Embajador Olivio Rodríguez Huerta, ministro de Cultura Eduardo Selman y poeta José Mármol (Foto servida)

Colaboración de Emilia Pereyra

El poeta José Mármol expresó su intención de desmontar la vigencia del mito de la llegada tardía de movimientos o “ismo”s relevantes en Europa y en América al seno de la creación poética dominicana.

El también ensayista dijo que se puede demostrar la presencia temprana de aquellos conceptos, obras, movimientos y autores innovadores y posteriormente vanguardistas en el ambiente literario y cultural dominicano, pese al escaso desarrollo socioeconómico del país y los azares del patriotismo contra el anexionismo, la incertidumbre del caudillismo y las dictaduras de Ulises Heureaux y de Rafael L. Trujillo, además de dos intervenciones militares, dirigidas por los Estados Unidos, y otros sucesos.

Al dictar la conferencia “Tradición y ruptura en la poesía dominicana de los siglos XX y XXI. Dinámica de sus movimientos”, en el Instituto Cervantes, en el marco de celebración de la Feria del Libro de Madrid 2019, Mármol expresó que existe una compleja relación de ruptura dentro de la tradición y, aunque parezca paradójico, una tradición de rupturas, ambas convergentes en la evolución de la poesía dominicana durante el siglo XX y lo que va del siglo XXI, sustentadas en las ideas estéticas y la praxis poética de los creadores.

Añadió que esta dinámica afinca sus fundamentos originarios en la asimilación y rechazo de los “ismos” en boga, especialmente en Europa, en el siglo XIX.

Resaltó que desde los tiempos fundacionales de la literatura colonial en Santo Domingo, época que tiene su punto final en la denominada, por fallida, Independencia Efímera de Núñez de Cáceres de 1821, “la creación literaria en el país, como en toda Hispanoamérica, se acrisolaba en la adscripción, con aparente retraso, a lo que iba aconteciendo en Europa, especialmente en España”.

Argumentó que críticos e investigadores de fuste como Marcelino Menéndez y Pelayo, Dámaso Alonso, Guillermo Díaz Plaja, Pedro Henríquez Ureña, su hermano Max Henríquez Ureña y Emilio Rodríguez Demorizi, entre otros, lo confirman.


“Aunque confluyeran remanentes tardíos de movimientos estéticos europeos en América, no será sino hasta el advenimiento del modernismo a finales del siglo XIX y la imponente y singular figura de Rubén Darío, que el vector del impacto e influencia cambiará de dirección, yendo en este momento desde América hacia Europa. Relevancia significativa tendrán algunos de los precursores del modernismo como José Martí”, afirmó.

 Mármol manifestó que cuando en 1956, Carlos Federico Pérez, brillante ensayista y nieto del gran poeta José Joaquín Pérez, da a conocer su inconclusa obra “Evolución poética dominicana”, que comprende desde el siglo XVI hasta el modernismo y posmodernismo de inicios del siglo XX, lo que procura es, justamente, mostrar las avenencias propias del concepto poético puro con el de la evolución histórica.

 “De manera que, la noción de evolución en este autor remite a la articulación entre expresión estética de la poesía y los acontecimientos históricos precedentes o vigentes, ya fueran en la metrópoli o bien, en la república independiente y su entorno geográfico, cultural e histórico”, puntualizó.

Afirmó que en el prólogo, que data de 1987, a la segunda edición de la obra ensayística, Pedro Troncoso Sánchez afirma que Pérez ofrece una concepción orgánica del movimiento poético dominicano, subrayando que le destaca “su sentido evolutivo”, antes que enfocarlo como una simple sucesión cronológica de poetas.

Dijo que, según Troncoso Sánchez, la novedad de esta obra consiste en que el curso de los tiempos hace ver en la poesía dominicana “un crecimiento, un proceso de maduración,

Mármol disertó ante intelectuales y amantes de la literatura congregados en el Instituto Cervantes, donde fue presentado por la escritora y gestora cultural Minerva del Risco.

Al iniciar su discurso, agradeció al embajador de la República Dominicana en España, Olivo Rodríguez Huertas, y los coordinadores del programa y de la delegación intelectual y cultural dominicana en la Feria del Libro de Madrid 2019, por la invitación a exponer en la especial ocasión.

También tuvo palabras de agradecimiento para al Instituto Cervantes, en la persona de su director, el poeta Luis García Montero, por brindar facilidades en el hermoso palacio en que se realizó la conferencia. Por su lado, García Montero resaltó los valores literarios de la obra de Mármol.

Esperamos tu comentario