Una laboratorista (Fuente externa)

Un fármaco ya disponible en el mercado es capaz de inhibir con éxito la replicación del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, incluso mejor que el remdesivir. Un estudio publicado en PLOS Computational Biology, asegura que el pralatrexato podría reutilizarse para tratar el contagio con COVID-19.

El estudio se dio a conocer el último día del 2020.

El pralatrexato se emplea para el tratamiento del linfoma periférico de células T —parte del sistema inmunológico, encargadas de identificar y matar a patógenos invasores o células infectadas—. «Entre los 4 candidatos a fármacos seleccionados disponibles en el mercado, se confirmó que el pralatrexato y la azitromicina inhiben eficazmente la replicación del SARS-CoV-2 in vitro», señalan los investigadores de los Institutos de Tecnología Avanzada de Shenzhen, China.

Las células T se perfilan como la mejor arma de la vacuna contra el coronavirus, incluso por encima de los anticuerpos.

El equipo de investigadores estuvo liderado por Haiping Zhang, y compuesto por Yang Yang, Junxin Li, Min Wang, Konda Mani Saravanan, Jinli Wei, Justin Tze-Yang Ng, Md. Tofazzal Hossain, Maoxuan Liu, Huiling Zhang, Xiaohu Ren, Yi Pan, Yin Peng, Yi Shi, Xiaochun Wan, Yingxia Liu, Yanjie We del Shenzhen Institutes of Advanced Technology, así como del Second Hospital Affiliated to Southern University of Science and Technology, Shenzhen, la Academia de Ciencias de China, el Instituto de Toxicología de Shenzhen, Nanyang Technological University en Singapur y la Georgia State University.

Los investigadores estudiaron entre 1.906 medicamentos, qué fármacos existentes combatían con éxito una proteína viral llamada ARN polimerasa dependiente de ARN (RdRP).

Utilizaron múltiples técnicas computacionales que simulan las interacciones entre medicamentos y virus desde perspectivas diferentes y complementarias, que se basaban en la simulación de dinámica molecular y aprendizaje profundo para identificar posibles candidatos a fármacos dirigidos a dicha proteína, RdRp.

Cuatro de ellos solamente ofrecieron resultados prometedores la amoxicilina y el sofasbuvir —que no lograron inhibir la replicación del SARS-CoV-2 in vitro— y el pralatrexato y azitromicina.

La sopresa fue que el pralatrexato llega incluso a superar la eficacia del remdesivir —un tratamiento ya aprobado para tratar a pacientes con COVID-19—. «Por primera vez, nuestro estudio descubrió que el pralatrexato es capaz de inhibir de forma potente la replicación del SARS-CoV-2 con una actividad inhibidora más fuerte que Remdesivir en las mismas condiciones experimentales», dice el informe.

Dado los efectos secundarios que este puede provocar, no se ha garantizado su uso inmediato en pacientes con COVID-19.

Pero, de acuerdo con Haiping Zhang, autor principal del estudio, respaldan el uso de la nueva estrategia de detección para identificar medicamentos que podrían reutilizarse.

A novel virtual screening procedure identifies Pralatrexate as inhibitor of SARS-CoV-2 RdRp and it reduces viral replication in vitro

Sobre efectos secundarios

Lo único que se puede asegurar es que en un futuro podría ser utilizado, pero no de manera inmediata. Puede provocar actualmente efectos secundarios importantes, ya que todavía se ha aplicado solo en casos de linfoma terminal.

Pese a este inconveniente, que se espera ir corrigiendo en el futuro para poder ser sumado a los medicamentos útiles contra el coronavirus, sí se puede estar satisfecho con el uso de la nueva estrategia de detección con la que hallar fármacos reutilizables.

El propio Zhang, corroboró: “Hemos demostrado el valor de nuestro nuevo enfoque híbrido que combina tecnologías de aprendizaje profundo con simulaciones más tradicionales de dinámica molecular”.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here