Un reportaje publicado el pasado 14 de abril del 2020 por el influyente periódico norteamericano The Washington Post da a conocer que dos años antes de esta pandemia, funcionario de la embajada norteamericana en la República Popular China realizaron varias visitas -por invitación de la parte china- al Instituto de Virología de Wuhan (WIV), las cuales concluyeron con sendas advertencias oficiales a Washington acerca de la seguridad inadecuada de ese laboratorio que estaba realizando estudios sumamente riesgosos sobre coronavirus de murciélagos.

El amplio trabajo, firmado por el columnista Josh Rogin, especializado en política exterior y seguridad nacional, establece que en enero del 2018, la embajada de EE. UU. en Beijing dio el paso inusual de enviar repetidamente diplomáticos de Estados Unidos que atienden el área científica al mencionado Instituto de Virología de Wuhan (WIV), que en 2015 se había convertido en el primer laboratorio de China en lograr el más alto nivel de seguridad internacional en investigación biológica (conocido como BSL -4). WIV emitió un comunicado de prensa en inglés sobre la última de estas visitas, que tuvo lugar el 27 de marzo de 2018, en la que Jamison Fouss, cónsul general de Wuhan, y Rick Switzer, consejero de medio ambiente, ciencia, tecnología y salud de la embajada, encabezaron la delegación estadounidense. «La semana pasada, WIV borró esa declaración de su sitio web, aunque sigue archivada en Internet», hecho que sin dudas resulta sospechoso.

Según Rogin, lo que los funcionarios estadounidenses descubrieron durante sus visitas les preocupaba tanto que enviaron a Washington cables diplomáticos clasificados como sensibles aunque no clasificados, que advertían sobre las debilidades de seguridad y gestión en el laboratorio de WIV y propusieron brindar más atención y ayuda. Dice el autor del trabajo que el primero de los cables, al cual tuvo acceso, advertía que el trabajo del laboratorio sobre coronavirus de murciélago y su posible transmisión humana representaba un riesgo de una nueva pandemia similar al SARS.

Solicitaron apoyo en seguridad

Edificios del Instituto de Virología de Wuhan, en China (Fuente externa)

«Durante las interacciones con los científicos en el laboratorio WIV, notaron que el nuevo laboratorio tiene una grave escasez de técnicos e investigadores debidamente capacitados necesarios para operar este laboratorio de alta contención de manera segura», indica el cable del 19 de enero de 2018. El columnista del Washington Post solicitó al Departamento de Estado una reacción, pero la institución se negó a comentar sobre este y otros detalles de la historia.

Los investigadores chinos en WIV estaban recibiendo asistencia del Laboratorio Nacional de Galveston en la Rama Médica de la Universidad de Texas y otras organizaciones estadounidenses, pero a pesar de esto los chinos solicitaron ayuda adicional. Los cables argumentaron que Estados Unidos debería brindar mas apoyo al laboratorio de Wuhan, principalmente porque su investigación sobre coronavirus de murciélago era tan importante como peligrosa.

Según el periódico, el cable diplomático al cual tuvo acceso el columnista, informaba que los visitantes de EE. UU. se reunieron con Shi Zhengli, jefe del proyecto de investigación, que había estado publicando estudios relacionados con los coronavirus de murciélago durante muchos años. En noviembre de 2017, justo antes de la visita de los funcionarios estadounidenses, el equipo de Shi había publicado una investigación que mostraba que los murciélagos de herradura que habían recogido de una cueva en la provincia de Yunnan eran muy probablemente de la misma población de murciélagos que engendró el coronavirus del SARS en 2003.

No existe prácticamente un país en el mundo donde no haya aunque sea un caso de Covid 19 (Captura de pantalla)

«Lo más importante» -cita al cable diplomático-, «los investigadores también mostraron que varios coronavirus similares al SARS pueden interactuar con ACE2, el receptor humano identificado para el coronavirus del SARS. Este hallazgo sugiere que los coronavirus de los murciélagos similares al SARS pueden transmitirse a los humanos para causar enfermedades similares al SARS. Desde una perspectiva de salud pública, esto hace que la vigilancia continua de coronavirus similares al SARS en murciélagos y el estudio de la interfaz animal-humano sean críticos para la predicción y prevención de brotes de coronavirus emergentes en el futuro ”.

La investigación fue diseñada para prevenir la próxima pandemia similar al SARS al anticipar cómo podría surgir. Pero incluso en 2015, otros científicos se cuestionaron si el equipo de Shi estaba tomando riesgos innecesarios. En octubre de 2014, el gobierno de los EE. UU. impuso una moratoria sobre la financiación de cualquier investigación que haga que un virus sea más mortal o contagioso, conocido como experimentos de «ganancia de función».

Hacia dónde las evidencias

Xiao Qiang, científico investigador de la Facultad de Información de la Universidad de California en Berkeley afirmó que si bien «no hay evidencia de que el virus que ahora asola el mundo haya sido diseñado. Los científicos coinciden en gran medida en que proviene de animales. Pero eso no es lo mismo que decir que no vino del laboratorio, que pasó años probando coronavirus de murciélago en animales».

