Aguja colipinta en vuelo costero, buscando alimentos (Fuente externa)

Un ave aguja colipinta ha roto el récord mundial de vuelo. Expertos del proyecto Global Flyway Network (GFN) para el seguimiento de las migraciones de aves playeras han confirmado el vuelo de un ejemplar de Limosa lapponica, que ese es su nombre científico, desde Alaska hasta Nueva Zelanda, en un recorrido de más de 12.000 km.

Vuelo realizado por la aguja colipinta seguida por GPS (Cortesía LV/GFN)

El ejemplar en el que se ha confirmado el nuevo récord tiene el indicativo técnico 4BBRW, que se corresponde con los colores de la anilla en una de sus patas para facilitar el seguimiento científico (número 4, azul, azul, rojo y blanco). El 4BBRW es un macho adulto que desde 2016, además de la anilla, lleva adosado un minúsculo equipo de teledección.

Los equipos de seguimiento del GFN captaron que el 4BBRW salió de Alaska en dirección suroeste el pasado 16 de septiembre y que tomó tierra el 27 de septiembre en una bahía cercana a Auckland (Nueva Zelanda), en un vuelo sin escalas de 12.854 km. El precedente más largo documentado hasta ahora correspondía a un vuelo de 11.600 km, según han indicado los expertos del GFN.

Un ejemplar en pleno vuelo de migración (Fuente externa)

El diario holandés Trouw ha dado la buena nueva publicando los primeros datos sobre el vuelo del 4BBRW, gracias a Theunis Piersma, profesor de ecología en la Universidad de Groningen (Países Bajos) y miembro fundador de la GFN. Luego el diario británico The Guardian ha publicado una crónica de su corresponsal en Bruselas.

Theunis Piersma junto a. agujas colipintas (Fuente: Royal Netherland Institute for Sea Research)

En 1950, los investigadores estadounidenses de aves escribieron en la literatura científica que solo mil kilómetros a través del Golfo de México eran una barrera inexpugnable para un pájaro. La investigación con aves anilladas en los años posteriores mostró que  cinco mil kilómetros era un obstáculo factible. En 2008, el listón se fijó más del doble. Se descubrió que las agapornis con cola de barra (una especie de cotorras coloridas) de Alaska que recibieron un transmisor en su vientre podían volar 11.000 km a través del Océano Pacífico en ocho días. Ahora parece que podemos ir un paso más allá: 12.854, dice Trouw.

El proyecto GFN se puso en marcha en 2006 por iniciativa de los profesores Theunis Piersma y Allan J. Baker, con ayuda de fondos internacionales captados a través de BirdLife Netherlands con el objetivo de establecer una red sin fines de lucro para comprender mejor y ayudar a conservar las aves playeras migratorias en diversas zonas del planeta.

Vuelo a ras de mar, pescando, una fotografía maravillosa del fotógrafo Michael Hanvey (Foto cortesía de Michael Hanvey)

Las aves playeras son un grupo diverso de aves del orden Charadriiformes, que incluyen chorlos, chorlitos, avocetas, ostreros y falaropos. La mayoría de las aves playeras se encuentran cerca del agua, pero varias especies prefieren hábitats lejos de la costa.

“Las aguja colipinta vuelan primero desde sus zonas de anidación en la tundra de Alaska unos cientos de kilómetros hasta las marismas de la costa. Allí comen la máxima cantidad de mariscos y algas de que son capaces, acumulando un gran cantidad de grasa como fuente de energía para su migración”, ha explicado Piersma.

«Una aguja colipinta con un tanque vacío pesa casi tres onzas, pero al salir de Alaska, ¡pesan más de una libra! Donde normalmente pueden volar hacia arriba, tienen que correr hacia arriba para soltarse, como un cisne en el agua, así de pesados ​​son cuando se van. Cuando llegan a Nueva Zelanda, el tanque está realmente vacío; luego volverán a pesar la mitad”.

Aguja colipinta, alimentándose (Fuente externa)

Este tipo de aves están aptas para volar enormes distancias sin parar, es por esa razón que siguen asombrando a los científicos una y otra vez, quienes han encontrado que esto es posible gracias a la modesta cantidad de energía que necesitan para el vuelo.

El periódico holandés Trouw explicó que un equipo de biólogos suecos calcularon hace unos años que la aguja colipinta usa solo el 0,42% de su peso corporal en grasa para volar casi 60 kilómetros. Ese es el consumo de combustible más bajo de todos los animales voladores que examinaron. Un colibrí, por ejemplo, consume casi cinco veces más, hasta un 2% de su peso corporal en “combustible” para volar durante una hora.

“Durante los primeros días estas aves duermen mucho más que sus compañeros que han estado en el lugar durante algún tiempo. Incluso si la comida aparece en las marismas durante la marea baja, simplemente continúan durmiendo. Parece que después de una caminata extrema, la falta de sueño es un precio aún más alto que la falta de combustible», explicó Piersma a Trouw.

«Llevamos ya varios años dándoles a esas aves minúsculos transmisores, con los que podemos seguirlos en su migración”, dice Piersma. “De esta manera, todos estos» sagaces del mundo «nos enseñan no solo sobre la migración, sino también, creo, sobre el estado del mundo. Por ejemplo, a partir de la migración cambiante de los sabandijas con cola de barra a Siberia, podemos ver claramente cómo la tundra se está calentando mucho más rápido que en cualquier parte del mundo. Y los ingenios de cola negra muestran claramente en su migración y distribución los efectos de nuestra agricultura intensiva en el paisaje ”.

La aguja colipinta, sobre una roca (Fuente externa)

Navegación misteriosa

Para volar de Alaska a Nueva Zelanda a través del vasto Océano Pacífico, necesita al menos una buena brújula y un mapa. Parece que los agujas colipintas que salen de Alaska también tienen un buen mapa meteorológico en el bolsillo, dice Piersma. “Si miras las rutas de las diferentes aves en el mapa, ves que ciertamente no están tomando la ruta más corta y, a veces, también hacen grandes giros. Solo podemos entender estas rutas si proyectamos las áreas de alta y baja presión con las correspondientes direcciones del viento en el mapa. Entonces parece que los pájaros hacen un uso perfecto de las direcciones favorables del viento».

Pero con viento de cola o no, si estás volando sobre un océano sin fin, sin puntos de referencia visibles, entonces tienes que saber de alguna manera dónde estás y qué dirección tomar. “Esa orientación y navegación sigue siendo un misterio”, admite Piersma. “Si los pájaros solo tuvieran una aguja de brújula en la cabeza o en los ojos, no lo lograrían. También deben tener algún tipo de GPS (natural) para saber dónde se encuentran en un momento dado. Probablemente hagan algún uso del campo magnético terrestre, que difiere de un lugar a otro, pero también de la polarización de la luz solar y las estrellas ”. Eso es un misterio.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here