Zeo Muñoz y Secreto (Foto: Alfonso Quiñones)

Este domingo a las 11:30 de la noche, por Telesistema, en el programa #Confabulaciones el novísimo cantautor Zeo Muñoz ofrecerá una conversación amena, divertida e inteligente sobre su vida y la música. Esa misma que acaba de aportarle un muy importante éxito en un abrarrotado Escenario 360 la noche del viernes.

De la mano de Ramsés Peralta, el espectáculo denominado Teatralmente, que ya había sido visto en escenarios de menor capacidad en la capital logró un inusitado respaldo de un público entregado al cantautor nacido en Navarrete y radicado en Estados Unidos desde los 16 años.

Teatralmente cuenta con dos actores, la banda, Zeo e invitados. Y justo lo que más se debe tomar por las riendas son las apariciones en escena de los actores, esos actos, que bien pueden funcionar en la narrativa del espectáculo, por momentos se vuelven escollos, aunque la idea hay que celebrarla.

Cuando arrancó el espectáculo la actriz fue poco convincente, dijo que lo que se vería a continuación era su historia, y ocurrió un bache. Cuando por fin se iluminó el escenario y entró Zeo, las muchachas gritaron. El comenzó a cantar y ellas le coreaban.

Primero una guitarra luego un fiscorno tocado por Jean Rodríguez, quien aportó cierta textura melosa al ambiente mientras la banda sonaba La incompatibilidad y Zeo de espalda al público parecía crear un acuerdo tácito de complicidad con sus músicos, debajo de su sombrero que tiene una plumita roja a la vera en el cintillo negro.

Bateria, piano, bajo, guitarra prima, trompeta y Zeo, eso es el grupo. Al finalizar ovación. En la primera fila hay unas fanaticas que no escuchan las canciones; a lo más siguen la redes, hablan de él una a la otra al oído. Una hace como que canta pero sabe Dios qué balbucea. Lo de ella quizás no sea tanto la canción, como quien canta. Y quiere que él repare en ella.

Al final de la segunda canción, Amuleto, Zeo agradece. Habla. Otra vez chillan las fans. Comienza a cantar y ellas le acompañan.

Canta Ahí viene el sol y después El peor tipo de tu vida, y Sin día de suerte y hay ovación al final de cada una. Entran la actriz y un actor, hablan de que ella se marcha y el joven dice que solo que cuando ella vuelva ella ni lo conocerá. El acto se llama El Viaje. Es un drama inspirado en la vida de uno de los mejores amigos de Zeo. Pero son actos teatrales de a los sumo par de minutos, que dibujan en escena historias que bien podrían inspirar canciones, como de seguro ha ocurrido.

Entra la primera invitada de la noche, se trata de Marola, la hija de Sergio Vargas, quien junto a Zeo interpreta Cuando estás presente. Un bonito dúo gracias a la voz aguda de Marola que empasta bien con la voz de registro medio de Zeo. Le piden otra a Marola. Pero no hay otra. Ella corre a Casa de Teatro que le toca cantar allá.

Zeo y Marola (Foto: Alfonso Quiñones)

No sabía de ti canta Zeo con la banda. Hay un momento en que deja la guitarra en el piso. Zeo es un perfecto bolerista. Va narrando historias. Es un fanático de Cien años de soledad. Se sienta a un costado de la escena y deja que la banda sea el centro.

Que hago contigo, una bachata. La banda sale de la escena y Zeo se queda con su guitarra, acústico.

Con Imperfecta entran los actores con una soga, que van narrando con gestos la escena. Evidentemente el público conoce sus canciones. Las corean todas. Y le dan la más fuerte ovación al final.

Zeo al centro de la escena (Foto: Alfonso Quiñones)

En el tema Víctimas, entra el trompetista que se llama Gabriel y que fue muy aplaudido. Guitarra y trompeta regalaron un formato poco abordado actualmente.

Después llegó una de las grandes sorpresas de la noche. El cantante urbano Sujeto entró y se sentó a su lado. Ambos explicaron el por qué del junte, cómo se habían conocido y cuál era la razón de su presencia. Esto fue una real sorpresa. La cuestión es que a petición suya, Zeo le escribió una canción titulada Solamente ella que hicieron a dúo, y sí, Secreto pudo, lo cual demuestra las capacidades que tiene el exponente urbano, y su sensibilidad. La ovación fue de las más grandes de una grande noche de ovaciones.

Secreto cantó junto a Zeo una canción especialmente escrito para la colaboración por el cantautor (Foto: Alfonso Quiñones)

Acompañado del pianista Zeo hizo Ayúdame a morir, una canción arreglada por Alex Mancilla quien estaba en el público.

Luego entró la banda y junto a Pamel, amigo y cómplice, cantó de sorpresa Pa que usted viene ahora. Cuando salió Pamel casi se cae el público de tantos gritos. Una parte de la canción hacía el final la hicieron a capella.

Zeo y Pamel en un muy aplaudido dúo (Foto: Alfonso Quiñones)

Zeo cantó entonces No sabía de ti, que desemboca en algo más rítmico, salseado.

Los actores hicieron otra escena titulada La Llamada. Ambos con teléfonos en la escena. Ella no proyectaba lo suficiente. Hubo oscuridad encendieron y apagaron y en fin faltó algo de registros de escena.

Zeo explicó que la próxima canción hubiese querido que el artista que había invitado hubiese estado. Negó que fuese a estar porque estaba en una boda. Así que cuando comenzó a cantar Un millón de gallos rojos y salió a escena Wason Brazobán fue lo máximo de toda la noche.

Wason Brazobán, fue la última sorpresa de la gran noche (Foto: Alfonso Quiñones)

Zeo Muñoz, dueño de una voz nada del otro mundo, pero con mucho que decir, un creador de nuevas imágenes y metáforas ha dicho aquí estoy yo y el público lo ha respaldado y lo ha reconocido con un Escenario 360 repleto y el apoyo de personalidades como Tania Báez, Alex Mansilla y Eduardo Valcácer, entre otros, quienes fueron a aplaudirle.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here