SD. Parafraseando el cuento de Augusto Monterroso, “Y cuando despertó Los Van Van aún estaban ahí”.

Hace más de medio siglo, sería por allá por agosto de 1968 -si mal no recuerdo en 1969 prohibieron los carnavales para dedicar todos los esfuerzos a la quimera de la Zafra de los Diez Millones- en la Tarima del Pueblo, que desde entonces le llamaban a la que aún siguen colocando en la intersección de la Avenida Jesús Menéndez y la que da al malecón, en la muy oriental ciudad cubana de Manzanillo, el niño que entonces fui, pudo ver y escuchar a la Orquesta Revé, pegadísima en aquella época, con Elio Revé en las pailas y un joven Juan Formell en el contrabajo. Formell andaría por los 25. Poco tiempo después Formell dejó la charanga. Y formó la orquesta que este año cumplirá los 50 años de existencia: Los Van Van.

El nombre de la agrupación salió de un lema sobre los 10 millones de toneladas de azúcar que nos sacarían de la pobreza, instalarían el comunismo y le darían al pueblo cubano riquezas y desarrollo, lo cual obviamente no solo no sucedió, sino que fue inversamente proporcional. “¡Los 10 millones de que van, van!”. De ahí: Los Van Van.

La que ha sido quizás la mejor orquesta de la historia cubana arriba a su medio siglo sin la presencia de su fundador, fallecido en el 2014, a los 71 años de edad. Su hijo Samuel Formell sigue al frente de la orquesta que ha sido un poco como El Gran Combo de Puerto Rico, la universidad de la timba. Por allí han pasado excelentes instrumentistas como Changuito en los timbales, César Pedroso (Pupy) en el piano, El Tosco en la flauta, entre otros, y cantantes como El Lele, Pedrito Calvo, quizás el más emblemático de todos, Yenisel Valdés, la más espectacular, Mayito el Flaco, el inconfundible Mayito Rivera, entre otros.

Es una lamentable ausencia que Los Van Van no sea una agrupación conocida popularmente en República Dominicana, a pesar de la vecindad entre las dos naciones. Eso se debe, desde mi punto de vista, a que República Dominicana es autosuficiente musicalmente hablando, consume lo que produce. Y a que la propia orquesta en los años 90, en su máximo esplendor, con permanentes presentaciones en el mundo entero, dejaron de lado la posibilidad de abonar un mercado que con el paso del tiempo se ha convertido no solo en un puerto interesante e importante, sino ahora prácticamente inalcanzable. Por ejemplo, Puerto Rico es un mercado seguro y permanente de la orquesta, tanto que este 31 de mayo volverán a presentarse en Puerto Rico, esta vez en el Teatro de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras. Y llevarán de invitados a Pedrito Calvo y a Mayito Rivera.

De todos modos los seguidores de Los Van Van que son una gran legión en el mundo entero, esperan desde ya el álbum de doble CD que publicará este año la legendaria orquesta. Uno de ellos serán con invitados, y entre esos invitados estará el Caballero de la Salsa, Gilberto Santa Rosa. El álbum debe aparecer a finales del mes del diciembre cuando ya se haya cumplido el cincuentenario. Es posible que se incluya una grabación con El Gran Combo.

El otro CD será exclusivamente de la orquesta, con nuevas grabaciones de sus temas clásicos. “Hemos hecho una selección que ha sido bastante complicada y difícil por todos los éxitos que ha hecho Van Van”, dijo Samuel Formell al periódico puertorriqueño Primera Hora. “Uno va a ser con invitados nada más, y los otros 10 o 12 temas van a ser nada más Los Van Van como somos nosotros. Todo es regrabado, como mismo hicimos con Amiga mía; con un poquitico más a lo que está pasando en la música, arreglos y coro nuevo, ajustándolos y pensando en que fueran temas de hoy en día, sin quitar la esencia de por qué fueron importantes en su época”, como por ejemplo Sandunguera, Esto te pone la cabeza mala, Voy a publicar tu foto en la prensa, Marilú y Anda, ven, muévete, así como un popurrí que resume los éxitos de la década de 1970 -y que hasta ahora solo aparece en grabaciones de conciertos en directo, dijo Samuel a Primera Hora de Puerto Rico.

El tema Soy todo, que ilustra este trabajo, se debe al talento del poeta Eloy Machado, El Ambia, quien escribió este poema y se lo dio a Juan Formell para que le pusiera música. Una declaración de principios, de identidad y de sentimientos. Esta quizás sea la canción que mejor ha retratado al pueblo de Cuba y a los músicos de Los Van Van.

Esperamos tu comentario