Museo de las Atarazanas Reales (Fuente externa)

La Organización Mundial del Turismo (OMT) y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) han preparado un nuevo conjunto de directrices centradas en la reactivación responsable del turismo cultural, aprovechando la energía de la cultura y la creatividad en la recuperación turística.

Ambos sectores, el turístico y el cultural, pueden trabajar juntos para garantizar un acceso inclusivo al patrimonio, al tiempo que los países de todo el mundo se recuperan de la pandemia, dice un comunicado publicado en www.unwto.org.

La OMT invitó a la UNESCO a contribuir a la elaboración de UNWTO Inclusive Recovery Guide, Issue 2: Cultural Tourism (Guía de la OMT para la recuperación inclusiva. Número 2: Turismo cultural). Se trata del segundo conjunto de directrices relacionadas con el impacto sociocultural de la COVID-19 que publica la OMT y seguirá revisándose a medida que evolucione la situación.

Esta publicación se nutre de las perspectivas y conocimientos de los dos organismos de las Naciones Unidas para analizar las repercusiones de la pandemia en sus respectivos sectores. El análisis muestra cómo la pérdida de ingresos ha afectado gravemente a las comunidades, al patrimonio protegido y a los eventos, espacios e instituciones culturales, a la vez que debilita la competitividad de los destinos y la diferenciación de los mercados.

Las directrices sobre turismo cultural subrayan también la necesidad del apoyo de los responsables públicos para que la cultura tenga una presencia relevante en los planes de emergencia y contingencia de los destinos turísticos.

Las nuevas directrices insisten igualmente en que la OMT apremie además al sector del turismo cultural a crear estructuras participativas de gobernanza, que reúnan a artistas, creadores, profesionales del turismo y la cultura, el sector privado y las comunidades locales para mantener un diálogo abierto e intercambiar datos y soluciones en tiempo real. El documento defiende asimismo una mejor conexión entre el mundo urbano y el mundo rural para garantizar que los beneficios que aportan la cultura y el turismo puedan disfrutarse lo más extensamente posible.

Una cifra espeluznante de la pandemia: el 90% de los países han optado por cierre total o parcial de sus sitios del Patrimonio Mundial. En muchos casos, lugares de especial significación para la humanidad han sido cerrados al público por primera vez en muchas décadas. Al mismo tiempo, la pandemia subrayó la relevancia tanto del turismo como de la cultura. La caída repentina de las llegadas de turistas se ha dejado sentir en todo el globo, mientras millones de personas han usado las experiencias culturales virtuales como consuelo e inspiración.

La publicación de las directrices llega en el contexto del Año Internacional de la Economía Creativa para el Desarrollo Sostenible 2021, una iniciativa de las Naciones Unidas diseñada para reconocer que diferentes manifestaciones de la cultura, entre ellas el turismo cultural, pueden contribuir a impulsar los Objetivos de Desarrollo Sostenible del Turismo (ODS).

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here