Cry Freedom es una memorable película realizada por Richard Attenborough en 1987, que desnuda la violencia del apartheid en Sudáfrica.

Para muchos jóvenes millenials quizás la palabra apartheid, así como la palabra holocausto, les resulte ajena y vacía de significados. Sin embargo, esta película, cuyo trailer colocamos en este texto para que pueda ser visto, habla por sì solo.

Cry Freedom en su momento fue un impulso basado en hechos reales, para visibilizar el nivel de abuso, la violencia y la vergüenza mundial que significaba el apartheid y la lucha de los negros sudafricanos que desembocó en la eliminación de ese horrendo sistema y la edificación de una nueva Sudáfrica.

La película se rodó en el vecino Zimbabwe y, aunque no se prohibió en Sudáfrica, los cines que proyectaban las películas se enfrentaron a amenazas de bomba. Según la base de datos de películas de Internet, la película fue incautada por las autoridades el 29 de julio de 1988. En algunos casos, hubo informes de que las copias impresas de las películas fueron arrancadas de los proyectores de cine y la película permaneció invisible en Sudáfrica hasta 1991.

Ahora Jonas Gwangwa, el autor de la música de ese magnífico filme, protagonizado por Kevin Kline y un joven Denzel Washington, ha muerto en su natal Sudáfrica. Tenía 83 años de edad y falleció el 23 de enero, de causas desconocidas.

La música de esta película habla de un creador de profunda sensibilidad y de gran profesionalismo, que fue conocido además por hacer jazz y música popular donde fusión sabiamente sonoridades del amplio folclor africano con ritmos contemporáneos de los años a unos 60 años de vida musical.

Gwangwa falleció el mismo dia del tercer aniversario de la muerte de la leyenda del jazz de Sudáfrica Hugh Masekela y de la leyenda de Zimbabwe Oliver Mtukudzi.

El presidente Cyril Ramaphosa, de Sudáfrica, rindió homenaje a Gwangwa, con estas palabras: «Jonas Gwanga asciende a nuestra gran orquesta de ancestros musicales cuyo genio creativo y dedicación a la libertad de todos los sudafricanos inspiraron a millones en nuestro país y movilizaron a la comunidad internacional contra el sistema del apartheid.

«En nuestra hora de duelo por la pérdida de muchas vidas preciosas a nuestro alrededor, oramos también para que el alma de Jonas Gwangwa descanse en paz».

Gwangwa había nacido en Orlando East, Soweto, y canciones suyas como Morwa y Kgomo (una canción de bodas) fueron verdaderos himnos por su arraigada popularidad.

Había ganó relevancia tocando el trombón con The Jazz Epistles, una agrupación musical de corta duración que le abrió las puertas a nuevas aventuras musicales. En la década de 1960, comenzó a ganar notoriedad en los Estados Unidos, y en 1965 apareció en un concierto de «Sound Of Africa» ​​en el Carnegie Hall, junto a Miriam Makeba, Hugh Masekela y Letta Mbulu. A pesar de su fama internacional, el gobierno del apartheid no lo veía favorablemente y se vio forzado al exilio en la década de 1970.

Primero se fue a los Estados Unidos, pero a fines de la década de 1970 y gran parte de la de 1980 radicó en Gaborone, Botswana, donde fundó la banda Shakawe que incluía a los músicos sudafricanos Steve Dyer, Dennis Mpale, Tony Cedras y los músicos locales de Botswana Rampholo Molefhe, Whyte Kgopo, Bonjo Keipedile, Tsholofelo Giddie y Japie Phiri. Durante su estadía en Gaborone, Gwangwa se involucró en el MEDU Art Ensemble, una colección de músicos, artistas visuales y escritores anti-apartheid, trabajando junto con otros exiliados sudafricanos basados ​​en Botswana como Keorapetse Kgositsile, Baleka Mbeta, Tim Williams, Thami Mnyele y Mongane Wally Serote. Durante la incursión transfronteriza de la Fuerza de Defensa Sudafricana (SADF) del 14 de junio de 1985 en Gaborone, que mató a los miembros de MEDU Mnyele, Mike Hamlyn y otros diez, así como el bombardeo de una casa recientemente desocupada por el líder de MEDU Williams, Gwangwa creyó que él y otros artistas exiliados eran el objetivo del gobierno del apartheid y tuvo que huir nuevamente.

De 1980 a 1990, a petición de Oliver Tambo, líder del Congreso Nacional Africano en el exilio, lideró Amandla, el conjunto cultural del ANC, agrupación en la cual reunió a los músicos sudafricanos exiliados en Angola y realizó una gira por más de 40 países con ‘Amandla the musical’, una historia de la lucha de Sudáfrica contra el apartheid contada en forma de teatro musical.

Su más importante impacto internacional le llegó con la oportunidad de componer la banda sonora de la película Cry Freedom (1987) y, por supuesto, en la 60ª gala anual de los Premios Oscar en 1988, donde interpretó su canción nominada Cry Freedom. Ese mismo año actuó en el tributo al 70 cumpleaños de Nelson Mandela en el estadio de Wembley. En 1991, regresó a Sudáfrica y en 1997 compuso el tema de su candidatura olímpica.

Ha sido tal la huella de Gwangwa en la música africana que recibió un tributo como tema de la composición «Retrato de Mosa Gwangwa» de Johnny Dyani, que apareció en el álbum Angolian Cry de Dyani en 1987.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here