Wilfrido y Dafne, en Bogotá (Foto servida)

SD. Este domingo a las 6:00 de la tarde por Telesistema, canal 11, De Calle con Dafne presenta una conversación interesantísima con uno de los más destacados músicos dominicano: Wilfrido Vargas.

Desde el 2010 Wilfrido reside entre Colombia y República Dominicana; 50 años de carrera, no le han hecho mella para seguirse describiendo como un niño caprichoso, que a veces se deprime, a pesar de que para nadie es un secreto, en los últimos 12 meses, cosechó todo tipo de  reconocimientos y premios.

En agosto del 2018 protagonizó la celebración de la noche de la herencia dominicana en Nueva York, donde aparte de ser seleccionado como el padrino internacional de la parada dominicana, tiró la primera bola, en un evento organizado por los Marlins, en el estadio de los Mets de Nueva York.

Un mes después, en septiembre, la ciudad de Orlando hace oficial “el día de Wilfrido Vargas” en honor  a su huella imborrable en el quehacer artístico. Recibió octubre con una llamada del senado de Puerto Rico, para que no dejara de asistir a la celebración del quincuagésimo aniversario de la Fania All Star, agrupación en la que el laureado director de orquesta dominicano, fue cantante y trombonista.

Noviembre cobró un brillo especial, al ser el sexto dominicano en recibir el Premio a la excelencia musical de la Academia Latina de la Grabación. Johnny Ventura, fue  el encargado de entregarle el codiciado gramófono; “El Caballo Mayor es un astro musical, aún no me explico como en la época de los 70, mediática y musicalmente nos enfrentaban, se inventaron una férrea e irreal competencia, cuando en realidad él siempre ha sido mi ídolo” confesó a Dafne Guzmán, quien voló exclusivamente a Bogotá junto a su equipo, movida por el orgullo de que el legendario dominicano, pusiera en alto nuevamente nuestro país ante el mundo.

Las buenas nuevas arrancaron aún sin terminar el 2018 del todo, y ya de pleno en el 2019 cobran más fuerza con el lanzamiento de su libro “Me volviste loco Wilfrido”, con el que procura a través de sus vivencias y constantes visitas al psiquiatra, ayudar e incentivar  a la gente a enfrentar sus demonios, “yo lo que quiero es despertar a los que no tienen ni la cuarta parte de las deficiencias que yo tengo, a que se pongan las pilas. Esa es mi intención… si no hubiese sido por mi determinación, creación de hábitos, honor y a mi amor propio, hubiese colapsado”, aseveró el músico que en sus memorias, menciona a una mujer, a la que titula con el nombre de La Susodicha y a quien atribuye la motivación para la materialización de este libro.

Autodidacta en trompeta, piano y otros instrumentos, con nostalgia y entre lágrimas, el hombre divertido, consideró como injusto, el fallecimiento de Rasputín, “creo que no le dieron el valor que se merecía”. Hablando de sus amigos artistas, afirma que al único que le permite que le dé ordenes es al Mayimbe, Fernando Villalona. A Dionis Fernández, le atribuye gran parte del éxito del tema “El jardinero”, mientras que en el plano femenino, enfáticamente, describe a Milly Quezada, como la mujer que le enseñó a las demás a perderle el miedo a la tarima y a robarse el show.

Durante la conversación en un recorrido por las calles de Bogotá, recordó con especial admiración a su pupilo, Eddy Herrera: “El cree que yo le cambié la vida a él… sin embargo y es la primera vez que lo voy a decir públicamente, su disciplina y responsabilidad, me dieron una lección, me ayudó a organizarme, yo me siento muy orgulloso, cada vez que él dice, que su papá en la música soy yo”.

Hablando de padres, el histriónico artista dominicano, realizó un video sorpresa a su progenitor “Don Milo”, se trata de la canción “El conuco” que formará parte de su próximo disco, “y es que aunque indirectamente tus padres no te apoyen, con lo que sueñas, eso te da más fuerzas” dijo el hombre de la trompeta, atribuyéndole a don Ramón Vargas, su papá, gran parte de su éxito, mientras que de su madre, considera que heredó el don del buen hablar.

Llegó por primera vez a la costa del Atlántico de Colombia en el 1981, y recientemente de cara a la celebración de sus 50 años de carrera firmó en ese país, un millonario contrato con Premium Colombia, empresa que preside el experimentado empresario artístico Álvaro Galeano, para el proyecto “Merengue de Oro”.

Wilfrido sueña con que esta plataforma musical, uno de las más atrevidas ideas de su impecable carrera musical, ayude a resaltar el ritmo autóctono dominicano por cada rincón de ese país suramericano, además de celebrar su trayectoria en un  concierto multitudinario acá en su país “sentir la justicia de los premios y reconocimientos es bonito, es una pena que algunos no se puedan repetir”,  como cuando recibió el Gran Soberano, cuando aún el ceremonial llevaba el nombre de Casandra en el año 2002. “Ese ha sido uno de los momentos más felices de mi vida” a la vez que se disculpó con Dafne, al “aguársele”  los ojos, “es que soy un llorón”.

Wilfrido dedicó todo lo bueno que recibió el pasado 2018, a sus 5 hijos y nietos y decretó el 2019, como el año de la celebración y renacimiento del merengue.

Este emotivo y entretenido encuentro es parte de los programas especiales que estará presentando De Calle Con Dafne en su cierre de temporada, que bajo la realización de Robin Paredes y Producciones Atabey,  se transmite los domingos  a las 6pm por Telesistema 11.

Esperamos tu comentario