Estreno de Misión estrella, con el inolvidable Fernando Báez (Fuente externa)

Las premieres de cine son las fiestas de estreno de las películas y cumplen una función que excede la función misma de cine y conocer a la crítica y la crónica. Las premieres o lanzamientos estreno, son indicativo del desarrollo de la industria cinematográfica de un país determinado.

Estos lanzamientos, en nuestro país, además del estreno fílmico, operan como marco de encuentro para colegas, intercambio entre talentos y técnicos, espacio para la conversación de temas personales y la expansión del ego artístico ante tantas cámaras de video y fotografía, ante la avalancha de preguntas (generalmente las mismas, caracterizadas por su escasa profundidad) , que se repiten como un modelo aprendido, cuando los periodistas no cuentan con esa chispa que producen la curiosidad genuina.

Hay que establecer que le Ley Nacional de Cine favorece con sus incentivos la producción del proyecto, pero no la publicidad, esfera en que se enmarca la premiere o estreno de medios y relacionados y que esta tiene altos costos, comenzando con el alquiler de la sala, la decoración, el brindis, la convocatoria y otros aspectos. No es tan simple como criticar las premieres y asunto terminado.

Mirada al pasado

En República Dominicana las premieres de cine se iniciaron con sus primeras películas: Pasaje de Ida (Agliberto Meléndez 1998 y Nueva Yol ¡por fin llegó Balbuena! (Ángel Muniz,1995) y la primera función estreno de un documental ocurre con Abril, La trinchera del honor (René Fortunato) en abril del 2005, iniciando una tradición que más o menos se mantuvo en niveles modestos, hasta la entrada en vigencia efectiva de la Ley Nacional de Cine (Ley 168.10), a inicios del 2012, con El Rey de Najayo, (Fernando Báez, Unicornio Films), y de ahí en adelante a casi todos los proyectos destinados a boletería o por el ejercicio de cine independiente y de autor.

Aspectos positivos:

La fuerza profesional de equipos jóvenes, sobre todo a cargo de mujeres y admirables como Angie Romero, Yari Blanco, Patz Guerrero y Angela Luna, para citar solo tres ejemplos y quienes en el marco de las condiciones en que se desarrollan, hace un excelente trabajo, bregando con las exigencias de sus clientes, la necedad relativa de los medios y las contingencias que nunca anuncian su llegada. Pero todas ellas tienen protocolos trazados por sus contratos con sus clientes. Aquí vuelve a manifestarse la tensión latente entre clientes -RRPP y medios.

La estructura profesional montada por las casas exhibidoras y distribuidoras (Caribbean Cinemas y Palacio del Cine), cada una con su estilo, sus experiencias, sus aciertos y sus fallos y que han cumplido su propósito, sin dudas, labor que podría ser mejor, mucho mejor. Es ese el objetivo de esta compilación de experiencias.
La existencia de “zonas seguras y cómodas” para las premieres o estrenos de cine de calidad o independiente: Fine Arts (Novo Centro), Cine Boreal y Cine Colonial Gate.

12 errores y 12 recomendaciones

Paquete de prensa insuficiente y producido con énfasis en el mercadeo, no en el contenido noticioso.
Normalmente, a pesar de que se invierten promedio 45 millones en una película, ese presupuesto no alcanza para editar un paquete de prensa completo, moderno, digital, entre otras razones, porque la Ley Nacional de Cine, no incluye los aspectos promocionales entre los renglones beneficiados de la misma y deben ser cubiertos con los recursos de la producción, cuando ya los bolsillos de quienes patrocinan el proyecto, están bien exprimidos y los márgenes están en rojo.

No se ofrece regularmente un folder rojo con una o dos páginas. Rara vez, circunstancias que se aplaude, se entrega una memoria o algún recurso digital con toda la información de prensa.

