La maestra Elsa Núñez (Fuente externa)

El maltrato por parte de personas que usan la cultura para sus proyectos personales, es asqueante.

Nota Clave publica íntegra la denuncia realizada en su cuenta de Facebook por la Premio Nacional de Artes Plásticas Elsa Núñez.

«Quiero denunciar por este medio la desconsideracion e irrespeto a nuestra condición de Artistas que llevamos más de cinco décadas de trabajo constante en las Artes Plásticas de nuestro país», así comienza.

«Hace unos meses el Licenciado Franklin Rivas presidente de la Cámara de Comercio Dominico Argentina convocó al grupo Visión 4 a una reunión para proponernos participar en un proyecto que consistía en pintar una obra con medidas 20 por 30 pulgadas, con la finalidad de crear unos sellos de circulación internacional.

Serían nueve artistas dominicanos y nueve argentinos. Luego se haría una exposición en el país con las obras de ambos artistas y luego viajaríamos a Argentina con gastos cubiertos para llevar la muestra allí», expuso la reconocida artista plástica dominicana.

Según Elsa Núñez, ella se encargó «de invitar a los Artistas Amable Sterlin, Manuel Montilla e Iris Pérez. Con los miembros de Visión 4 Antonio Guadalupe, Rosa Tavarez, José Perdomo y yo, completamos la cantidad requerida para el proyecto».

Narra la artista que se reunieron «dos veces más, una de ellas en el Ministerio de Relaciones Exteriores y quedamos de entregar las obras el día 9 de Julio. Luego el señor Rivas dijo que sería el día 14. Cuando llegó ese día y no se nos comunicó ningún cambio, Rosa Tavarez lo llamó y dijo que sería el 31».

«Al no recibir respuesta Rosa lo llamó, y para colmo, el señor le dice tranquilamente que los sellos no pueden ser emitidos con personas vivas, argumento que no entendemos, pues las obras no son personas. Consideramos muy grave este asunto. Creemos que cada uno de nosotros se ha ganado con nuestro trabajo el respeto y la admiración del país y que no merecemos este denigrante trato», finaliza Nuñez.

Obviamente esto probablemente se deba a la falta de un contrato, con el cual se pueda demandar a este señor que obviamente parece que se metió en camisa de once varas, y ahora no sabe cómo salir.

Esperamos tu comentario