«Valle plateado de luna, sendero de mis amores…» así pintaba el bucólico paisaje de su recuerdo el compositor Julio Brito, para convertir la guajira en un danzón en la voz de Barbarito Diez, el hombre que parecía una estaca de ébano en medio del escenario. Ramón Veloz, Rosita Fornés y muchas voces cubanas la convirtieron en una guajira de las más interpretadas en la historia de la música campesina cubana.

Brito, cuyo nombre real era Julio Valdés-Brito Ibáñez había nacido en La Habana, Cuba, el 21 de enero de 1908, donde falleció el 30 de julio de 1968. Tenía solamente 60 años, pero además de haber sido presidente de la Sociedad Cubana General de Autores de Cuba (borrada por la historiografía revolucionaria cubana), dejó para la posteridad además de El amor de mi bohío, joyitas como Cuando te acuerdes de mí, también grabada por Barbarito Diez.

También suya es Acurrucadita, grabada en la voz del gran tenor de Las Américas Pedro Vargas. Gaby Daltas le cantó De corazón a corazón; José Antonio Salaman, Odiarte quisiera; entre otros intérpretes y otras canciones.

Julio Brito le puso música a películas como Tan Tan, en la que, además, actuó como cantante de la Orquesta Siboney; y Embrujo antillano, donde Blanquita Amaro y María Antonieta Pons interpretaron a dúo su canción ¡Ay, cómo no!. Fue uno de los pioneros de la radio cubana, que comenzó en 1922. En la década de 1940 fue Presidente de la Sociedad de Autores de Cuba.

En 1986, Pablo Milanés grabó el disco Años Vol.2, donde hizo un dúo con el fenecido tenor y trovador Adriano Rodríguez en el tema de Julio Brito «Flor de ausencia».

Mira que eres linda

Pero la canción que parece reverdecer por estos tiempos de la música urbana es aquel bolero titulado Mira que eres linda, que popularizaran hace décadas el argentino Leo Marini con la Sonora Matancera, Roberto Ledesma, el tenor venezolano Alfredo Sadel, el Trio Los Isleños, el Mariachi Voces de América, el tenor de las Américas Pedro Vargas, el también tenor Armando Pico, el bolerista Wilfredo Mendi y hasta una agrupación nombrada Guaguancó Matancera en cuya grabación se escucha la voz de Carlos Embale cantando una versión de este bolero antológico. Antonio Machín la exportó a España temprano, en 1948, y allí, en Cádiz, la grabaron por bulerías Aurelio Sellé, Pericón de Cádiz y El Chaqueta. Años después la grabaron Celso Vega y su Conjunto donde estaban Yayo el Indio y Marcelino Guerra. Ya por los 80 se escucharon las versiones de Oscar de León, Santiago Cerón, Wladimir Lozano, en salsa, lo cual la remitió a nuevos públicos. Pero antes, en los inicios de los 70, cuando era joven, la había grabado el mismísimo Raphael de España.

Ahora, ha sido el español Carlos Sadness, quien ha aportado nuevas energías a la canción, en una versión con aires actualizados, y con un video clip lleno de sensualidad. Sus nuevos consumidores quizás nunca sepan que fue un tal Julio Brito, quien la compuso hace por lo menos 80 años.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here