Viajeros de todas partes del mundo pasan diariamente ante dos grandes murales (Fuente externa)

Hace pocos días, regresando del Festival de Cannes me detuve una vez más, como hago un instante cada año, ante uno de los enormes murales que están en la terminal 4 de Barajas, donde se toma el tren automático que dura 4 minutos hasta llegar a la nave central del gran aeropuerto que en los años 70 era un pequeño edificio de dos plantas. AL lado derecho, abajo, está la firma del gran pintor ecuatoriano Oswaldo Guayasamín, quien cumpliría 100 años el próximo 6 de julio.

A su muerte en 1999, Guayasamín fue declarado Pintor de Iberoamérica, es el autor de esos grandes murales para una terminal enorme por donde pasan casi cuatro millones de personas al mes. En el 2017, según datos oficiales fueron mas de 3 millones de personas en el mes de diciembre.

Este jueves 14 de junio esos murales que suman 120 metros de arte, cumplen 37 años de haber sido inaugurados por el pintor ecuatoriano. Una obra que el quiso que fuese «una llamada a la unidad entrañable entre Hispanoamérica y España», según dijo entonces.

Composición fotográfica con ambos murales de Guayasamín (Fuente externa)

Uno de los dos murales está situado a la llegada de los vuelos de América Latina y otro a la llegada de los vuelos del resto de España; uno refleja lo que era América antes de la llegada de los españoles, con sus leyendas, mitos y personajes principales, otro lo que España llevó a América durante la conquista. La obra fue y encargo del expresidente Felipe González.

El mundo precolombino, es el principal motivo del panel del mural centrado en América y en él aparece un indio tocando el rondador (flauta de tubos), además de «el misterio de las máscaras».El dedicado a España refleja la danza mediterránea con el símbolo de dos manos, la del conquistador y la del indígena, además de la representación de un guitarrista.

Oswaldo Guayasamín fue un pintor que llevaba por dentro de su voz tenue, de pintor que grita con imágenes, toda la borrasca secular de los gritos de los pobladores originarios de la tierra que lo vio nacer.

Este martes 11 de junio, su hija Berenice ha inaugurado una exposición en la madrileña Galería Sánchez Bustillo, que marca el punto de salida de una serie de eventos para festejar la vida del gran pintor ecuatoriano, sobre la cual ha dicho «Su obra no necesita traducción, ni explicación, habla por sí misma».

Oswaldo Guayasamín en la inauguración de sus murales hace 37 años (Fuente externa)

Se trata de un programa de actividades organizado por la Fundación Guayasamín y la Embajada de Ecuador en España, que estará compuesta por conferencias, mesas redondas y otros eventos culturales.

El artista no pudo ver terminada su gran obra, La Capilla del Hombre, en la que trabajó durante sus últimos 20 años de vida, una gran construcción de dos plantas con un cono de bronce, inspirada en el «Templo del Sol», construido por los incas hace 3.000 años. La Capilla del Hombre es un conjunto de edificaciones donde se busca evocar la historia americana, de México a la Patagonia, y desde la época precolombina, representada fundamentalmente por las culturas maya-quiché, azteca, aymara e inca, hasta la actualidad.

Esperamos tu comentario