Lulú Ceballos, Raúl Méndez, Franklin Soto y Ramón Santana (Foto servida)

La fascinación con un personaje como Cambumbo es, sobre todo, por el morbo de que era un homosexual valiente, que asumía su homosexualidad con aro, balde y paleta, no la escondía y era amigo sino de todos de muchos, porque su personalidad era única.

Regresa Cambumbo, aquel personaje que vivió entre los 60 y los 80 aproximadamente, y cuyo sitio fue el eje de la alta noche capitaleña, bohemia y socarrona, que lo convirtió a su vez en el rey del vodevil dominicano. Hablo de ese tipo de comedia teatral de enredos, con diálogos picantes y temas lights a partir del romance amoroso, donde también lo sexual tiene una carga importante.

“Cambumbo, Que´lo´que pasa´qui… Nah” es el monólogo escrito y actuado por Franklin Soto, quien guarda un gran parecido con el original, que será presentado desde el 21 de febrero próximo en el Bar Juan Lockward del Teatro Nacional Eduardo Brito, con producción de Raúl Méndez y Lulú Ceballos, quien debuta en estos menesteres, y la dirección artística de Ramón Santana, quien adaptó el texto de Soto.

Este homenaje a un personaje que hoy es una leyenda de la farándula era algo que debía suceder alguna vez, porque en las redacciones de los periódicos, Cambumbo ha sido, aún varios años después de su fallecimiento, un personaje recordado en voz de quienes lo conocieron y fueron sus amigos.

Joseph Cáceres y Napoleón Beras, quienes asistieron a la rueda de prensa donde se dieron a conocer los detalles de la puesta en escena, narraron aspectos de la vida de la persona cuyo nombre real era Antonio Echavarría y sobre todo del personaje, que él asumía en un travestismo caricaturesco por momentos, donde primaba lo kitsch.

Cambumbo era un carismático con una inclinación natural a servir a la comunidad. Uno de los relatos daba cuenta de cómo fue capaz de llevar a José José, después de un show, a la casa de unos vecinos, a ver una persona anciana o enferma que era fanática del Príncipe de la Canción y sentarlo en la cama.

Otro narró el modo en que murió, mientras le servía a la comunidad cuando había coordinado la pavimentación de unos baches que había en la calle, y ese vapor le dio un ataque de asma que a la postre le provocó la muerte.

Todo esto hace preguntarse: ¿qué sería de Cambumbo en estos tiempos cuando ya la homosexualidad y el trasvestismo son asumidos de una manera más natural, donde grandes artistas y personalidades salen del closet, donde la politiquería muchas veces arropa a los líderes comunitarios más puros?

La puesta en escena cuenta con audiovisuales que servirán de apoyo a la narración de la historia, que si bien transcurre en una sola noche de la vida de Tony Echavarría «Cambumbo», está centrada en contar varios aspectos y momentos de su vida, a partir de la creación de un conflicto que permite que el personaje esté justificado con un arco dramático que sustenta la obra.

La obra llega gracias a Café de Toi (La Resistencia), La Zarina, Restaurante Il Cappuccino y Parada 77.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here