Xiomarita y sus invitados (Foto servida)

Xiomarita es, ella misma, un personaje. Vive por y para preservar el folclor dominicano. de hecho, con música típica, bailes folklóricos y una gran variedad de comidas y bebidas de nuestro país, la reconocida folclorista celebró el pasado sábado su acostumbrada alborada que da la bienvenida a las fiestas navideñas, festejando además el Día Nacional de la Cocina y Gastronomía Dominicana y el Día del Patrimonio Nacional, festividades que se festejan el segundo Domingo y el día 10 de este mes, respectivamente.

La reconocida folklorista dijo que en esta ocasión se agrega un ingrediente especial, ya que el 2019 fue proclamado por las Naciones Unidas como el Año Internacional de las Lenguas Indígenas.

Diferentes áreas de su hogar, mejor conocido como su refugio folklórico, sirvió para acoger a amigos y allegados identificados con los temas de música, baile y cocina tradicional dominicana.

Xiomarita y el Ballet Folklórico de Turismo (Foto servida)

Desde muy temprano en la mañana, la música del conjunto típico y la gracia de los bailadores del Ballet folklórico del Ministerio de Turismo, dirigido por el profesor Oscar Batista, alegraron el ambiente, logrando que los invitados disfrutaran de esta alborada.

La mayoría de la comida que se sirvió fue preparada con la sabrosa pulpa del coco, que es la nuez más grande, entre ellas, la chola (Villa Mella y Najayo), bobote (Guaricano), conconete y masita (Najayo), pudín de monja (Villa Juana), gualimón (Duvergé), arepa (Los Jardines del Norte); bollo de maíz (Jarabacoa); marqueta (Santana, Baní), moro de yonyón (Jimaní, provincia Independencia) y moro de guandules. También, arroz con leche, bolitas de tamarindo, pilones, “cocaleca”, cerdo horneado, ensalada rusa, casabe, telera.

Uno se preguntaría si la ensalada rusa forma parte del folclor dominicano. Pero lo importantes es que todos estos platos se acompañaron con una variedad de bebidas, entre ellas chocolate, té de plantas aromáticas, agua de panela, agua de flor de Jamaica.

Otra foto de invitados junto a la folclorista (Foto servida)

Mientras que el homenaje al Día del Patrimonio Nacional se plasmó en el reconocimiento hecho por todos los presentes a esos personajes vivientes que son portadores de la cocina tradicional dominicana, que con sus platos enriquecen el sabor de una cocina cargada de memoria.

Reconociendo el esfuerzo que realizan los portadores originales para que estos platos permanezcan en nuestra gastronomía, a cada uno se les elaboró un pilón decorado y personalizado, ya que este instrumento de origen taíno es el receptor de múltiples ingredientes que le dan identidad y sabor dominicano a nuestra cocina.

Reconocimientos

Los reconocidos son Damiana Selmo con el bobote; Gladys Araujo, marqueta; Isabel de la Cruz y Luis Ditrén, chola; Rafael Rosario, conconete y masita; Milagros Pérez, pudín de monja; Mirtha Peña, arroz con leche; Georgina Durán, bollo de maíz con coco; Ofelia Cuevas, gualimón y Argentina López, arepa y pan de maíz.

Igual reconocimiento recibieron Zoneida De la Cruz, directora de Cultura de Santo Domingo Norte, Mónika Pérez, directora de Cultura Provincia Independencia, la periodista amante de la gastronomía María Acevedo y Elías Alvarado por su interés y entusiasmo por todo lo que significa nuestra cultura dominicana.

Desde hace más de 5 años la también Directora de la Escuela Dominicana de Ritmos Folclóricos y Populares (EDORITMOS), viene realizando estos encuentros, destacando los elementos donde el folklore alcanza su mayor esplendor como lo son la música, el baile y la gastronomía.

Parte del brindis (Foto servida)

Xiomarita exhortó a los portadores originales de nuestra gastronomía, a continuar con su tarea de elaborar sus recetas, no solo como una forma de sostenerse económicamente, sino también como una manera de preservar la tradición, pues esta es parte del simbolismo nacional y es deber defenderla como acervo cultural.

Xiomarita, al agradecer a los presentes el apoyo recibido durante muchos años, resaltó que la importancia del folklore como voz de los pueblos, es algo más que preservar la música y los bailes de un país, su marco de acción incluye los instrumentos musicales, artesanías, vestimentas, los ritos, las creencias, las leyendas y muy especialmente su gastronomía.

El acordeonista Johnny Herrera (Foto servida)

La organizadora de este habitual encuentro ha dedicado la mayor parte de su vida a la recopilación, investigación, estudio y difusión de nuestra cultura tradicional con publicaciones de libros, escritos, charlas, talleres, conferencias y cursos de bailes manteniendo, además, una presencia en los medios digitales y redes sociales, con la intención de llegar a la mayor cantidad de público posible, para dar a conocer nuestro folklore e identidad.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here