Instagram, esa feria de las vanidades absoluta, es fuente inagotable de estados de ánimo, de declaraciones de principio, de alguna que otra promoción de algo serio, pero sobre todo, de vitrina mediocre de aquella que despechada por un hombre hace lo que sea por llamar su atención, o de aquel que se las quiere dar de zar de cualquier bobería por ínfima y sin importancia que sea.

.

Como este ejemplo de banalización de la foto de arriba.

Así como los urbanos están acostumbrados a desafinar, el acompañante ha desafinado absolutamente como influencer al demostrar que no tiene la más mínima idea de qué cosa es noticia, y mucho menos periodismo y mucho menos periodista y por eso grabó y subió un post donde se ha ganado la repulsa de quienes lo han visto y como si fuera poco ha hecho quedar mal a los artistas a quienes promociona: Nipo y un tal Mandrake, quienes tampoco parece que no comprendieron en toda su profundidad el momento y qué les dijo el reportero de Telenoticias, del canal 11 Telesistema.

La respuesta del reportero es demoledora, pero el influencer no la ve pasar. No tiene humildad para decirle «ok manito me equivoqué, disculpa». Insistió en hacer quedar mal al reportero y le sucedió lo mismo que quien fue por lana y salió trasquilado.

El héroe del día es este humilde reportero de Telenoticias que sabe cómo hacer su trabajo y que cosa es notica, quien no quiso entrevistar a los exponentes urbanos y les dio una lección de humildad, ante actitudes que indignan.

Las protestas no son cosa de andar buscando sonido ni promoción. Son espontáneas y Ud. puede ir o no, estar de acuerdo o no con lo que se protesta, pero debe tener detector de mierda. Saber qué hacer o no hacer en cada momento.

Las protestas no son para llevar niños, pues son riesgosas, y aunque son pacíficas nadie sabe en qué momento puede ocurrir algo desagradable, una estampida o un disparo. Tampoco son para ir exigiendo a un reportero que le entreviste a sus talentos, porque el horno no está para galletitas. Así que, exponente urbano que vaya, o cualquier artista, debe seguir el ejemplo de Vicente García que vino calladito de Colombia a protestar, o Roger Zayas o Melymel, que han estado ahí desde el inicio por sus convicciones y si han salido en algún post o imagen televisiva ha sido no buscado por ellos, sino por que ha sido interés de los reporteros.

Esa debe ser la actitud, humilde y sin buscar sonido. De lo contrario, mejor que no vayan, que se pueden llevar un susto, un boche o ser abucheados. O sea ir por lana y salir trasquilados.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here