El espectáculo más grande de fuegos artificiales del universo está ocurriendo desde hace 170 años y aún continúan. Se trata de un fenómeno que ocurre en un sistema de estrellas dobles situado a 7,500 años luz de la Tierra.

La belleza del colorido hace pensar en un regalo de la NASA. en ocasión del 4 de julio, Día de la Independencia de los Estados Unidos, por los colores predominantes ene

Una estrella súper masiva condenada, llamada Eta Carinae, el miembro más grande de ese sistema de estrellas dobles es la culpable de tal show, que ha sido una vez más registrado, esta vez por el Telescopio Espacial Hubble de la NASA, que incluye luz ultravioleta, muestra los gases calientes y en expansión de la estrella que brillan en rojo, blanco y azul.

Según la NASA, el estallido celestial toma la forma de un par de lóbulos en forma de globo de polvo y gas y otros filamentos que fueron expulsados ​​de la estrella, que pudo haber pesado inicialmente más de 150 soles. Durante décadas, los astrónomos han especulado sobre si está al borde de la destrucción total.

Los fuegos artificiales comenzaron en la década de 1840 cuando Eta Carinae atravesó un estallido titánico, llamado la Gran Erupción, convirtiéndose en la segunda estrella más brillante visible en el cielo durante más de una década. De hecho, Eta Carinae era tan brillante que durante un tiempo se convirtió en una importante estrella de navegación para los navegantes en los mares del sur.

La estrella se ha desvanecido desde esa erupción y ahora es apenas visible a simple vista. Pero los fuegos artificiales aún no han terminado porque Eta Carinae aún sobrevive. Los astrónomos han usado casi todos los instrumentos en el Hubble durante los últimos 25 años para estudiarla.

Usando la cámara de campo ancho 3 del Hubble para mapear el brillo de la luz ultravioleta de magnesio incrustado en gas caliente (que se muestra en azul), los astrónomos se sorprendieron al descubrir el gas en lugares donde no lo habían visto antes.

Los científicos han sabido por mucho tiempo que el material externo desechado en la erupción de la década de 1840 se ha calentado por ondas de choque después de estrellarse contra el material previamente expulsado de la estrella condenada. En las nuevas imágenes, el equipo esperaba encontrar luz de magnesio proveniente de la misma compleja serie de filamentos como se ve en el nitrógeno brillante (mostrado en rojo). En su lugar, se encontró una estructura de magnesio luminosa completamente nueva en el espacio entre las burbujas bipolares polvorientas y los filamentos externos ricos en nitrógeno y calentados por choque.

«Hemos descubierto una gran cantidad de gas caliente que se expulsó en la Gran Erupción, pero aún no ha chocado con el otro material que rodea a Eta Carinae», explicó Nathan Smith, del Observatorio Steward de la Universidad de Arizona en Tucson, Arizona. El también investigador del programa Hubble especificó que «la mayoría de las emisiones se ubican donde esperábamos encontrar una cavidad vacía. Este material adicional es rápido, y aumenta el nivel de energía en términos de la energía total para una explosión estelar ya poderosa».

El nuevo gas revelado es importante para comprender cómo comenzó la erupción, ya que representa la expulsión rápida y enérgica de material que puede haber sido expulsado por la estrella poco antes de la expulsión de los lóbulos bipolares. Los astrónomos necesitan más observaciones para medir exactamente qué tan rápido se está moviendo el material y cuándo fue expulsado, dice la NASA.

Las rayas visibles en la región azul fuera del lóbulo inferior izquierdo son una característica sorprendente de la imagen. Estas rayas se crean cuando los rayos de luz de la estrella asoman a través de los grupos de polvo dispersos a lo largo de la superficie de la burbuja. Dondequiera que la luz ultravioleta golpea el denso polvo, deja una sombra larga y delgada que se extiende más allá del lóbulo hacia el gas circundante. «El patrón de luz y sombra recuerda a los rayos de sol que vemos en nuestra atmósfera cuando la luz del sol atraviesa el borde de una nube, aunque el mecanismo físico que crea la luz de Eta Carinae es diferente», señaló el miembro del equipo Jon Morse del Instituto BoldlyGo en Nueva York.

Según los investigadores, esta técnica de búsqueda en luz ultravioleta de gas caliente podría utilizarse para estudiar otras estrellas y nebulosas gaseosas.

«Habíamos usado el Hubble durante décadas para estudiar Eta Carinae en luz visible e infrarroja, y pensamos que teníamos una contabilidad bastante completa de sus desechos expulsados. Pero esta nueva imagen de luz ultravioleta se ve sorprendentemente diferente, revelando un gas que no vimos en otras imágenes de luz visible o infrarrojas «, aseguró Smith. «Estamos entusiasmados con la perspectiva de que este tipo de emisión de magnesio ultravioleta también puede exponer gas previamente escondido en otros tipos de objetos que expulsan material, como protoestrellas u otras estrellas moribundas. Solo Hubble puede tomar este tipo de imágenes».

Eta Carinae ha tenido una historia violenta, propensa a las erupciones caóticas que arruinan partes de sí misma en el espacio como un géiser interestelar. Una explicación es que las convulsiones fueron causadas por una interacción compleja de hasta tres estrellas, todas unidas gravitacionalmente en un solo sistema. En este escenario, el miembro más masivo se habría tragado una de las estrellas, encendiendo la Gran Erupción masiva de mediados del siglo XIX. La evidencia de ese evento se encuentra en los enormes lóbulos bipolares de gas caliente que se expanden y rodean el sistema.

Un truco fortuito de la naturaleza también permitió a los astrónomos en un estudio previo del Hubble analizar en detalle la Gran Erupción. Parte de la luz de la erupción tomó un camino indirecto a la Tierra y acaba de llegar ahora. La luz caprichosa se alejaba de nuestro planeta cuando rebotaba en las nubes de polvo que permanecían lejos de las estrellas turbulentas y se desviaban hacia la Tierra, un efecto llamado «eco de luz».

El gigante estelar finalmente alcanzará su final de espectáculo de fuegos artificiales cuando explote como una supernova. Esto ya puede haber ocurrido, aunque el géiser de luz de una explosión tan brillante aún no ha llegado a la Tierra.

El Telescopio Espacial Hubble es un proyecto de cooperación internacional entre la NASA y la ESA (Agencia Espacial Europea). El Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland, administra el telescopio. El Instituto de Ciencia del Telescopio Espacial (STScI, por sus siglas en inglés) en Baltimore, Maryland, conduce las operaciones científicas del Hubble. STScI es operado para la NASA por la Asociación de Universidades para la Investigación en Astronomía en Washington, D.C.

Esperamos tu comentario