Rubem Fonseca ante un busto de sí mismo (Foto cortesía de EFE)

Rubem Fonseca, el cuentista que revolucionó la narrativa brasileña murió el pasado 15 de abril a los 94 años de edad.

El célebre escritor sufrió un infarto mientras se encontraba en su apartamento, ubicado en el barrio de Leblon, de Río de Janeiro, según informes de su familia al diario O Globo. Fue trasladado al Hospital Samaritano donde falleció, a un mes de cumplir 95 años.

Cuentista, guionista, novelista y periodista, Fonseca se había iniciado en 1952 como policía en un barrio de Río de Janeiro, experiencia de la cual bebió para inmortalizar sucesos y personajes en varios de sus libros. Viajó a EU para estudiar y especializarse como policía y estudió administración de empresas en Boston.

A partir de 1963 con el libro Los prisioneros, que ganó el premio del Pen Club do Brasil, desarrolló un estilo seco, áspero y directo, donde expuso la lujuria sexual y la violencia humana, en un mundo donde marginales, asesinos, prostitutas, delegados y pobres se entremezclaban.

Eb 2008 publicó el libro de crónicas La novela murió, y en 2011 sus memorias bajo el título José. Fue autor de 17 libros de cuentos y 11 novelas. En 1968 obtuvo el segundo lugar en el Concurso Nacional de Cuentos de Paraná. En 2003, recibió el Premio Camões, el más prestigioso reconocimiento literario en lengua portuguesa.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here