Idolo de Shigir (Captura de pantalla)

La turba es un tipo de carbón ligero, esponjoso y de aspecto terroso que se forma en lugares pantanosos debido a la descomposición de restos vegetales. En la Siberia profunda la turba -que tiene propiedades antimicrobianas- un grupo de mineros rusos encontraron en una mina turbara tan hace poco tiempo como en 1890, una escultura realizada en madera de alerce, a la cual llamaron El ídolo de Shigir a una profundidad de 4 metros.

Wikipedia plantea erróneamente que el descubridor fue Josef Szombathy, el famoso arqueólogo austríaco, descubridor de la Venus de Wilendorf en 1908, casi 20 años después de la escultura siberiana que fue encontrada el 24 de enero de 1890.

El territorio donde fue encontrada la escultura pertenecía al Conde Alexéi Alexandrovich Stenbok Fermórov quien orientó de una vez enviarlo al Museo de Amantes del Conocimiento de Ural.

El ídolo de Shigir mide más de 5 metros de altura y se encuentra en el Museo Regional de Sverdlovsk (Rusia). Está cubierto con marcas, algunas de las cuales representaban rostros humanos pequeños, pero se desconoce su significado.

Muestra de la sala donde se encuentra expuesto el Idolo de Shigir (Fuente externa)

Un trabajo científico publicado en la revista ScienceDirect, plantea que la escultura, que cuenta en realidad con ocho caras, que dos veces antes había sido datada en fechas diferentes, la última de ellas en la década de 1990, esta vez con radiocarbono convencionales, había sugerido un contexto mesolítico. Sin embargo, una serie de resultados recientes de AMS (espectrometría de masas con acelerador) fecha el objeto cerca del comienzo del Holoceno o sea cerca de 10,000 años más antiguo. La fecha sorprendentemente temprana hace que el hallazgo sea la escultura de madera monumental más antigua del mundo.

El ídolo fue tallado enteramente hace más de 12.500 años de un árbol que ya tenía más de 150 años. Se reconstruyó a partir de los trozos que se encontraron, pero se calcula que llegó a medir más de 5 metros de altura.

 

EL rostro severo, misterioso del ídolo de Shigir (Fuente externa)

Los autores del nuevo trabajo, son los mismos que dataron con radiocarbono en la década de los 90. Ellos son Thomas Therberger de la Universidad de Göttingen, en Alemania, Mijail Zhilin del Instituto de Arqueología de la Academia Rusa de Ciencias y la también rusa Svetlana Zavchenko del Museo Regional de Sverdlovsk, en Ekaterimburg, Rusia.

«Aquí discutimos el hallazgo según aspectos como el trabajo en madera y el tipo de escultura y decoración en el contexto del Paleolítico Tardío al Mesolítico Temprano de Eurasia. Podemos demostrar que existe una larga tradición en el trabajo de la madera desde el Paleolítico Inferior y la escasa evidencia de objetos de madera del Paleolítico y Mesolítico se debe a las condiciones de conservación. Las figuras antropomórficas a veces están presentes en el arte glacial tardío y hay representaciones menos antropomórficas disponibles en el mesolítico temprano. Los patrones geométricos de la escultura de Shigir, como las líneas simples y los ornamentos en zigzag, son elementos comunes de la decoración del Paleolítico tardío y del Mesolítico temprano», expone el resumen de la investigación publicada en ScienceDirect.

El gran ídolo de Shigir (Fuente externa)

Según los investigadores, «los diferentes elementos de la escultura de Shigir se ajustan mejor al registro del arte glacial tardío al mesolítico temprano en Eurasia de lo esperado. Vemos esto como una confirmación de la fecha temprana de la escultura monumental».

«La figura demuestra una compleja expresión del comportamiento simbólico y el arte de los cazadores-recolectores de esa época. El único paralelo general de figuras antropomórficas monumentales de esa época puede mencionarse en el lejano yacimiento de Göbekli Tepe, en el este de Anatolia», concluyeron los científicos.

Científicos analizando el próximo paso con la escultura (Captura de pantalla)

Entre otras cosas esto demostró que El ídolo de Shigir, sugiere que las antiguas sociedades de los Urales eran más avanzadas de lo que se pensaba y desafía los conceptos que se tenían sobre el desarrollo humano. Que las personas que lo hicieron tenían habilidades para dar forma y tallar la madera; y que es poco probable que este artefacto haya sido el único objeto de su tipo.

Algo más que sugiere la escultura y su nueva edad, es que la sociedad de los cazadores-recolectores era dueña de rituales de evidente complejidad y por tanto eran capaces de expresar ideas y motivos artísticos de determinado nivel de sofisticación.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here