American Institute of Biological Science.

El listado lo encabezan William J Ripple, Christopher Wolf, Thomas M Newsome, Phoebe Barnard, William R Moomaw. Ripple y Wolf son afiliados al Departamento de Ecosistemas y Sociedad Forestales de la Universidad Estatal de Oregón, en Corvallis, mientras Thomas M. Newsome está afiliado a la Facultad de Ciencias de la Vida y el Medio Ambiente de la Universidad de Sydney, en Nueva Gales del Sur, Australia. Phoebe Barnard está afiliada al Instituto de Biología de la Conservación, en Corvallis, Oregón, y a la Iniciativa Africana de Clima y Desarrollo, en la Universidad de Ciudad del Cabo, en Ciudad del Cabo, Sudáfrica. William R. Moomaw está afiliado a The Fletcher School y al Global Development and Environment Institute, en la Universidad de Tufts, en Medford, Massachusetts.

Los científicos recordaron quehace exactamente 40 años, científicos de 50 naciones se reunieron en la 1ra Conferencia Mundial sobre el Clima (en Ginebra, 1979) y acordaron que las tendencias alarmantes para el cambio climático hacían que fuera urgentemente necesario actuar. Desde entonces, se han emitido alarmas similares a través de la Cumbre de Río de 1992, el Protocolo de Kyoto de 1997 y el Acuerdo de París de 2015, así como decenas de otras asambleas mundiales y advertencias explícitas de los científicos sobre el progreso insuficiente (Ripple et al.2017). Sin embargo, las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) siguen aumentando rápidamente, con efectos cada vez más perjudiciales en el clima de la Tierra. Se necesita un inmenso aumento de escala en los esfuerzos para conservar nuestra biosfera para evitar sufrimientos indecibles debido a la crisis climática, advirtieron en el 2018.

La mayoría de las discusiones públicas sobre el cambio climático se basan únicamente en la temperatura de la superficie global, una medida inadecuada para capturar la amplitud de las actividades humanas y los peligros reales derivados de un planeta en calentamiento habían advertido Briggs y otros en el 2015. Los formuladores de políticas y el público ahora necesitan acceso urgente a un conjunto de indicadores que transmitan los efectos de las actividades humanas sobre las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y los consiguientes impactos sobre el clima, nuestro medio ambiente y la sociedad. Sobre la base de trabajos previos, presentaron un conjunto de signos vitales gráficos del cambio climático en los últimos 40 años para actividades humanas que pueden afectar las emisiones de GEI y cambiar el clima, así como los impactos climáticos reales. Para esto utilizaron solo conjuntos de datos relevantes que son claros, comprensibles, recopilados sistemáticamente durante al menos los últimos 5 años y actualizados al menos anualmente.

Fuente externa

La crisis climática está estrechamente vinculada al consumo excesivo del estilo de vida rico. Los países más ricos son los principales responsables de las emisiones históricas de GEI y generalmente tienen las mayores emisiones per cápita, según muestran los patrones generales, principalmente a escala global, porque hay muchos esfuerzos climáticos que involucran a regiones y países individuales, informan. Nuestros signos vitales están diseñados para ser útiles para el público, los responsables políticos, la comunidad empresarial y aquellos que trabajan para implementar el acuerdo climático de París, los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y las Metas de Aichi para la Diversidad Biológica.

Los signos profundamente preocupantes de las actividades humanas incluyen aumentos sostenidos en las poblaciones de ganado humano y de rumiantes, producción de carne per cápita, producto interno bruto mundial, pérdida global de la cubierta arbórea, consumo de combustibles fósiles, cantidad de pasajeros aéreos transportados, emisiones de dióxido de carbono (CO2) y emisiones de CO2 per cápita desde 2000 (figura 1, archivo suplementario S2).

Los signos alentadores incluyen disminuciones en las tasas globales de fertilidad (natalidad) (figura 1b), pérdida de bosques desacelerada en la Amazonía brasileña (figura 1g), aumentos en el consumo de energía solar y eólica (figura 1h), desinversión institucional de combustibles fósiles de más de EE. UU. $ 7 billones (figura 1j), y la proporción de emisiones de GEI cubiertas por el precio del carbono (figura 1m). Sin embargo, la disminución en las tasas de fertilidad humana se ha desacelerado sustancialmente durante los últimos 20 años (figura 1b), y el ritmo de pérdida de bosques en la Amazonía de Brasil ahora ha comenzado a aumentar nuevamente (figura 1g). El consumo de energía solar y eólica ha aumentado un 373% por década, pero en 2018 todavía era 28 veces menor que el consumo de combustibles fósiles (gas combinado, carbón, petróleo; figura 1h). A partir de 2018, aproximadamente el 14.0% de las emisiones globales de GEI estaban cubiertas por los precios del carbono (figura 1m), pero el precio promedio ponderado global por tonelada de dióxido de carbono fue de alrededor de US $ 15.25 (figura 1n). Se necesita una tarifa de carbono mucho más alta (IPCC 2018, sección 2.5.2.1). Los subsidios anuales a los combustibles fósiles para las compañías de energía han fluctuado, y debido a un aumento reciente, fueron mayores de US $ 400 mil millones en 2018 (figura 1o).

