El Senado de la República aprobó por unanimidad solicitar al presidente Danilo Medina el traslado de varias dependencias e instituciones que funcionan en la Fortaleza San Luis, un sitio que es considerado Patrimonio Cultural de República Dominicana, para convertirlo en un Museo y Centro Histórico, Artístico y Cultural de Santiago de los Caballeros.

El senador de la provincia de Santiago, Julio Cesar Valentín, sometió una resolución en la cual se pide al mandatario el traslado de las oficinas de la Dirección Nacional de Control de Drogas, Dirección General de Seguridad de Tránsito y Transporte, CESTUR, depósito de los vehículos incautados por el Ministerio Público, así como de instituciones públicas que actualmente operan en las instalaciones del recinto citado.

La disposición busca destinar la emblemática edificación a la ampliación del museo histórico y bélico existente hoy; la habilitación de un espacio para el Museo del Carnaval, también ya solicitado, y convertir dicha Fortaleza en un Museo y Centro Histórico, Arquitectónico, Artístico y Cultural.

Según lo sometido por Julio Cesar Valentín y aprobado por los senadores, las organizaciones santiagueras y nacionales, dedicadas a la historia, la cultura, el arte y el carnaval, así como la comunidad en general, asumirán un rol activo en la gestión de la adecuación de las instalaciones de la Fortaleza San Luis.

En uno de sus considerandos, la resolución estipula que es necesario “el traslado de esas oficinas públicas que ocupan la Fortaleza, a los fines de restaurar, poner en valor y convertir esta edificación completa en un centro histórico y cultural acorde con su característica de Patrimonio Nacional”.

“Estamos solicitando al Poder Ejecutivo el traslado de una serie de instituciones que funcionan en la Fortaleza San Luis de Santiago. Allí funciona una oficina de la Dirección Nacional de Control de Drogas, una oficina de DIGESETT y un depósito de vehículos incautados, en un espacio que es considerado patrimonio cultural de la Nación y Monumento histórico por el valor histórico, bélico, cultural, monumental y arquitectónico de esta edificación construida en el siglo XVIII, que ha servido de fortaleza, prisión municipal y hospital, pero que a partir de 1997 fue declarado parte del casco histórico de Santiago como monumento y patrimonio cultural de la República Dominicana”, precisó Valentín.

Agrega que “el valor histórico, arquitectónico, monumental y cultural de esta fortaleza, escenario de episodios bélicos y patrióticos tan relevantes como la Batalla del 30 de Marzo y la Guerra de la Restauración, debe constituirse en un espacio que estimule el turismo, el quehacer y la difusión artística y cultural de la ciudad y la región”.

Indica que no es posible “que un espacio de museo conviva con oficinas públicas que resultan impropias para el libre desplazamiento de visitantes, turistas, artistas y estudiantes que acuden a este importante patrimonio de Santiago para apreciar los tesoros históricos, bélicos, artísticos, culturales, arquitectónicos y paisajísticos que se muestran y observan en y desde la emblemática Fortaleza San Luis”.

La resolución del Senado destacó la desprendida y tesonera labor voluntaria desarrollada por el arquitecto, general (R) Gustavo Jorge, quien con apoyo del sector privado, principalmente del fallecido empresario Wáscar Rodríguez, ha mantenido este espacio como un recinto museográfico, a pesar de las grandes limitaciones y obstáculos que encuentra el funcionamiento del museo.

Esta resolución se suma al reclamo hecho por el senador Valentín en marzo de 2019 a través de una pieza parecida aprobada en la Cámara Alta, demandando al Poder Ejecutivo y en particular, al Ministerio de Cultura, que se erija en Santiago un espacio público para establecer el Museo del Carnaval de Santiago, como una forma de estimular y promover el carnaval santiaguero como máxima expresión cultural y popular de Santiago, el cual debe ser considerado patrimonio folclórico de la República Dominicana.

Esperamos tu comentario