Elinor Ostrom recibe el Premio Nobel de Ciencias Económicas, de manos del Rey Carlos XVI Gustavo de Suecia, en el Stockholm Concert Hall , 10 de diciembre del 2009 (Cortesía AFP)

LONDRES. Los premios en el mundo científico son importantes, porque entre otras cosas, permiten que los organismos que subvencionan investigaciones científicas se fijen en quienes hacerlo, y claro está, los premios influyen de un modo u otro en la dirección que toman las investigaciones, y además de reconocimiento ante la sociedad, le ofrecen al científico el campo magnético que les permite flotar hacia nuevos éxitos.

La verdad es que pocas mujeres pueden gozar de estas mieles, según demuestra un trabajo publicado en la revista Nature. Desafortunadamente, los principales premios científicos están inclinados de manera preferencial hacia los hombres. Claro, los hombres son los que casi siempre encabezan la lista de autores de investigaciones científicas. De hecho, según el texto, las investigaciones de las autoras prominentes atraen menos citas que los de autores conocidos.

Baste saber, por ejemplo, que Elinor Ostrom es la única mujer que ha ganado un Premio Nobel de Economía, hecho ocurrido en 2009; la matemática Maryam Mirzakhani sigue siendo la única mujer ganadora de la Medalla Fields (premio recibido en 2014). En 55 años solo una mujer ha recibido el Premio Nobel de Física: Donna Strickland, lo que sucedió en el 2018.

Entre los ganadores de premios en biomedicina de 1968 a 2017 (medio siglo), de una lista de 525 premios, fueron ganados por 2,738 hombres y apenas por 437 mujeres.

Las diferencias continúan para los premios de mayor valor, y en 628 premios obtenidos, solo el 14.6% de los beneficiarios fueron mujeres. En general, las ganadoras de premios femeninas recibieron un promedio de 64.4 centavos del premio en efectivo por cada dólar que recibió un hombre (en promedio, las mujeres recibieron US$161,782 en comparación con $ 251,115 para hombres). Las ganadoras de premios femenino recibieron, en promedio, 60.2 centavos de dólar por cada premio en efectivo que un hombre recibió, o $64,467 por cada mujer ganadora, en comparación con $107,091 por cada ganador masculino.

 

Problema de prestigio

Las mujeres ganan menos premios prestigiosos que los hombres. Según el estudio, del 50% de los premios más prestigiosos, las mujeres recibieron solo el 11.3% de los premios en el último medio siglo. De hecho el porcentaje de mujeres reconocidas fue del 5,1% entre 1968 y 1977, y del 17,4% entre 2008 y 2017.

Los investigadores descubrieron que las mujeres están representadas en exceso como recipientes de premios que se otorgan principalmente por motivos no relacionados con la investigación, como la promoción, la educación, la tutoría, el apoyo, la enseñanza y el servicio público, y que están insuficientemente representadas como recipientes de premios de investigación. Para la muestra de 103 premios, clasificaron los premios como “investigación” o “servicio”. Los premios de servicio constituyeron aproximadamente una quinta parte de esta muestra.

En 2008–2017, las mujeres ganaron el 50% de los premios de servicio y el 27% de los premios de investigación. Este patrón es consistente con la “hipótesis de Matilda” de la historiadora de la ciencia Margaret Rossiter de 1993: que las mujeres reciben menos crédito por su trabajo científico del que merecen, lo que puede obstaculizar indebidamente su avance. Además, la tendencia se ha intensificado con el tiempo. Hace 30 años, las mujeres ganaban el 27% de los premios de servicio.

Tomando todos los datos juntos, estos patrones sugieren que las científicas biomédicas están ganando premios aproximadamente cinco veces más que hace cinco décadas. Sin embargo, en comparación con sus homólogos masculinos, las científicas ganan premios que reciben menos dinero, reciben menos atención pública y tienen menos probabilidades de promover el progreso profesional.

Si bien los datos no permiten identificar las causas de las diferencias de género en los premios científicos, sí refuerzan los hallazgos de los estudios de casos y las investigaciones sobre el no reconocimiento de la contribución de las mujeres a la ciencia y la tecnología.

La premiación pone a un científico en el radar de sus pares, los medios de comunicación, las agencias de financiación, los comités de tenencia y el público. Por lo tanto, el seguimiento de los premios podría ayudar a crear conciencia y corregir los desequilibrios de género en el reconocimiento, proporcionando otra línea de base contra la cual verificar el progreso. Eso en sí mismo sería una victoria para la comunidad científica.

Referencia: Nature 565, 287-288 (2019)

Esperamos tu comentario