Mar de plásticos (Fuente externa)

El sábado, Panamá se convirtió en la primera nación centroamericana en prohibir las bolsas de plástico de un solo uso para tratar de frenar la contaminación en sus playas y ayudar a abordar lo que las Naciones Unidas han identificado como uno de los mayores desafíos ambientales del mundo.

La nación istmo de aproximadamente 4 millones de personas se unió a más de 60 países que han prohibido total o parcialmente las bolsas de plástico de un solo uso, o introdujeron impuestos para disuadir su uso, incluidos Antigua y Barbuda que las prohibió desde 2016, Argentina, Chile y Colombia.

La medida que ayudará a reducir el volumen de la basura marina que afecta al océano Pacífico y el mar Caribe, el segundo más contaminado por plásticos a nivel mundial, informó el Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA) hace un año.

La nueva ley podría reducir hasta en un 20% el uso general de plásticos en el país, pionero en la región en unirse a la campaña Mares Limpios del PNUMA. Los negocios que incumplan con la normativa serán multados y ese dinero se utilizará para financiar programas de reciclaje y educación ambiental.

Pacas de bolsas de plástico usadas (Fuente externa)

Según la agencia Reuter los supermercados, las farmacias y los minoristas en Panamá deben dejar de usar las bolsas de plástico tradicionales de polietileno inmediatamente, mientras que las tiendas mayoristas tendrán hasta 2020 para cumplir con la política aprobada en 2018. Se pueden aplicar multas por incumplimiento, pero hay excepciones para el uso de bolsas de plástico. Por razones sanitarias, como con los alimentos crudos.

En las calles de la ciudad de Panamá, los letreros con la frase “menos bolsas, más vida” recordaron a los transeúntes que la medida había entrado en vigencia.

No es secreto los daños que este tipo de bolsa al entrar en los ríos y mares producen sobre todo para la vida animal, hace poco una ballena fue encontrada muerta tras ingerir unas 60 bolsas plásticas. Es ya común encontrar aves, tortugas, focas, peces de distinto tamaño, que se enredan o ingieren los restos de bolsas de plástico, sobre todo en América Latina, una de las regiones con mayor biodiversidad del mundo. Precisamente las costas de Panamá, la constituyen hoy día, numerosas playas de basura plástica, especialmente cerca de las zonas pobladas.

Según el informe New Plastics Economy publicado por Ellen MacArthur Foundation en 2016, se espera que hacia el 2050 los océanos tengan más plásticos que peces en cuanto a peso específico; y la industria del plástico estaría consumiendo el 20% de la producción petrolera.

Mientras tanto, en República Dominicana la lucha contra la contaminación del medio ambiente en general podría catalogarse de débil y aunque el estado ha firmado acuerdos internacionales y en general tiene más o menos clara la política medio ambiental, las acciones están en manos, mayormente, de la iniciativa de organizaciones no gubernamentales. Se desconoce si existe alguna iniciativa parecida a la de Panamá en alguno de los estamentos del estado dominicano en curso.

Esperamos tu comentario