Estación meteorológica al norte de Groenlandia (Fuente externa)

La temperatura más baja recogida con instrumentos de medición en el Hemisferio Norte ha sido de -69,6 grados Celsius y fue tomada en una estación meteorológica automática en Groenlandia el 22 de diciembre de 1991.

La lectura, que procedía de una estación de medición que no pertenece a la red habitual, había pasado desapercibida.

Este récord de temperatura, que eclipsa el anterior de -67,8 grados Celsius, fue declarado por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y descubierto después de casi 29 años por estudiosos del clima, entre quienes se encuentran científicos del British Antarctic Survey (BAS), y del Archivo de Clima y Clima Extremos de la OMM.

El valor de -67,8 °C había sido registrado en los sitios rusos de Verkhoyanksk (febrero de 1892) y Oimekon (enero de 1933).

El récord de temperatura más fría del mundo, de -89,2 ° C fue registrado el 21 de julio de 1983, en la estación meteorológica de gran altitud Vostok en la Antártida.

El profesor John King, meteorólogo de BAS, y coautor de la investigación ha dicho en un comunicado: «Fue realmente sorprendente encontrar que esta temperatura extrema había pasado desapercibida durante casi treinta años. Sin embargo, el equipo que instaló la estación meteorológica automática había mantenido excelentes registros que nos permitieron verificar rápidamente que se trataba de una medición precisa. Junto con gran parte del Ártico, Groenlandia se ha estado calentando rápidamente durante los últimos treinta años, por lo que no creo que veamos romper este récord pronto».

Así mismo aclaró que la estación meteorológica automática de Groenlandia funcionó durante dos años a principios de la década de 1990 como parte de una red establecida por la Universidad de Wisconsin-Madison para registrar las condiciones meteorológicas alrededor de la cresta de Groenlandia durante el Proyecto de la capa de hielo de Groenlandia. En 1994 se devolvió al laboratorio para realizar pruebas y luego se envió para su uso en la Antártida.

Todo eso ocurrió antes de que la OMM comenzara a evaluar los extremos globales, ya que el archivo World Weather and Climate Extremes se estableció en 2007. El récord salió a la luz solo después de que un panel internacional de científicos polares de la OMM localizara a los científicos originales involucrados.

Después de un análisis exhaustivo del equipo, las prácticas de observación y la situación meteorológica sinóptica de diciembre de 1991, el panel recomendó por unanimidad la aceptación de la observación como válida.

La estación meteorológica de Verjoyanksk, que anteriormente ostentaba el récord de temperaturas frías del hemisferio norte, llegó a los titulares cuando registró una temperatura de 38° C el 20 de junio de este año, durante una prolongada ola de calor siberiana.

La OMM está verificando actualmente si se trata de un nuevo récord de temperatura alta al norte del Círculo Polar Ártico (una nueva categoría para el archivo). Esa investigación en curso, siguiendo el ejemplo de esta evaluación, también examinará posibles casos pasados de altas temperaturas al norte del Círculo Polar Ártico.

Las mediciones están arrojando lo que ya sabemos, el calentamiento global en el cual estamos inmersos.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here