Reed Hastings, presidente de Netflix (Cortesía de Noticine.com)

BOGOTA, COLOMBIA. La sorpresa podía darla Netflix el año que viene en los Oscar, y ahí Cannes estaría cada vez más contra la pared.

El corresponsal en Colombia del periódico digital Noticine.com se aventuró a escribir que de la mano de Roma, la nueva película de Alfonso Cuarón, Netflix podría ganar su primer estatuilla a la mejor película.

El pasado martes el presidente de Netflix, Reed Hastings presente en Colombia, país al cual le ha dado preeminencia dentro de América Latina y al cual han apostado, dijo que no son “enemigos” de los exhibidores, y se ofreció a compartir sus películas, pero sin que las salas tengan una ventaja a la hora de estrenarlas.

“No pensemos que por culpa de Internet las salas de cine van a dejar de existir, porque en efecto las personas asisten a ellos por la experiencia que brindan”, dijo el ejecutivo de la multinacional de streaming, quien no ve inconveniente en que los cines del mundo proyecten sus películas. “Si los exhibidores quieren, estamos dispuestos a lograr que eso suceda”, afirmó Hastings.

“Con Netflix, las películas también están abiertas a llegar a las salas, a que tengas esa buena experiencia, es como cocinar o ir a un restaurante, pero queremos que sea al mismo tiempo y no que nuestros miembros tengan que esperar a que primero sean exhibidas las películas en salas y luego estén disponibles en la plataforma”, detalló.

La simultaneidad que propone Netflix, huevo de la discordia en Cannes, y que de momento rechazan la mayoría de distribuidores y exhibidores, se pondrá de manifiesto con “Roma”, la primera película de la compañía que gana el máximo galardón de uno de los grandes festivales del mundo, la Mostra de Venecia. El próximo 14 de diciembre, tras pasar por varios otros certámenes (la semana pasada en Nueva York la cinta de Cuarón mereció dos minutos de aplausos en pie), la película se proyectará a la vez en cines norteamericanos y de algún otro país -entre ellos México- y el mismo día estará disponible para sus suscriptores en todo el mundo.

Respecto de sus relaciones con los festivales de cine, la plataforma no tiene inconvenientes en darles la “primicia”, pero no quiere aceptar la exigencia de una inmediata salida en salas de cine, previa a su emisión, como pretende Cannes. De momento, otros certámenes importantes no han cerrado como el francés sus puertas a Netflix o Amazon.

“Algunos festivales piensan que el internet y Netflix no son buenos para el cine, nosotros pensamos que sí. Estamos invirtiendo en grandes cintas para que sean compartidas en todo el mundo”, explicó Reed Hastings. “Los cambios nunca son fáciles”, sentenció.

Esperamos tu comentario

Notas de las mejores agencias de noticias internacionales.