Pedazo de satélite en el mar (fuente externa)

 

Un poema raro cae a los pies del poeta

como una cáscara del cielo.

Un poema realmente raro es aquel

en el que el poeta no se reconoce

a sí mismo y si corta la tarjeta de créditos

si llaman las vacas, cimbran los anzuelos

o llama la jefa bruja que se atraganta de zetas

uno manda todo al carajo y efectivamente

quien se va al carajo es el poeta.

No existe nada menos práctico que un poeta.

¿Para qué sirve un poeta? ¿Qué solución

ofrece un poeta a cualquiera de los problemas

de este mundo? Un poeta es algo

realmente raro. Ya las mujeres no fingen

orgasmos, saltitos en el estómago

con lo que diga un poeta.

Un poeta raro es algo que cae del cielo

como los restos de un satélite

a los pies de un transeúnte

que ni siquiera mira que en el lago

junto a las flores de nenúfares, borbotea

un poco de humo de lo que fue Poesía.

 

@alfonsoquinonesm

21 de julio 2016, Costa Azul, Santo Domingo.

Pedazo de satélite en el mar

 

Esperamos tu comentario

Alfonso Quiñones (Cuba, 1959). Periodista, poeta, culturólogo, productor de cine y del programa de TV Confabulaciones