Y más raro aun, proporcionar un libro de prensa editado al efecto, circunstancia que se ha dado en: Nueva Yol. ¡Por fin llegó Balbuena! (Ángel Muniz), que convirtió la invitación en un pasaporte de 18 páginas), diseñado por Miguel Ángel Ferris, y Lotomán (Archie López) que se dio el lujo de presentar un libro encuadernado en pasta dura, nos parece que editado por Felix Manuel Lora. Normalmente la ficha técnica es incompleta.

RECOMENDACIÓN: Lastimeramente, la Ley Nacional de Cine no dispone recursos para la promoción y mercadeo de las películas, por lo que el costo de estos renglones tiene que ser financiado por la producción o la distribución (este es un punto para revisar cuando le llegue el momento a la legislación), pese a lo cual el servicio de contenidos a los medios y críticos puede ser mejorado:

Enviar las fotografías del rodaje y escenas de la película por vía electrónica (WeTransfer y otros) a los convocados y desarrollar con agilidad la entrega de las fotos del estreno de prensa, con una rapidez que supere los procesos burocráticos, tomando en cuenta necesidad especifica de los medios, en función de la oportunidad inmediata de publicación de los medios digitales y la hora de cierre de los medios impresos.
La ficha técnica es el recurso para dar una idea del equipo técnico y artístico que ha hecho la película, no solo de una parte de ese cuerpo de producción. Nunca la ficha técnica se entrega completa a los medios.

El lenguaje corporativo de la nota de prensa. La redacción texto que se ofrece se hace para complacer al cliente, incluyendo adjetivos calificativos del proyecto propio que mal harían los periodistas y críticos con reproducirlos tal cual a sus audiencias. En esas notas se habla en primera persona del plural corporativo, se incluyen cursivas o negritas que nunca saldrán así en los medios escritos ni en la redacción de los medios digitales que se respeten y que no se limitan a copiar y pegar lo que dispone el mercadeo del filme.

RECOMENDACIONES: Ofrecer en la nota más y mejor información sobre el proyecto. Eliminar el lenguaje corporativo. Nunca usar adjetivos calificativos para referirse al proyecto: es de mal gusto.

La hora de inicio

Se convoca invariablemente a las 6 y 30, apelando al código de la llamada “hora dominicana” (¿tienen nacionalidades las horas?), pero el inicio de la película como tal se produce entre 8 y 9 de la noche.

La extensión de los discursos previos a la proyección es en algunos casos excesivamente larga.

Luego de ceremonial para “sociales” en el lobby, se pasa al interior del cine para la proyección, pero – debo reconocer que no siempre es así- se procede a un ceremonial de discursos, que en ocasiones son excesivamente largos. Solo el director debe tener la oportunidad para sus agradecimientos, que son de rigor.

RECOMENDACIONES: Establecer nueva relación de horarios y respetarla. La hora de convocatoria debe ser 7 de la noche e iniciar 15 minutos más tarde. El acto en sala no debe agotar más de 15 a 20 minutos como mucho, de forma que incluso se pueda utilizar la sala para una proyección comercial ordinaria luego de esa hora.

El uso del idioma inglés como recurso para dar sensación de importancia.

Baste el “Save de date”, en lugar de “Reserve la fecha”, en un país que habla español como primera lengua. Cuando menos debe ser el español la primera opción de comunicación. ¿Por qué llamar “premiere” a lo que es simplemente “estreno”? y así…. el glosario de términos en inglés -“crew” es personal, “casting” es selección”- y le dejamos a usted y a su conciencia y su memoria, el resto del listado, que es largo. Es una forma que mercadológicamente se considera moderna, pero que en realidad habla de nuestro sentido de coloniaje cultural y revela la poca estima por nuestros signos básicos de cultura.

RECOMENDACIONES: Usar los términos en inglés cuando no haya uno en español que exprese integralmente lo que se quiere decir. Usar el inglés como segunda opción de comunicación.

La ausencia de fotografías del rodaje.

