Esta entrevista al astro boricua fue publicada en el 2006 en el periódico Diario Libre

Cuando se hizo esta entrevista, Ricky Martin aún no había salido del closet, no pensaba tener hijos, no había salido en un video clip dándose besos con su esposo. Las mujeres se derretían por el artista. Para ese entonces ya había comenzado una cooperación suya con la Fundación Juan Luis Guerra. La relación de amistad y admiración entre ambos artistas perdura, aunque aún no se ha hecho realidad uno de sus anhelos de entonces.

El 6 de mayo del 2020 se supo que la Fundación Ricky Martin en coordinación con Project Hope y Charity Stars permitió la distribución de mascarillas, guantes y batas en hospitales, municipios e instituciones sin fines de lucro de Puerto Rico. De igual forma, y en respuesta a una petición del cantautor Juan Luis Guerra, la Fundación Ricky Martin y Project Hope incluyeron en la segunda entrega de equipos a los trabajadores de la salud que atienden casos altamente comprometidos por COVID-19, entre estos, mujeres embarazadas y menores de edad, en tres hospitales ubicados en zonas de alto riesgo en la República Dominicana.

En el 2006, las muchachas que suspiraban desde los autos al ver en las avenidas de Santo Domingo un cartel con la imagen de Ricky Martin anunciando el espectáculo que se presentaría en el estadio Quisqueya el 16 de febrero de ese año, no sabían que del lado allá del teléfono, quien redacta escuchó la voz de un hombre franco, transparente, sin titubeos, centrado en su música y responsable de cuánto una acción suya puede mejorarle la vida a los niños víctimas de abuso sexual. Así es Ricky Martin, quien desde los ocho meses de edad, cuando apareció en un comercial de televisión de una leche para bebés, es centro de atención en los medios.

P. La labor benéfica que le ha llevado a crear una fundación para ayudar a niños del mundo entero qué le hace sentir más: embajador de buena voluntad, hombre que trata de hacer el bien a los demás, o artista, ¿por cuál se quedaría?

R. Creo que es una de las preguntas más difíciles que he tenido que contestar porque honestamente te digo, hermano mío, yo no estoy realizando trabajo humanitario para buscar ningún título. Yo simplemente estoy haciendo este trabajo porque la vida me ha dado esta oportunidad o más bien porque la vida me ha presentado este escenario, a lo mejor un poco opaco, por no llamarlo oscuro, donde he visto la injusticia de mil maneras hacia los niños y he tenido que empezar a hacer algo para sacarme esta angustia que siento cuando veo o leo o simplemente me reúno con grandes activistas o con propias víctimas de la trata humana. De modo que empecé a hacer este trabajo callado por eso mismo, porque no quería que se me malinterpretara, ¿me explico? No es que Ricky está buscando la atención de los medios, no, para nada. Empiezo a hablar del tema cuando grandes activistas que tienen muchos años trabajando en contra de la esclavitud de una nueva era me dicen, Ricky necesitamos tu voz, necesitamos el poder de convocatoria que te da tu música para que esto cambie, porque desafortunadamente llevamos diez años trabajando en esto y nadie nos hace caso. En este momento fue que yo empecé a trabajar y hablar de la trata humana que la llamo yo la esclavitud de la nueva era. Luego de ese trabajo es que las Naciones Unidas se acercan a mí y me ofrecen el título de Embajador de Buena Voluntad de las Naciones Unidas, pero esa nunca fue mi prioridad, ¿me explico? Yo simplemente quiero hacer todo lo posible por encontrarle solución a este problema.

P. Ud. desde los ocho meses de edad es una figura pública. Comenzó a tan temprana edad lo pusieron a hacer una publicidad. ¿Qué es lo peor que le ha pasado a Ud. siendo centro de la mirada de millones de personas en el mundo entero?

R. Pues no hay espacio para la queja. Yo creo que en este momento de mi vida lo que tengo que practicar es el agradecimiento. Primero, porque hago lo que me gusta. Tanta gente que desafortunadamente no están satisfechos con su trabajo y tienen que hacerlo para traer comida a su casa. Yo me siento muy cómodo teniendo la oportunidad de hacer entrevistas, de hablar con personas como Ud., por ejemplo. Y no hay que quejarse de nada en esta vida. Creo que la queja es de los perdedores y no quiero ser considerado un perdedor, al contrario. Soy alguien que le gusta el optimismo, le gusta sumar más que restar. Y con eso me quedo, Alfonso, honestamente.

P. ¿Cuál es el país de los tantos que ha visitado que más le ha impresionado y por qué?

R. Bueno, yo creo que cada país tiene su belleza. Ahora, si me dices a modo de yo llevar mi música y ver y sentir y vibrar la reacción de un público, pues mira honestamente cuando yo tuve la oportunidad de estar en la capital de la India en Nueva Delhi, hace unos siete años atrás, cantando en un estadio para 55 mil personas y cantando mi música en español, en un país donde no se habla el castellano, y escuchar 55 mil personas cantando en mi idioma para mi fue una cosa bárbara. El día de hoy sigo mencionando ese escenario porque me impactó fuertemente.

