Living in a Ghost Town de The Rolling Stones, inspirada en el confinamiento provocado por el coronavirus, es la banda sonora para un videoclip del Royal Ballet de Londres, en el que sus artistas bailan por calles vacías de la ciudad y ante algunos de los edificios más emblemáticos como el Covent Garden, la sede del Royal Ballet y el famoso Teatro Abbey de Dublin, en Irlanda.

«La vida era tan bella/Después nos confinaron a todos», dice una de las líneas del tema cantado por Mick Jagger, mientras los bailarines se contonean por ciudades con las calles desiertas y en los exteriores de sitios icónicos como el Teatro Apollo en Shaftesbury Avenue y el Shakespeare Theatre Globe.

El videoclip titulado Ghost Light (Luz fantasmal) fue coreografiado por Mleanie Hamrick, la novia de Mick Jagger, y Joanna DeFelice, quienes dirigieron a distancia el audiovisual.

Los fondos que se recauden serán destinados a Acting for Others, una red de ONGs dedicada a apoyar a los trabajadores del teatro, quienes probablemente hayan pedido ayuda a los artistas para poder sobrevivir en este período tan difícil, en los cuales se les está imposibilitado trabajar.

En el video se admiran las actuaciones de la solista del Royal Ballet, Meaghan Grace Hinkis, y otros colegas, como Yasmine Naghdi, Anna Rose O’Sullivan y Téo Dubreuil.

El pasado año, Hamrick presentó en Nueva York (Estados Unidos) el espectáculo Porte Rouge, en el que ya mezclaba el ballet con el universo de los Stones, incluyendo temas míticos como Sympathy for the Devil.

Living in a Ghost Town (Viviendo en un pueblo fantasma), es la primera canción nueva de The Rollings Stones desde 2012.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here