En muy pocas oportunidades se les suministran fotos del rodaje del proyecto, a pesar de que es mandatorio tener, como parte del equipo, a un fotógrafo oficial y de todas las películas hay fotos incluso antes de acabar el rodaje.

RECOMENDACIONES: Revisar el manejo de entrega de las fotos a los medios para mejorarlo en la medida de lo posible. Y esforzarse más en requerir esas fotos a la producción.

La tardanza en hacer llegar los materiales de prensa a los medios que no asisten

Esto sobre todo afecta a los medios vespertinos, que regularmente cierran la edición a las 9 de la mañana, pero la nota no llega hasta las 10:30 u 11:00 de la mañana, una vez que la nota post morten ha sido sancionada por el cliente.

RECOMENDACIONES: Vale la misma recomendación anterior, pero aplicable al material de apoyo.

La exclusión de muchos medios, en especial los digitales

Regularmente en la lista de correos (Mailing list) aparecen los medios escritos (periódicos) y las televisoras y algunos programas de televisión y digitales, pero casi nunca de entre estos, los más importantes. Se impone una revisión periódica de los listados, actualizarlos a la luz de nuevos criterios, de los cambios en la estructura mediática del país.

Hay periodistas que salen de los medios, medios que desaparecen o que cambian formatos y géneros de producción.

RECOMENDACIONES: Procurar todas las direcciones de los medios que no se han tomado en cuenta, privilegiando los de mayor incidencia, mayor número de visitas, más profundidad en sus criterios. Invitar institucionalmente a ADOPRESCI, que agrupa a los periodistas de cine y los críticos. Apelar a la asesoría de quienes conocen a esos contactos.

La ausencia de página web oficial

La costumbre se ha hecho ley: las películas dominicanas, salvo excepciones, no tienen página web. Las tienen películas independientes cuyos directores tienen conciencia del valor de este recurso de información y promoción con vistas a participar en festivales y en el otro extremo las pocas “super producciones” de temporadas (caso Colao, Que León y Los Leones, todas de Caribbean Cinemas). La presencia en la red se limita a páginas de Facebook, Instagram o Twitter, redes sociales que es válido usar, pero que resultan incompletas sin una web propia, además de un hecho que se suele pasar por inadvertido: las redes sociales nunca serán tomadas en cuenta por la historia.

RECOMENDACIÓN: Poner en línea la página web de la película, con toda la información básica: avances, producciones “fuera de cámara”, ficha técnica, sinopsis, entrevistas y otros contenidos. Dos ejemplos de uso adecuado de páginas web: Que León y Cocote

La cámara a puerta de cine

Es como obligar a hablar bien de lo que se acaba de ver. Generalmente es un recurso usado por productores que persiguen usar esas declaraciones para promoverla en televisión y las redes, pero pocas veces son sinceras y la manera de obtenerlas es compulsiva.

RECOMENDACIÓN: La recogida de opiniones no debe incluir a los críticos y periodistas de cine. Optar por seleccionar talentos y técnicos de otras películas, a personalidades, a público familiar concurrente y patrocinadores.

El caos de la “foto principal”, lo que no es un fallo de quienes convocan la premier. Generalmente es culpa de la falta de organización y el exceso de ego de los fotógrafos y camarógrafos que se agolpan unos sobre otros, en lugar de tomar cada uno su espacio, en orden, con una buena comunicación entre todos para que cada uno tome las imágenes a su tiempo y a su turno. No hay que tomar la foto principal, al mismo tiempo.

El público comprometido y “cómplice”. A estas circunstancias se agrega el hecho de que el crítico o cronista, debe ver la proyección con todo el equipo que ha hecho la película y sus familiares. Algunos críticos optan, para evitarse el ambiente que consideran viciado por este público comprometido y ver la película en tandas normales y tienen la ventaja de percibir una reacción natural de un público que ha pagado.

(Fuente de los carteles www.cinemadominicano.com de Félix Manuel Lora)

Esperamos tu comentario