SD. Marisol, una de las voces más queridas del pop español y del cine de los años 60 en toda Latinoamérica, es centro de un extenso trabajo de la edición impresa de Vanity Fair que hace una de las revelaciones más trágicas y relevantes de su vida.

La artista, que fue musa y novia platónica de muchos adolescentes de la época, y cuyo nombre real es Pepa Flores, sufrió abusos sexuales, castigos y vejaciones, justamente por parte de aquellos poderosos señores que la «cuidaban», específicamente los Goyanes, apellido de Manuel su descubridor y manager.

«Me llevaban a un chalet del Viso y allí había gente importante, gente del régimen, a verme desnuda, a mí y a otras niñas. A mi madre, cuando venía a verme, los Goyanes la ponían a comer en la cocina», dijo Marisol en entrevistas -a las cuales Vanity Fair ha tenido acceso-, con el desaparecido escritor español Francisco Umbral (1932-2007) autor de Crónicas postfranquistas (1976) y de las novelas El día que violé a Alma Mahler (1988), y El socialista sentimental (2000), entre otras, quien trabajaba en un libro sobre la popular actriz y cantante, el cual quedó inédito pero cuyas páginas se mantienen en la fundación que lleva el nombre del escritor.

«Sigue con lo del chalet del Viso» –le conmina el periodista ganador del Premio Cervantes.

«No me atrevo» –responde ella.

Y remata con un: “No me fío de ti, Umbral”, que dice mucho.

Vanity Fair ha titulado el largo reportaje «¿Qué le pasó de verdad a Marisol? Un silencio a gritos 30 años después».

Marisol, que es pepa Flores, a los 70 años (Foto: Fuente Externa)

La intérprete de Corazón contento, Aquel verano, Tu nombre me sabe a yerba, La tarara, Qué será de ti, Y ahora que te has ido, entre otras canciones, y que ahora tiene 70 años de edad, dijo a Umbral que una memorable foto de ella en top less, portada de la revista Interviú, jamás fue «posada», sino que había sido «robada». Publicación que vendió un millón de ejemplares y se constituyó en récord editorial de la revista.

Según Vanity Fair, en el artículo «se desgranan algunas claves de un tiempo gris y especialmente turbio, que también afectó a la que fue la mayor estrella de la historia de España, y que nos ayuda a entender el por qué de una desaparición tan radical e irreversible de la vida pública de la que fuera la niña prodigio más idolatrada en los años 60».

Y más adelante establece: «La niña Marisol desde muy temprana edad fue sometida a castigos físicos, vejaciones y un brutal machismo sobre el que pocas veces se ha vuelto la mirada».

En el texto que aparece en la edición impresa de noviembre, salida el pasado 19 de octubre, Carlos Goyanes el ex esposo de Marisol, e hijo del descubridor de la artista Manuel Goyanes contestó a las denuncias: “¿Si todo hubiera sido tan horrible como se dice, se habría casado conmigo? No tiene sentido”.

También hay testimonios y opiniones de otros artistas y amigos de Pepa Flores, como el actor y autor teatral Chencho Ortiz, que dice “Es que la verdad no se puede contar. No podemos sumar más a lo que ella ya ha dicho, porque nos metemos en un lío”.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here