Mercedes Barcha y García Márquez (Fuente externa)

El sábado 15 de agosto ha muerto en su residencia de Ciudad de México, a los 87 años, Mercedes Barcha Pardo, viuda del Nobel de literatura colombiano Gabriel García Márquez (1927-2014). Murió en compañía de sus hijos y nietos.

La información fue confirmada al diario colombiano El Universal por el sobrino de “Gabo”, Gabriel Torres García.

«No sabemos mucho pero sí podemos confirmar la veracidad de la noticia. Uno de los hijos le contó a una hermana que vive en Cartagena y los familiares nos enteramos enseguida», confirmó al diario colombiano El Universal el sobrino de García Márquez, Gabriel Torres Garcia.

“Informes preliminares indican que desde hace meses padecía problemas respiratorios”, explicó por su parte El Tiempo, el periódico líder colombiano.

La literatura universal le debe a Mercedes Bacha Pardo su determinante apoyo en la carrera del premio Nobel de Literatura cuando apenas era un escritor joven que luchaba por publicar. La confianza de esta mujer en el talento del hombre que amaba fue tal que lo apoyó incondicionalmente durante los 18 meses en los que él se encerró a escribir su obra cumbre, “Cien años de soledad».

Foto de la pareja Mercedes Barcha y Gabriel García Márquez (Fuente externa)

Mercedes Barcha Pardo nació en Magangué el 6 de noviembre de 1932 y conoció a Gabo durante un baile en Sucre. Él tenía 13 años y ella 9. Contó el futuro escritor y periodista que ese mismo día supo que ella sería su esposa. Se casaron en 1958 y estuvieron unidos más de medio siglo, hasta la muerte de García Márquez, el 17 de abril de 2014, en la misma Ciudad de México.

Fue una pareja migrante, que vivió en varios países, pro antes de eso, García Márquez se marchó a Europa en 1955 y le prometió que al regresar se casarían, tal y como lo habían acordado prácticamente desde que ambos eran niños. Efectivamente, a su regreso se casaron en Barranquilla y de ese amor nacieron dos hijos, Gonzalo y Rodrigo García Barcha.

A García Márquez un día le preguntaron qué personaje era importante y dijo que el de su esposa, esa una mujer fuerte, de carácter, que llevaba el orden de la casa y que se parecía mucho a la estirpe de Úrsula Iguarán y de las mujeres en ‘Cien años de soledad’.

“Lo que podía ser motivo de otro libro mejor –aseguraba García Márquez–, sería cómo sobrevivimos Mercedes y yo, con nuestros dos hijos, durante ese tiempo en que no gané ningún centavo por ninguna parte. Ni siquiera sé como hizo Mercedes durante esos meses para que no faltara ni un día la comida en la casa”.

Mercedes Barcha Pardo, la María Kodama del Gabo (Fuente externa)

Las honras fúnebres

Según se ha sabido, los restos de la musa de Gabo van a ser trasladados a Cartagena, para que reposen junto a los de su amado esposo, en el Claustro de La Merced. El 22 de mayo de 2016, cuando llevaron las cenizas del escritor a ese lugar, sus familiares manifestaron que ese era su deseo.

En una ocasión García Márquez contó alguna vez una anécdota que describía la importancia de su esposa en su carrera:
«El día que terminé ‘Cien años de soledad’ nos fuimos al correo Mercedes y yo. Eran 700 páginas. Entonces, lo pesaron, y dijeron que costaba 83 pesos de México a la Argentina. Y Mercedes me dijo: ‘No tenemos sino 45’. Mira, es muy fácil, partí el libro por la mitad y le dije: ‘Pésenme este libro hasta 45 pesos’. Pesaron hasta 45 pesos y estaban nomás como quien corta carne. Cuando llegaron a 45, agarré las hojas, las envolví, las mandé y nos quedamos con el resto».

“Ahora lo que falta es que la novela sea mala”, coronó Mercedes.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here