Victor Victor (Captura de pantalla)

El 10 de mayo pasado, a las 2:01 de la tarde, Victor Victor tuiteó el siguiente texto premonitorio: «Gracias a la apertura de la economía moriremos todos muy ricos», dijo el tipo y pidió una. Hacía obvia alusión a los que pedían a gritos abrir la economía, quitar la cuarentena y el toque de queda. Ahora quien ha muerto es él, por el coronavirus.

Así era Víctor Víctor, hijo y nieto de armenios llegados del Líbano, que habían salido huyendo de su tierra cuando los turcos cometieron uno de los mayores crímenes de la humanidad tras matar decenas de miles de armenios indefensos a principios del siglo XX.

Visitar Armenia era uno de sus sueños. Una vez le regalé una botella de vino armenio y juramos ir a esa tierra lejana, donde el sistema de regadío de los viñedos del valle del lago Sebán son anteriores a Cristo, donde se fabrica un exquisito cognac llamado Ararat, porque esa mítica montaña, donde se dice que encalló el Arca de Noe, era de los armenios (hasta que los turcos se lo arrebataron) y ahora desde cualquier sitio se mira hacia la montaña como si Dios viviera allí.

Víctor Víctor (1948-2020) era llamado Vitico por sus amigos, y entre los amigos corría que Vitico estaba muy malo, que había que hacer una cadena de oración por él, que el autor de La Mesita de Noche estaba entubado. Y de pronto el golpe seco, duro, profundo, que retumbó en los corazones de casi todo un pueblo (para no ser absoluto) como un tumbagobierno: falleció Vitico.

José Antonio Rodríguez, que acaba de perder a su hijo Sebastián, lloraba doblemente en París. Freddy Ginebra no sale al teléfono, Carlos Varela dice malas palabras desde La Habana y luego qué tristeza, brother. Luis Manuel llora porque se fue el amigo De Santiago de hace 50 años, ya es el cuarto amigo que pierde en una semana. Pavel Núñez tampoco toma llamadas. Ramón, desde La Habana donde Vitico era muy querido, dice tajante como un machetazo: «Es una víctima del desorden de ese país». Y tiene razón.

Ayer el presidente Danilo Medina solicitó al Congreso volver a declarar estado de emergencia por 45 días. Esta mañana un gremialista en la televisión exigía que no cerraran los comercios, que es verdad que no habían cumplido con las medidas sanitarias, pero que ahora sí iban a ser buenos e iban a cumplir.

Llaman de EFE y digo que Víctor Víctor revolucionó la bachata, fue uno de los que la modernizó y que igualmente ha muerto uno de los grandes creadores musicales del Caribe.

Muchos jóvenes artistas deben sentir que perdieron a un padre, Vitico los apoyaba y colaboraba.

Se acaba de ir de este mundo un hijo de emigrantes que aportó canciones inolvidables y una obra musical en su totalidad que ayudó a darle definición a eso único e irrepetible que es la identidad dominicana. Que en paz descanse Vitico.

Presidente Danilo, declare días de luto, que ha muerto un general de la música, un creador de lo dominicano.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here