Quino con Mafalda (Fuente externa)

El maestro del humor iberoamericano, conocido en el mundo entero con su sobrenombre de dos sílabas métricas, Quino, ha fallecido este miércoles a los 88 años de edad, según dio a conocer su editor Daniel Divinsky en un tuit.

Desde Argentina, Quino marcó generaciones con su irreverente heroína Mafalda, cuyas aventuras dibujó entre 1964 y 1973.

Dueño de una línea de finura gráfica de tinta de humor corrosivo, Quino estaba dotado de un ojo asustado, siempre vivaz, para las noticias de su tiempo, las que enseguida denunciaba en sus relatos sobre la estupidez de la naturaleza humana y el egoísmo. Tanto fue así que ejerció influencia en muchos autores de cómics en el mundo, que se atrevieron a despedirlo con maravillosos homenajes en las redes sociales, como este que hizo el francés Terreur Graphique.

Terreur Graphic dijo adiós a Quino a través de Mafalda (Captura de pantalla)

Nacido en 1932 en Mendoza (Argentina), Quino, cuyo nombre real era Joaquín Salvador Lavado Tejón creció en una familia de republicanos españoles que habían emigrado a Argentina. Su abuela, una de las figuras del Partido Comunista de España (PCE), le permitió cultivar un espíritu de protesta desde muy pequeño. A lo largo de su carrera, y mucho después de la publicación de Mafalda, denunció la guerra, la dictadura y la corrupción, temas que convirtió en uno de los ejes centrales de su obra. Sin embargo, su apasionado compromiso se fue desvaneciendo con los años, revelando mucha amargura en sus últimas entrevistas. En 2014, se definió como «un pesimista que tiene, a pesar de todo, la ilusión de que su trabajo puede marcar la diferencia».

Mafalda, una obra eterna

Quino eligió su sobrenombre en su primera infancia, para distinguirse de su tío Joaquín Téjón, diseñador gráfico a quien atribuyó su vocación. Ingresó a las Bellas Artes a los 13 años, antes de huir de allí, aburrido de las instrucciones que limitaban su creatividad. A partir de 1950 publicó numerosos relatos en revistas argentinas, antes de crear en 1964 para las páginas del semanario argentino Primera, la que sigue siendo su creación más famosa y que lo hizo trascender en el mundo: Mafalda. Todo comenzó con un pedido de publicidad para una línea de electrodomésticos, según recordó en una entrevista para Télérama en 2014:

«Dibujé doce cuentos protagonizados por una familia media, una pareja con hijos. Pero los periódicos los rechazaron, porque el objetivo publicitario de la marca era demasiado obvio … Lo guardé todo en un cajón, hasta que cuando un amigo me pidió que colaborara en la revista Primera Plana. Cambié lo que había hecho, llamé a la pequeña de la familia Mafalda. Comencé esta historia sin la menor idea orientadora. . Como ya no tenía que alabar las virtudes de una aspiradora, puse a Mafalda gruñona, hosca. ¡Fue una venganza inmediata! Fue entonces en 1963, no tenía ni idea de que iba a dibujar a esta pequeña niña por diez años más … »

Procedente de la clase media argentina, Mafalda es un personaje iconoclasta que, a pesar de su corta edad, desarrolla una visión del mundo muy antisistema. Quino dijo que se inspiró en Peanuts de Charles M. Schulz.

Peanuts (Fuente externa)

Mafalda abordó, aborda, seguirá abordando temas serios y seguirá indignada por la evolución del mundo y las relaciones internacionales. Ella denunció y sigue denunciando la corrupción, la guerra y las desigualdades entre pobres y ricos. También participó y seguirá participando en la defensa del medio ambiente y denunció y seguirá haciéndolo contra el sexismo empresarial. Tantos temas que cincuenta años después siguen siendo tan relevantes como siempre.