Especialmente inquietantes son las tendencias concurrentes en los signos vitales de los impactos climáticos (figura 2, archivo suplementario S2). Tres abundantes GEI atmosféricos (CO2, metano y óxido nitroso) continúan aumentando (véase la figura S1 para el pico ominoso 2019 en CO2), al igual que la temperatura global de la superficie (figura 2a – 2d). A nivel mundial, el hielo ha desaparecido rápidamente, lo que se evidencia por la disminución de las tendencias en el hielo marino ártico mínimo en verano, las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida, y el grosor de los glaciares en todo el mundo (figura 2e – 2h). El contenido de calor del océano, la acidez del océano, el nivel del mar, el área quemada en los Estados Unidos y el clima extremo y los costos de daños asociados han tenido una tendencia al alza (figura 2i-2n). Se predice que el cambio climático afectará en gran medida la vida marina, de agua dulce y terrestre, desde el plancton y los corales hasta los peces y los bosques (IPCC 2018, 2019). Estas cuestiones destacan la necesidad urgente de actuar.

A pesar de 40 años de negociaciones climáticas mundiales, con pocas excepciones, generalmente hemos llevado a cabo los negocios como de costumbre y en gran medida hemos fallado en abordar esta situación (figura 1). La crisis climática ha llegado y se está acelerando más rápido de lo que la mayoría de los científicos esperaban (figura 2, IPCC 2018). Es más severo de lo previsto, amenaza los ecosistemas naturales y el destino de la humanidad (IPCC 2019). Especialmente preocupantes son los potenciales puntos de inflexión climáticos irreversibles y los comentarios de refuerzo de la naturaleza (atmosféricos, marinos y terrestres) que podrían conducir a una catastrófica «Tierra de invernadero», más allá del control de los humanos (Steffen et al. 2018). Estas reacciones en cadena climática podrían causar alteraciones significativas en los ecosistemas, la sociedad y las economías, lo que podría hacer que grandes áreas de la Tierra sean inhabitables, plantean con toda responsabilidad.

Los científicos aseguran que para asegurar un futuro sostenible, debemos cambiar la forma en que vivimos, de manera que mejoren los signos vitales resumidos por los gráficos arriba mostrados. El crecimiento económico y de la población se encuentran entre los impulsores más importantes del aumento de las emisiones de CO2 de la combustión de combustibles fósiles (Pachauri et al. 2014, Bongaarts y O’Neill 2018); por lo tanto, necesitamos transformaciones audaces y drásticas con respecto a las políticas económicas y de población. Sugerimos seis pasos críticos e interrelacionados (sin un orden particular) que los gobiernos, las empresas y el resto de la humanidad pueden tomar para disminuir los peores efectos del cambio climático. Estos son pasos importantes, pero no son las únicas acciones necesarias o posibles (Pachauri et al. 2014, IPCC 2018, 2019).

Energía

Entre las más urgentes recomendaciones que hacen los 11 mil científicos del mundo entero, está que se deben implementar rápidamente prácticas de conservación y eficiencia energética masivas y debe reemplazar los combustibles fósiles con energías renovables bajas en carbono (figura 1h) y otras fuentes de energía más limpias si es seguro para las personas y el medio ambiente (figura S2). Deberíamos dejar las reservas restantes de combustibles fósiles en el suelo (ver los plazos en el IPCC 2018) y debemos buscar cuidadosamente emisiones negativas efectivas utilizando tecnología como la extracción de carbono de la fuente y la captura del aire y especialmente mediante la mejora de los sistemas naturales (ver «Naturaleza » sección). Los países más ricos necesitan apoyar a las naciones más pobres en la transición lejos de los combustibles fósiles. Debemos eliminar rápidamente los subsidios a los combustibles fósiles (figura 1o) y usar políticas efectivas y justas para aumentar constantemente los precios del carbono para restringir su uso.

Contaminantes de corta duración

Advierten que se necesita urgentemente reducir las emisiones de contaminantes climáticos de corta duración, incluido el metano (figura 2b), el carbono negro (hollín) -como el de la Planta a Carbón de Punta Catalina- y los hidrofluorocarbonos (HFC). Hacer esto podría ralentizar los ciclos de retroalimentación climática y potencialmente reducir la tendencia al calentamiento a corto plazo en más del 50% en las próximas décadas mientras salva millones de vidas y aumenta el rendimiento de los cultivos debido a la reducción de la contaminación del aire (Shindell et al.2017). La enmienda Kigali de 2016 para reducir los HFC es bienvenida.