P. Ricky, hablando del tour que inicia aquí en Santo Domingo, ¿por qué se llama Blanco y Negro?

R. Yo quiero volver a lo básico. Porque el blanco y el negro son colores creados por la luz o si no por las sombras. Es donde estoy el día de hoy. Quiero encontrar el comienzo, quiero volver al comienzo, a las emociones básicas que me hacen vibrar de una forma positiva. Lo he comentado en otras entrevistas, luego de varios años en los escenarios me he vuelto más exigente, más autocrítico y siempre es bueno hasta que te dices oye porque no nos enfocamos más en las cosas que has logrado, más que en las que no has logrado. Y pienso que en este momento estoy simplemente consintiéndome. Me siento con los pies en la tierra, con mucha calma en mi corazón. Me siento muy satisfecho y agradecido con lo que ha pasado en mi vida. Y por eso Blanco y negro.

P. Se nota de hecho una mayor madurez, un trabajo de mayor búsqueda y estéticamente de mejores resultados en este álbum Unplugged. ¿Cómo Ud. cree que llegó hasta ahí?

R. Gracias, mira, sin tratar mucho. Creo que cuando tratas demasiado no luce natural y el público lo percibe. Yo he querido hacer este disco por capricho, porque simplemente quería volver al comienzo y revivir canciones. Canciones que no necesariamente fueron éxitos radiales, pero sí canciones que hicieron mucho por mí, por mi espíritu en el momento que las grabé. Y necesitaba yo , en algún momento de mi vida, de mi carrera, hacer una cosa básica, una cosa simple. Más que enfocarme una vez más en las producciones de gran presupuesto y por eso creo que el disco está teniendo el éxito que está teniendo. Porque fue muy simple, y lo que estoy presentando es pura emoción y puro instinto. Y creo que por eso es la aceptación tanto de los medios como del público.

P. El 2006 ha sido para Ud. un año muy importante porque la Academia le dio el Premio de la Personalidad del Año de los Grammy`s Latinos. Eso por lo general lo logran muchas veces artistas de mayor edad. ¿No se siente aún muy joven para tamaña responsabilidad?

R. Pues mira, cuando me dijeron que la Academia me había nombrado Personalidad del Año, yo primero dije, bueno qué quiere decir eso. Y me dicen que más por la trayectoria, es por el trabajo humanitario que he podido hacer los últimos años con mi fundación. Y eso me dio mucha calma, comodidad y coraje para pararme en ese escenario y hablar en nombre de los niños y de los que no son escuchados. Es un honor poder simplemente, que la Academia con tanta credibilidad, me dé este reconocimiento. Creo que todavía no he podido reponerme. Yo no he reaccionado bien al respecto, jajaja, pero quiero agradecer también a los amigos, a los colegas que lo han logrado, que han hecho que esto suceda, productores, músicos, y estoy muy agradecido.

P. De hecho Ud. ha trabajado con personalidades. Tengo entendido que en su grupo hay boricuas, cubanos y no sé si dominicanos, pero hablando de los compositores, cuál ha sido el que mejor ha interpretado las esencias de lo que Ud. quiere decir. Y con cual compositor que no haya trabajdo le guistaría trabajar.

R. Yo he podido trabajar con Ricardo Arjona, Alejandro Sanz, Juanes, Robi Draco Rosa, y todos hicieron un excelente trabajo en poder traducir mis emociones, porque con una pequeña plática, yo haciéndole saber dónde estoy emocionalmente y qué es lo que quiero compartir con el público ellos tienen el arte de llevar eso al papel y la pluma y lo hicieron de una forma maravillosa. ¿Y con quién quiero trabajar? ¡Pues, con Juan Luis Guerra!

P. Eso seguro viene…

R. Eso viene, eso viene, el cómo está creando ese momento.

P. De hecho el público dominicano le tienen una especial admiración y cariño, y le espera con los brazos abiertos. ¿Por qué Santo Domingo para iniciar este tour mundial?

R. Creo que Santo Domingo de mil maneras ha estado ahí en mi carrera siempre. Antes de ganarme mi primer Grammy, estuve en la República Dominicana vacacionando y cuando me bañé en ese mar, por alguna razón cosas buenas han venido después de eso. Entonces tenemos que empezar por allí. Volver a esa maravillosa tierra, para impregnarme de ‘aché’ (aché significa en lengua yoruba buena suerte).

P. Por último, ¿qué le falta por hacer a Ricky Martin?

R. No le puedo exigir nada más a mi carrera y a mi vida. Simplemente quiero vivir un día a la vez y estar agradecido de lo que ya he vivido. A lo mejor en un futuro hacer un documental, que pueda explicar lo que hemos hecho con la fundación y llevarlo a la pantalla grande.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here