María Marte, una mujer exitosa que vino de abajo con persistencia (Foto: Fuente Externa)

Por Jose Rafael Sosa, ENVIADO ESPECIAL

MADRID. La prestigiosa cheff dominicana María Marte, dijo que la cocina es alto ejercicio del amor, razón por la que deja el escenario gastronómico internacional para enseñar a dominicanas en situación de riesgo social, en la Escuela Serranía, en su natal Jarabacoa.

Marte, invitada por el Banco de Reservas para conducir gastronómicamente un coctel que ofreció el pasado jueves, agradece la comprensión de quienes han entendido su renuncia a su cargo de cheff del exclusivo Club Allard, el pasado mes de enero de 2018, para dedicarse a enseñar jóvenes mujeres empobrecidas y violentadas, en la Escuela Serranía, en su natal Republica Dominicana.

“La cocina es una manera del amor, por lo que he entendido que no podía quedarme en España solo recreada en los reconocimientos, mientras sentía la necesidad de entregar mis capacidades a las mujeres dominicanas para que mejoren sus condiciones de vida. Agradezco esta invitación del Banreservas para compartir en Fitur 2019 en su programa” dijo Marte a los medios dominicanos.

Explica que no excluye algunas acciones suyas en la gastronomía de alto nivel por invitación, como es el servicio por el que acude a España.

Destaca que ha respondido al llamado de su conciencia de entregarse socialmente por medio del proyecto en la Escuela Serranía, ubicada en Jarabacoa, financiado por el premio de Innovación Eckart 2017.

Marte dirigirá el programa académico en Escuela Serranía, con becas provenientes de donaciones para la formación en hostelería de jóvenes mujeres de escasos recursos económicos, muchas de ellas sin familia o víctimas de violencia.

La cheff con dos estrellas Michelín dijo que habrá de seguir su línea creativa del uso de productos agrícolas dominicanos y algunos en peligro de extinción.

Su vida

María Marte llegó a Madrid sin saber cocinar. En 2003 empezó a trabajar en el Club Allard como limpia platos, durante tres horas diarias combinando este trabajo con otros, para poder pagar sus cuentas, como limpiar una peluquería.

Comenzó a observar a los cocineros, hasta que obtuvo una oportunidad de trabajar en la cocina y empezó a trabajar con Diego Guerrero, el prestigioso Cheff pero manteniendo su trabajo como limpiadora.

En 2006, María Marte ya era la mano derecha del chef, y un año después, en 2007, el restaurante conseguía su primera estrella Michelin. María Marte pasó por todas las partidas de la cocina, adquiriendo gran experiencia.

En 2011, el restaurante obtenía su segunda estrella Michelin y, cuando dos años después, Diego Guerrero lo dejó para iniciar un nuevo proyecto, María Marte pasó a ser la chef del Club Allard.

En 2014 Marte obtuvo además el Premio Nacional de Gastronomía a la Mejor Jefe de Cocina 2014 y en 2015, fue reconocida como la mejor chef en los Premios Club de Gourmets.

El ejemplo de la creatividad de su cocina se tiene en su primera creación, La Flor de Hibiscus, elaborada con caramelo, y acompañada con una espuma de pisco sour sobre crumble de pistach.

Esperamos tu comentario