Fuente externa

Naturaleza

Llaman la atención que se deben proteger y restaurar los ecosistemas de la Tierra. El fitoplancton, los arrecifes de coral, los bosques, las sabanas, los pastizales, los humedales, las turberas, los suelos, los manglares y los pastos marinos, ya que contribuyen en gran medida a absorber el CO2 atmosférico. Las plantas marinas y terrestres, los animales y los microorganismos juegan un papel importante en el ciclo y almacenamiento de carbono y nutrientes. Se necesita reducir rápidamente la pérdida de hábitat y biodiversidad (figura 1f – 1g), protegiendo los bosques primarios e intactos restantes, especialmente aquellos con grandes reservas de carbono y otros bosques con la capacidad de secuestrar rápidamente carbono (forestación), al tiempo que aumenta la reforestación y forestación donde apropiado a enormes escalas. Aunque la tierra disponible puede ser limitada en algunos lugares, hasta un tercio de las reducciones de emisiones necesarias para 2030 para el acuerdo de París (menos de 2 ° C) podrían obtenerse con estas soluciones climáticas naturales (Griscom et al.2017).

Comida

Recomiendan comer principalmente alimentos de origen vegetal al tiempo que reduce el consumo global de productos animales (figura 1c – d), especialmente el ganado rumiante (Ripple et al. 2014), lo cual puede mejorar la salud humana y reducir significativamente las emisiones de GEI (incluido el metano en la sección «paso de contaminantes»). Además, esto liberará tierras de cultivo para cultivar alimentos vegetales muy necesarios en lugar de alimento para el ganado, al tiempo que liberará algunas tierras de pastoreo para apoyar las soluciones climáticas naturales. Las prácticas de cultivo, como la labranza mínima que aumentan el carbono del suelo, son de vital importancia. Se necesita reducir drásticamente la enorme cantidad de desperdicio de alimentos en todo el mundo.

Economía

La extracción excesiva de materiales y la sobreexplotación de los ecosistemas, impulsada por el crecimiento económico, deben reducirse rápidamente para mantener la sostenibilidad a largo plazo de la biosfera. Se necesita una economía libre de carbono que aborde explícitamente la dependencia humana de la biosfera y políticas que guíen las decisiones económicas en consecuencia. Los objetivos deben pasar del crecimiento del PIB y la búsqueda de la riqueza para mantener los ecosistemas y mejorar el bienestar humano a priorizar las necesidades básicas y reducir la desigualdad.

Fuente externa

Población

Aún aumentando en aproximadamente 80 millones de personas por año, o más de 200,000 por día (figura 1a-b), la población mundial debe estabilizarse, e idealmente, reducirse gradualmente, dentro de un marco que garantice la integridad social. Existen políticas comprobadas y efectivas que fortalecen los derechos humanos al tiempo que reducen las tasas de fertilidad y disminuyen los impactos del crecimiento de la población en las emisiones de GEI y la pérdida de biodiversidad. Estas políticas hacen que los servicios de planificación familiar estén disponibles para todas las personas, eliminan las barreras a su acceso y logran la plena equidad de género, incluida la educación primaria y secundaria como una norma global para todos, especialmente las niñas y las mujeres jóvenes (Bongaarts y O’Neill 2018).

Conclusiones

«Mitigar y adaptarse al cambio climático al tiempo que se honra la diversidad de los seres humanos implica grandes transformaciones en las formas en que nuestra sociedad global funciona e interactúa con los ecosistemas naturales. Nos alienta un reciente aumento de preocupación. Los organismos gubernamentales están haciendo declaraciones de emergencia climática. Los escolares son llamativos. Las demandas por ecocidio se están llevando a cabo en los tribunales. Los movimientos de ciudadanos de base exigen cambios, y muchos países, estados y provincias, ciudades y empresas están respondiendo», dice en sus conclusiones el llamado.

«Como la Alianza de Científicos del Mundo, estamos listos para ayudar a los tomadores de decisiones en una transición justa hacia un futuro sostenible y equitativo. Instamos al uso generalizado de signos vitales, lo que permitirá a los encargados de formular políticas, al sector privado y al público comprender mejor la magnitud de esta crisis, seguir el progreso y realinear las prioridades para aliviar el cambio climático. La buena noticia es que ese cambio transformador, con justicia social y económica para todos, promete un bienestar humano mucho mayor que el de los negocios, como de costumbre. Creemos que las perspectivas serán mayores si los tomadores de decisiones y toda la humanidad responden de inmediato a esta advertencia y declaración de emergencia climática y actúan para mantener la vida en el planeta Tierra, nuestro único hogar», concluye.

Esperamos tu comentario