El León de Oro de honor de la 76 edición de la Mostra de Cine de Venecia, ha sido concedida a uno de los principales directores de cine contemporáneos, el español Pedro Almodóvar.

Desde lo sucedido con Netflix, con Scorsese, con los hermanos Coen y con Alfonso Cuarón, hay quienes dicen que Venecia va recogiendo no precisamente las sobras, sino más bien quizás los yerros de Cannes.

El festival mas viejo del mundo que es parte de la llamada Bienal de Venecia, se celebrará este año entre el 28 de agosto y el 17 de septiembre.

«Estoy muy emocionado y muy honrado por este premio», dijo Almodóvar en unas declaraciones difundidas por el Festival. «Tengo grandes recuerdos de Venecia. Mi debut internacional fue aquí, en 1983, cuando presenté Entre tinieblas. Fue la primera vez que una de mis películas se veía fuera de España y fue una experiencia maravillosa, igual que mi regreso con Mujeres al borde de un ataque de nervios, en 1988. Este león será mi animal de compañía junto a los dos gatos con los que vivo. Gracias desde lo más profundo de mi corazón», expresó.

Dolor y gloria, su más reciente película, fue estrenada en Cannes, donde es adorado, y el artista y su equipo estuvieron muy esperanzados de obtener la Palma de Oro, que ambiente había para ello, solo que se le atravesó un coreano en el camino, con una película irrevocable: Parásito. Y en la Costa Azur es donde ha obtenido un premio a la mejor dirección por Todo sobre mi madre y otro premio al mejor guión por Volver.

Cannes y Venecia son el yin y el yan. Cannes existe porque antes fue Venecia, y esta fue la respuesta de la izquierda europea al festival fundado por la derecha italiana.

Por su parte Venecia le dio el éxito a Entre tinieblas, a Mujeres al borde de un ataque de nervios y a Tacones lejanos.

Según un comunicado de la Mostra, su director Alberto Barbera, manifestó: «Almodóvar no sólo es el mayor y más influyente cineasta español desde Buñuel; es un autor que nos ha ofrecido la mirada a la España post franquista más poliédrica, controvertida y provocadora. Temas como la transgresión, la identidad y el deseo son el terreno que Almodóvar ha elegido para sus películas, a las que marca con su humor corrosivo y con un esplendor visual».

Así que si Cannes te deja en el aire, no te preocupes, que Venecia te honrará.

Esperamos tu comentario