La imagen que teníamos a través de los muñequitos de vampiros colgando como murciélagos del tamaño de personas, no era mentira. O no del todo. Es posible que en el pasado existieran este tipo de mamíferos alados mucho más grande que los de hoy.

Zorro Volador Filipino colgando de un árbol (Fuente externa)

Las imágenes que van a ver fueron tomadas en Filipinas y muestran estos animales gigantes que llegan a medir entre 1,5 y 1,7 metros de envergadura (es decir con las alas abiertas). Científicamente se denominan Acerodon Jubatus, son conocidos como murciélagos diadema y popularmente les llaman «zorro volador filipino» y realmente, según afirman, no representan ningún peligro para los humanos ya que se alimentan principalmente de frutas. El rostro no es tan terrorífico como otros «vampiros», sino que por sus ojos, por las orejas grandes y el hocico parecido al de un zorro, así como la lana que los cubre, se ven mucho menos agresivos.

Zorro Volador filipino con cría, en pleno vuelo (Captura de pantalla)

Están desprovistos de cola y de ecolocalizador, de ahí sus ojos grandes y brillantes que les permite ver de día. Pertenecen al orden de los Chiroptera, a la familia Pteropodidae, a la subfamilia Pteropodinae y al género Acerodon. La fruta que más les gusta es el higo. El macho es de mayores dimensiones que las hembras. Posee un corto pelaje marrón rojizo en el dorso que se observa más oscuro en partes de la cabeza y la superficie inferior del cuerpo.

La especie es más común de lo que se piensa y se encuentra en peligro de extinción, porque hay quienes lo cazan para obtener su carne. Este tipo de animal se encuentra en zonas arboladas de las selvas de Maitum, en la provincia de Sarangani.

Ejemplares colgando en una casa (Fuente externa)

Es endémica de Filipinas y está presente también en las islas de Cebú, Bohol, Leyte, Polillo, Borácay, Mindanao, Luzón, Mindoro y Negros, entre otras. Habita los bosques y prefiere pasar la vida en los acantilados de difícil acceso humano, en las laderas y entre árboles y manglares. Sus refugios se sitúan desde el nivel del mar hasta 1,100 metros de altitud, aunque también gusta de ubicarse cerca de los campos agrícolas y de corredores fluviales.

La foto mostrada por el twittero @AlexJoestar622 está conformada desde una perspectiva que tal pareciera que casi roza la moto, sin embargo, el Zorro Volador se encuentra en primer plano y la moto en segundo, por lo que el tamaño del mamífero parece ser mayor (Foto tomada de Twitter)

El usuario de Twitter @AlexJoestar622 fue quien colgó las fotos que acompañan este trabajo, imágenes que se han viralizado. Junto a una de ellas escribió “¿Se acuerdan cuando les decía que en Filipinas hay murciélagos del tamaño de una persona? Esto es de lo que estaba hablando”.

Debido al impresionante tamaño del mamífero, muchos usuarios comenzar a dudar de su autenticidad.

Un ejemplar bien grande comiendo frutas (Fuente externa)

Según una publicación de National Geographic, esta es la especie de murciélago más grande del mundo.

Existen más de 1,300 especies de murciélagos en el mundo, inclusos otros considerados gigantes, pero que se quedan pequeños ante los de Filipinas, como el «Falso Vampiro Lanudo», y el «Vampiro Spectrum», ambos de México, que sì son carnívoros. En Australia, donde meses atrás murieron varios miles, existen también los «zorros voladores de cabeza gris», pero son pequeños, en relación con sus parientes filipinos, pues lo más que suelen llegar a medir son unos 30 centímetros.  Pero estos de Filipinas, en realidad son excepcionales. Y son un enigma cómo pudieron desarrollarse tan diferentes a los de otros países.

También existen en la isla de Bali.

Sus alas desplegadas pueden llegar a medir dos metros de envergadura y más. Y aunque de día andan solitarios, en la noche se reúnen para formar campamentos de hasta un millón de ejemplares. Normalmente son muy castigados en Filipinas también porque arrasan en una noche con una cosecha de un campo de mango, por ejemplo. Son mamíferos y andan con sus bebés volando, enganchados de su abdomen como si fuesen canguros, hasta que estos tienen tres o cuatro meses y pueden volar por si mismos.

 

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here