El carnero perteneciente a una especie en extinción en Mongolia (Fuente externa)

Un dentista norteamericano de nombre Walter Palmer mató en el 2015 a Cecil, el león mas grande del mundo, que era orgullo e insignia de Zimbabwe.

Su «hazaña» le convirtió en uno de los más deplorables depredadores del mundo. Se desconoce si existe algún tipo de legislación internacional que permita llevar a personas de este tipo al Tribunal de La Haya, y prohibirle poner un pie fuera de las fronteras de su país. Sería bueno. Porque no solo mata, sino que se ufana de ello.

El Dr. Walter Palmer (Fuente externa)

Ahora ha vuelto a repetir la «hazaña», y lo ha hecho en las estepas de Mongolia, donde a veces estás en un punto y para encontrar el próximo ser humano tienes que andar en vehículo cinco días.

Según los informes, el dentista ha cazado a otro animal salvaje en peligro de extinción. La foto está en la portada de Nota Clave.

Se dice que Walter Palmer mató un carnero protegido en Mongolia, pagando hasta 101 mil dólares estadounidense por el safari. El cazador, que provocó una oleada de furia mundial cuando atacó a Cecil hace cinco años, fue identificado como uno de los dos hombres en una foto con la oveja salvaje más grande del mundo, de nombre científico Altai argali.

Walter Palmer victorioso contra el león Cecil, insignia de Zimbabwe (Fuente externa)

La imagen publicada en las redes sociales muestra a la pareja posando con su asesinato durante un viaje a Asia, aunque sus rostros están recortados de la vista.

Según WWF, el Altai argali está legalmente protegido por la ley de Mongolia, y su caza está prohibida. Internacionalmente, la especie está clasificada oficialmente como casi amenazada.

El actor y activista de la vida salvaje Peter Egan condenó «la depravación exhibida por los asesinos» en la fotografía.

El dentista viajó a Mongolia en agosto del 2019 desde su casa en Minnesota, informó el Daily Mirror, identificando a los dos hombres como Palmer y su amigo Brent Sinclair. Dijo que rastrearon a sus presas en las montañas con la ayuda de guías locales.

Nota Clave ha rastreado la figura de Brent Sinclair, e increíblemente en su hoja profesional tiene un Ph.D y es profesor del Departamento de Biología de la Universidad de Ontario, en Canadá. Su hijo, quien también era cazador falleció a los 27 años de edad, en el 2014, asesinado por un joven de nombre Michael McPherson.

En la foto: Walter Palmer y Tanner Sinclair con un ejemplar de carnero probablemente cazado (Fuente externa)
Tanner Sinclair, a la izquierda, y su padre Brent Sinclair en su último viaje de caza juntos en 2013 (Fuente externa)

Una disputa por una camioneta que Tanner le había vendido y por la cual le reclamaba reponer unas piezas rotas, terminó en cinco cuchilladas, durante una barbacoa entre amigos, donde McPherson le reclamó y Tanner dijo que lo iba a noquear, según CBC de Canadá.

El periódico Daily Mirror del Reino Unido dijo que los dos hombres (Walter Palmer y Brent Sinclair) han viajado juntos por el mundo para matar animales por diversión. Se cree que el carnero, un «ejemplar muy viejo», fue asesinado con una flecha.

Una fuente le dijo al periódico que Palmer tenía planeados varios viajes más, y dijo: “En el momento de la muerte de Cecil, Walter se deslizó ex profeso a un segundo plano. Pero él ha estado cazando desde que era un niño. Es una forma de vida para él. Walter ha emprendido varias cacerías desde la muerte de Cecil».

“El viaje a Mongolia fue idea suya. El carnero estaba en su lista de cacerías que quería completar», aseguró la fuente.

Palmer supuestamente pagó 40 391 dólares estadounidense a sus guías de Zimbabwe en julio de 2015 para poder matar a Cecil, y se sospechaba que atrajo al gran león de 13 años de su hogar en el Parque Nacional Hwange para dispararle con un arco y una flecha.

 

Cazadores de animales (Fuente externa)

Cecil, que estaba siendo rastreado por un collar de satélite GPS por investigadores de Oxford, quedó sangrando y sufriendo dolor antes de ser muerto a tiros al día siguiente.

Sobre el viaje a Mongolia, su partner Sinclair escribió en Facebook: “He reservado más viajes de caza con este tipo en los últimos 20 años de los que puedo contar. Juntos, hemos viajado a muchos lugares lejanos del mundo».

La foto que publicó del carnero muerto fue recibió likes de 79 personas, y varios amigos lo felicitaron por el asesinato.

Sinclair no identificó a Palmer en Facebook, sino que lo llamó «amigo». Habló acerca de que una vez mataron a un elefante a solo 30 yardas de distancia, pero dijo que el viaje para matar a este tipo de carneros de Mongolia puede estar «en la cima del pináculo y difícil de vencer».

También ha publicado fotos de él mismo cazando pavos, así como de otros cazadores posando con grandes felinos, incluidos pumas a los que han apuntado.

Según el periódico británico Daily Mirror, cuando Palmer se enfrentó a un reportero de ese rotativo, se negó a hablar.

Teresa Telecky, vicepresidenta de vida silvestre en Humane Society International, ha expresado sobre la caza del Altai argali que para esos cazadores de trofeos que viajaron hsta Mongolia para matar un animal hermoso y en peligro de extinción es un «ultraje absoluto» y la idea de que estos animales puedan ser asesinados por pura diversión es un «placer aborrecible»

“El asesinato de Cecil el león hace cinco años causó conmoción internacional, pero claramente el asesinato por patadas continúa. Es hora de que la ley detenga a los asesinos de la vida salvaje al prohibir la caza de trofeos», manifestó.

Los tribunales le hacen reverencias

El gobierno del Reino Unido ha sugerido que prohibirá la importación de partes de animales sacrificados por diversión, después de realizar una consulta pública sobre la idea, pero cualquier anuncio al respecto se ha retrasado, según el propio medio británico citado arriba.

Después de la muerte de Cecil, un tribunal superior en Zimbabwe eximió al cazador profesional zimbabuense Theo Bronkhorst de todos los cargos.

Theo Bronkhorst (Foto cortesía de Zinyange Auntony/AFP)

Theo Bronkhorst abandonó muy orondo la Corte de Magistrados en Hwange después de los procedimientos por cargos de caza furtiva por la muerte del león Cecil, el 29 de julio de 2015, cundo él y el terrateniente local Honest Ndlovu obtuvieron una fianza de $ 1,000 por cargos de «no evitar una caza ilegal» después de organizar la expedición en la que Cecil fue asesinado por el Dr. Palmer, un experimentado cazador de trofeos de caza mayor.

El cinismo de este tipo de depredadores es proverbial, el dentista Palmer dijo posteriormente que si hubiera sabido que Cecil tenía un nombre y que era importante para un estudio, no lo habría matado. Esto recuerda a aquella vieja canción de Cortijo y su Combo «Si yo llego a saber que el perico era sordo, yo paro el tren».

Mientras tanto el maquinista del tren sigue suelto y sin tocar el atronador claxon del tren. El Dr. Walter James Palmer, de Minnesota, es propietario de un consultorio en Bloomington (Minneapolis) cuyo el lema es «Una gran sonrisa lo dice todo».

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here