«El cable nos dice que durante mucho tiempo ha habido preocupaciones sobre la posibilidad de la amenaza a la salud pública que surgió de la investigación de este laboratorio, si no se realizaba y protegía adecuadamente», expresó el científico.

Diplomáticos norteamericano advirtieron de la necesidad de reforzar apoyo para lograr medidas adecuadas de seguridad en el laboratorio (Fuente externa)

Xiao recalcó que existen preocupaciones similares sobre el laboratorio cercano del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Wuhan, que opera en el nivel de bioseguridad 2, un nivel significativamente menos seguro que el estándar de nivel 4 reclamado para el laboratorio del Instituto de Virología de Wuhan.

Para Josh Rogin, columnista autor del trabajo, eso es importante «porque el gobierno chino aún se niega a responder preguntas básicas sobre el origen del nuevo coronavirus mientras suprime cualquier intento de examinar si alguno de los laboratorios estuvo involucrado».

Cero respuestas a las advertencias

«Los cables fueron un disparo de advertencia», expresó un funcionario estadounidense anónimo al pedido del periódico. «Le rogaban a la gente que prestara atención a lo que estaba sucediendo».

El gobierno de los Estados Unidos no proporcionó asistencia adicional a los laboratorios en respuesta a estos cables. Los cables comenzaron a circular nuevamente dentro de la administración en los últimos dos meses mientras los funcionarios debatían si el laboratorio podría ser el origen de la pandemia y cuáles serían las implicaciones para la respuesta de la pandemia estadounidense y las relaciones con China.

Dentro de la administración Trump, muchos funcionarios de seguridad nacional han sospechado durante mucho tiempo que el laboratorio WIV o el Centro Wuhan para el Control y Prevención de Enfermedades fue la fuente del nuevo brote de coronavirus. Según el New York Times, la comunidad de inteligencia no ha proporcionado evidencia para confirmar esto. Pero un alto funcionario de la administración le dijo a Josh Rogin, autor del reportaje de The Washington Post, que los cables proporcionan una prueba más para respaldar la posibilidad de que la pandemia sea el resultado de un accidente de laboratorio en Wuhan.

“La idea de que fue solo un hecho totalmente natural es circunstancial. La evidencia que se filtró del laboratorio es circunstancial. En este momento, el libro de contabilidad a un lado que se escapa del laboratorio está lleno de huecos de balas y no hay casi nada en el otro lado», dijo el funcionario.

Desmontando la historia del mercado que no vendía murciélagos

Xiao Qiang, fundador de China Digital Times (Fuente externa)

«Como señaló mi colega David Ignatius, la historia original del gobierno chino, que el virus surgió de un mercado de mariscos en Wuhan, es inestable. La investigación realizada por expertos chinos publicada en The Lancet en enero mostró que el primer paciente conocido, identificado el 1 de diciembre, no tenía conexión con el mercado, ni más de un tercio de los casos en el primer grupo grande. Además, el mercado no vendía murciélagos.

Shi y otros investigadores de WIV han negado categóricamente que este laboratorio fuera el origen del nuevo coronavirus. El 3 de febrero, su equipo fue el primero en informar públicamente que el virus conocido como 2019-nCoV era un coronavirus derivado de murciélagos», dice Josh Rogin.

Mientras tanto, y como es práctica normal en los regímenes comunistas, el gobierno chino ha puesto un bloqueo total a la información relacionada con los orígenes del virus. Pekín aún no ha proporcionado a los expertos estadounidenses muestras del nuevo coronavirus recolectado de los primeros casos. El laboratorio de Shanghai que publicó el nuevo genoma del coronavirus el 11 de enero fue cerrado rápidamente por las autoridades por «rectificación». Varios de los médicos y periodistas que informaron sobre la propagación desde el principio han desaparecido, afirma The Washington Post.

El 14 de febrero, el presidente chino, Xi Jinping, pidió que se acelere una nueva ley de bioseguridad. El miércoles, CNN informó que el gobierno chino impuso severas restricciones que requieren aprobación antes de que cualquier institución de investigación publique algo sobre el origen del nuevo coronavirus.

La historia del origen no se trata solo de la culpa. Es crucial entender cómo comenzó la nueva pandemia de coronavirus porque eso informa cómo prevenir la próxima. El gobierno chino debe ser transparente y responder las preguntas sobre los laboratorios de Wuhan porque son vitales para nuestra comprensión científica del virus, dijo Xiao.

No sabemos si el nuevo coronavirus se originó en el laboratorio de Wuhan, pero el cable señaló el peligro allí y aumenta el ímpetu para descubrirlo, expresó el científico.

«No creo que sea una teoría de la conspiración. Creo que es una pregunta legítima que necesita ser investigada y respondida «, dijo. «Comprender exactamente cómo se originó esto es un conocimiento crítico para evitar que esto suceda en el futuro», manifestó finalmente Xiao Qiang, científico investigador de la Facultad de Información de la Universidad de California en Berkeley, quien además fue fundador y editor en jefe de China Digital Times.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here