SD. La XXII Feria Internacional del Libro Santo Domingo 2019 (FILSD 2019), dedicada al escritor Virgilio Díaz Grullón y a Puerto Rico como país invitado de honor, se inauguró este viernes, con una ceremonia encabezada por el presidente de la República, Danilo Medina, en la Sala Carlos Piantini del Teatro Nacional Eduardo Brito, ocasión en la que se pusieron de relieve los vínculos históricos con la vecina isla.

Los himnos de República Dominicana, la Borinqueña y el de Estados Unidos fueron interpretados por la Orquesta Sinfónica Nacional y el coro Koribe, dirigidos por el maestro Jose Antonio Molina.

El presidente Medina estuvo acompañado en la mesa presidencial, entre otros, por la primera dama Cándida Montilla de Medina, la vicepresidenta de la República Margarita Cedeño de Fernández, el ministro de Cultura Eduardo Selman, el canciller de la República Miguel Vargas, el presidente de la Cámara de Diputados Radhamés Camacho y Antonio Peña Mirabal, ministro de Educación, así como Alejandrina Guzmán, ministra de Educación Superior, entre otros. Así mismo de parte del país invitado de honor de la feria, la primera dama de Puerto Rico Beatriz Isabel Roselló, el secretario de Estado de Puerto Rico Luis Rivera Marín y el director del Instituto de Cultura Puertorriqueña Carlos Ruiz, todos los cuales participaron además en el corte de cinta, que inauguró el evento.

Beatriz Roselló, Primera dama de Puerto Rico habla en el acto inaugural de la FILSD 2019 (Foto servida)

Beatriz Roselló al momento de agradecer la dedicatoria de la feria, significó que en la Isla del Encanto reside un cuarto de millón de dominicanos siendo la comunidad extranjera de mayor volumen.

“Para Puerto Rico esto tiene un valor incalculable y único”, por ser “un reconocimiento a nuestros maestros de las letras, a nuestros exponentes de una de las literaturas más ricas, la literatura española; a nuestras culturas que tanto nos distinguen en el mundo entero”.

En el discurso central del acto, el ministro de Cultura, arquitecto Eduardo Selman, resaltó que Puerto Rico y La Española, “emergen desde la profundidad del Mar Caribe para integrarse al archipiélago antillano, como si se tratara de hermanas gemelas, hijas de la geografía”.

“Muchos otros factores vinculan a nuestras dos naciones: en la raza, el idioma, la cultura y la historia, para sellar nuestra heredada hermandad, como si fuéramos un solo pueblo”, enfatizó.

El ministro de Cultura, Eduardo Selman, destacó que los aportes del sector cultural al Producto Interno Bruto debe ser ahora mayor al 2.5% (Foto servida)

Al referirse al intelectual puertorriqueño Eugenio María de Hostos, manifestó que “siempre estaremos en deuda y cuyos restos mortales reposan junto a todos nuestros héroes en el Panteón de la Patria”, del mismo modo recordó que su admirado maestro Juan Bosch, tuvo en Puerto Rico tierra de exilio donde escribió entre otros textos “Hostos, El Sembrador”.

“Es importante dejar constancia que los vínculos con nuestra hermana isla, a lo largo de nuestra historia, han sido fomentados y consolidados por sobresalientes personajes de ambos países”, apuntó.

El ministro de Cultura también valoró la importancia de que la feria, que se prolongará hasta el 5 de mayo, esté dedicada al insigne escritor Virgilio Díaz Grullón, “uno de los narradores de prosa limpia, precisa y elevada, en las que recoge la dominicanidad, por medio de la maestría de su lenguaje”.

Selman realizó un sucinto resumen de su trabajo en el año que lleva al frente de la cartera, y destacó las referencias que hizo el presidente Medina a los aportes del sector cultural al Producto Interno Bruto, aclarando que los datos que dio databan del 2014 y que en estos momentos se estima que esos aportes son superiores al 2,5 %.

Posteriormente el ministro de Cultura, acompañado de Eliseo Rivera Damirón (Checheo), hijo de Casandra Damirón y del compositor Luis Rivera entregó las partituras para piano de dos arreglos de su padre de los temas puertorriqueños En mi viejo San Juan y Lamento Jíbaro.

Dos pianos, dos islas (Foto: Alfonso Quiñones)
Icaro, coreografía basada en el cuento homónimo de Virgilio Díaz Grullón (Foto: Alfonso Quiñones)

Para finalizar, Aidita Selman produjo un espectáculo que fue diseñado por el propio ministro, según ella misma declaró posteriormente a Nota Clave. El espectáculo, de elegante y sobria factura, comenzó con dos pianos frente a los cuales ocuparon asientos Elionel Ramos y Laura Pimentel, quienes interpretaron las rapsodias En mi viejo San Juan y Lamento Jíbaro, así como el tema Ella, dedicado a su esposa Casandra Damirón.

Endanza interpretó el cuento Ícaro de Virgilio Díaz Grullón, con cinco bailarinas, un bailarín y el apoyo de la pizarra led, en una coreografía de eficaz motivación en su relación con la lectura.

La Orquesta Sinfónica nacional y el grupo Koribe, interpretan temas de la música popular (Foto: Alfonso Quiñones)
La Orquesta Sinfónica Nacional, el coro Koribe y Endanza juntos en un gran final (Foto: Alfonso Quiñones)

Luego la Orquesta Sinfónica Nacional, dirigida por José Antonio Molina, el coro Koribe, que dirige la maestra Nadia Nicola y el ballet de la Escuela Nacional de Danza (ENDANZA), por la maestra Marinela Sallent, y con coreografía de Estefany Bauger y Daymé del Toro. Fueron interpretadas las canciones Quisqueya y Preciosa, del compositor boricua Rafael Hernández; también Caña Brava, de Toño Abreu y arreglo de Molina.

Esperamos tu comentario