“Me sorprende ver que mis dibujos hechos hace 40 o 50 años corresponden a temas contemporáneos. Así, el año pasado se estrenaron en Italia episodios de Mafalda, desglosados ​​por temática, política, economía … Y ¡era increíble cómo los dibujos parecían referirse directamente a la campaña de Berlusconi! ”, Dijo Quino a la AFP en 2014.
Preguntado por el éxito de su pequeña heroína, Quino vio en ella la chispa que podía infundir esperanza en un mundo deprimido y deprimente: “¡No tenía [al principio] ni idea de lo que era Mafalda! que representa para sus lectores una aspiración a un mundo mejor. Sus ideas y comentarios fueron -y siguen siendo, creo- el espejo de las preocupaciones sociales y políticas del mundo ”, había analizado en las páginas de Télérama.

Del exilio forzado al triunfo de la democracia

Mafalda es «un paréntesis en mis sesenta años de carrera», dijo su autor alguna vez. Dejó de dibujarla en 1973, cansado por el ejercicio repetitivo de la tira y persuadido de haber agotado el tema. Se dedicó al dibujo del humor, entre la política y la poesía. «¡Cuando detuve [a Mafalda], me llamaron asesino!», Recordó en Le Monde en 2004. Nunca tuvo ningún remordimiento por haber parado una serie tan amada: «Para mí, es un pasado que se fue», juzgó entonces. Nacida en la efervescencia romántica de la década de 1960, cuando la sociedad estaba convencida de que triunfarían las ideas progresistas, la serie finalizó en la década de 1970, en plena desilusión por el triunfo del sistema y el surgimiento de dictaduras en América del Sur.

En 1976, Quino se exilió con su esposa Alicia en Italia y luego en España después del golpe militar en Argentina. Un período difícil para el diseñador, que a pesar de todo vio a su heroína Mafalda desde la distancia, dando esperanzas con sus tiras de protesta, que escapaban a la censura de la junta militar. Regresó a Argentina luego de cuatro años de ausencia. El estado de ánimo había cambiado. Faltaban decenas de periodistas, desaparecidos. Quino volvió a los dibujos animados, pero su dimensión política era inquietante. En otros países de América del Sur, como Chile, Bolivia y Brasil, Mafalda, considerada revolucionaria, estaba prohibida. Bajo Franco, en España, Mafalda era solo para adultos.

Reconocido mundialmente gracias a Mafalda, Quino vio el éxito de su personaje como una maldición, que volvió invisible el resto de su trabajo. Se negó a dibujarlo en los anuncios, así como en todas las propuestas de adaptación al cine y al teatro. Solo aceptó el inicio de una versión de dibujos animados, cuyo lanzamiento en 1984 coincidió con el regreso de la democracia en Argentina. Su éxito es considerable y convierte a Quino en una figura pública importante en el país: «En el Cono Sur, soy un poco raro, como que pertenezco a todos, así que respondo. Si no hablo con la radio, se enojan conmigo. Pero si hablo demasiado, me critican por usar el humor para abordar temas trágicos. Siempre hay que saber estar en equilibrio ”, deslizó a Le Monde en 2004.

A finales de 2017, tras el fallecimiento de Alicia Colombo, su esposa, Quino regresó a Mendoza donde vivió su infancia y su adolescencia. Se le vio en sus paseos diarios en silla de ruedas acompañado por un pariente.

Quino, visto por sí mismo

En julio pasado cumplió 88 años de edad y lo celebró junto a su familia, con torta de dulce de leche, pastas y vino tinto, según fuentes argentinas.

En 2018, el viejo dibujante se opuso firmemente al uso de Mafalda por parte de los activistas antiaborto en Argentina. Mafalda que ahora mismo anda por los 56 años de edad sigue siendo la misma niña irreverente, sarcástica y profunda de siempre, solo que ahora entra en la orfandad. Mientras haya injusticia en el mundo, Mafalda seguirá siendo necesaria.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here