La presidenta del jurado de la Mostra de Venecia de este año, la importante directora argentina Lucrecia Martel, ha sido la seleccionada para decir las palabras de homenaje al español Pedro Almodóvar al recibir el Leon de Oro de Venecia honorífico.

En mas de una ocasión Lucrecia Martel tuvo que detener su discurso por la emoción.

Al final de las palabras y al subir a recibir el premio, el creador de la estética del cine español mas influyente de las últimas décadas, se fusionó en un fuerte abrazo con la cineasta latina que había terminado con las siguientes palabras: «Ahora que la ultraderecha se levanta en el mundo como si nada hubiese pasado, ahora más que nunca te necesitamos, porque seguimos mojando nuestras bikinis en un mar de muertos».

Durante la rueda de prensa ofrecida con motivo del premio, antes de recibirlo, Almodóvar recordó algunos momentos de sus pasos por la Mostra de Venecia: «Debuté en Venecia de manera internacional y estar aquí ya me parecía milagroso. De hecho, casi fue un milagro que la película fuera seleccionada, porque al presidente del jurado no quería en absoluto que estuviera en el Festival. Era Gianluigi Rondi y le parecía una película muy obscena, afortunadamente los problemas trascendieron a la prensa y fue imposible sacarla. Eso generó empatía generalizada y de la prensa, lo que es un muy lindo recuerdo».

«Con Mujeres al borde de un ataque de nervios fue una gran fiesta. Ganamos el premio al mejor guion y tengo la imagen de mirar a las actrices, una imagen de una España que salía a la modernidad luego de 40 años de una dictadura», afirmó, según el despacho para la prensa del festival de cine más antiguo del mundo.

Dolor y gloria, la más reciente obra de Almodóvar, una revisitación de su propia vida, sobre todo de la infancia, protagonizada por Antonio Banderas y Penélope Cruz, era para muchos clara ganadora de la Palma de Oro en Cannes, que finalmente obtuvo la surcoreana Parásito, una estupenda historia de humor negro.

Esperamos tu comentario