El actor norteamericano Robert Forster, con más de un centenar de películas al hombro, ha muerto a los 78 años de edad el mismo día que se estrenó El Camino: A Breaking Bad Movie.

Había iniciado su andadura en el cine en 1967 con el filme Reflejos en un ojo dorado, como el soldado L.G. Williams, bajo las órdenes de legendario John Huston, junto a Liz Taylor y Marlon Brandon.

En su dilatada carrera, Foster fue nominado a un Oscar gracias a su bien construido rol de Max Cherry en Jackie Brown (1997), la película escrita y dirigida por Quentin Tarantino basada en la novela Rum Punch (Cóctel explosivo, 1992) de Elmore Leonard.

Había en su modo de actuar un regusto estilístico, que remitía al legendario Henry Fonda, a su vez heredado también por el veterano actor y director Clint Eastwood.

Forster había sido el Dr. Simon Richmond, de la mano de Gus van Sant en Psycho; y el Detective Harry McKnight en Mullhonland Drive, así como Sheriff Frank Truman en «Twin Peaks», ambas de la mano de David Lynch; también había dado vida a Roger Wixon en 1983, en el filme Los Angeles de Charlie: Al límite.

Robert Forster trabajó en el filme dado a conocer ayer por Netflix El Camino: A Breaking Bad Movie, -basada en la exitosa serie televisiva norteamericana-, donde asumió el rol de Ed Galbraith, un hombre que se especializa en reubicar a personas que huyen de la ley, dándoles nuevas identidades por una tarifa considerable.

El año pasado fue visto como Burt en el drama independiente «What They Had», de Elizabeth Chomko, estrenado en el Festival de Sundance.

Forster comenzó su carrera en el teatro en Broadway en «Mrs. Dally Has a Lover». Lo ha terminado en Netflix, símbolo del mundo que viene.

Le sobreviven sus hijos: Bobby, Elizabeth, Kate y Maeghen; sus nietos: Tess, Liam, Jack y Olivia; y su compañera de mucho tiempo, Denise Grayson.

Esperamos tu comentario