La parte rusa de la Estación Espacial Internacional (cortesía de Roskosmos)

MOSCU. La discusión acerca del hueco que apareció en el baño de la parte rusa de la estación espacial Internacional no iba a ser discutida durante la suspendida visita a Estados Unidos de Dmitri Rogozin, jefe de la agencia espacial rusa Roskosmos.

Según expresó el funcionario a la agencia RIA Novosti, la parte rusa ya ha entregado todos los materiales sobre este tema a la NASA. La visita de Rogozin a los EE. UU. estaba programada para febrero, pero luego la NASA informó a Roskosmos acerca de posponer el viaje por tiempo indefinido. Una fuente de la industria espacial y de cohetes dijo a RIA Novosti que el viaje de Rogozin podría cancelarse completamente, no posponerse, debido a la posición de «ciertos círculos políticos». Roskosmos dijo que están esperando una aclaración de la NASA.

El pasado viernes el administrador de la agencia espacial estadounidense, Jim Bridenstine, dijo al diario The Washington Post que había cancelado la invitación de la visita, prevista inicialmente para febrero. Explicó que tomó esta decisión ante las protestas de «numerosos senadores sugiriendo que no era una buena idea» la visita rusa.
«Quise tomar en cuenta los intereses de los senadores y por ello he retirado la invitación» a Rogozin, quien aún no ha recibido una comunicación oficial.

Probablemente la protesta de los senadores tenga que ver con el hecho de que Rogozin fue sancionado por el gobierno de Barack Obama siendo viceprimer ministro, en respuesta a las acciones militares del gobierno ruso contra Ucrania. Por lo tanto hubiese necesitado para viajar una exención de la sanción.

Dmitri Rogozin, jefe de Roscosmos (cortesía de RIA Novosti)

La visita de Rogozin estaba dirigida a estrechar las relaciones entre la NASA y Roskosmos, sobre todo después del incidente del hueco hecho por manos de algún miembro de la tripulación, y también después de que Bridenstine (quien había asumido su cargo en mayo) viajara en octubre pasado a Moscú y al cosmódromo ruso de Baikonur, en Kazajastán.

Las fugas de aire en la EEI se registraron el 30 de agosto. La caída de presión fue insignificante, por lo que solo se informó a la tripulación de la estación por la mañana. Más tarde, quedó claro que la fuga se produce en la nave Soyuz MS-09. El agujero en sí fue descubierto por el cosmonauta alemán Alexander Gerst. Ya durante las primeras negociaciones con la Tierra, los astronautas estaban convencidos de que el agujero se hizo con un taladro.

En Roskosmos creían que esto podría ser un agujero de un micrometeorito. La noche del mismo día, los astronautas cerraron el agujero con el equipo de reparación de Hermetall. La comisión interna de RSC Energia no pudo encontrar la causa en la cadena tecnológica de la Tierra, por lo tanto, a mediados de septiembre, Roscosmos formó una comisión especial. Además, las agencias policiales se encargaron de la investigación.

Durante el primer encuentro, de Bridenstine y Rogozin, el administrador de la NASA aseguró entonces que Rusia tendrá un papel en los planes de la agencia estadounidense de exploración espacial, como la vuelta a la Luna y la exploración de Marte.

La NASA ha ofrecido a Roskosmos participar en la construcción de una plataforma lunar, denominada Gateway, pero aún se desconoce el papel exacto de la agencia rusa en el proyecto. Tampoco en la futura misión tripulada a Marte que de igual modo involucraría a Rusia.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here