Yuan Cao, visto por Corinna Kern, para la revista Nature (cortesía)

SD. En la lista de las 10 personas más importantes en la ciencia en el año 2018 de la revista Nature, siete son jóvenes. Dos son de China, una de Alemania, una de Inglaterra, una de Francia, dos de Holanda, una Malasia, uno de Japón, y una de Estados Unidos.

Según la selección, los países que llevan la delantera en aportes científicos trascendentes en el año, pertenecen a Asia.

Los aportes van desde lo humano a lo divino, o sea desde lo celular hasta el universo.

Según la exigente revista científica, en el número 1 el muy joven aspirante a PHD Yuan Cao -«vaquero del grafeno»- engatusó la superconductividad a partir de láminas de carbono de espesor atómico.

Cuando Cao tenía 21 años de edad y tras licenciarse a los 18 años de la Universidad de Ciencia y Tecnología de China en Hefei, se fue a los Estados Unidos para comenzar su doctorado. Cao publicó dos artículos sobre el extraño comportamiento en capas de carbono de átomos que han estimulado un nuevo campo de la física. Cao admite que su situación es inusual, pero dice que no es especial. Después de todo, pasó cuatro años completos en la universidad: «Acabo de saltar algunas de las cosas aburridas en la escuela secundaria».

El grupo de Pablo Jarillo-Herrero en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en Cambridge ya formaba capas y rotaba láminas de carbono en diferentes ángulos cuando Cao se unió al laboratorio en 2014. El trabajo de Cao era investigar qué ocurría en pilas de dos capas cuando un grafeno la hoja se torció solo ligeramente con respecto a la otra, lo cual, según una teoría, cambiaría radicalmente el comportamiento del material.

Muchos físicos se mostraron escépticos acerca de la idea. Pero cuando Cao se dispuso a crear las pilas sutilmente retorcidas, vio algo extraño. Expuesto a un pequeño campo eléctrico y enfriado a 1.7 grados por encima del cero absoluto, el grafeno, que normalmente conduce la electricidad, se convirtió en un aislante. Eso de por sí mismo fue sorprendente. «Ya sabíamos que tendría un gran impacto en la comunidad», dice Cao. Pero lo mejor aún estaba por llegar: con un ligero cambio en el campo, las hojas torcidas se convirtieron en un superconductor, en el que la electricidad fluía sin resistencia. Ver el efecto en una segunda muestra convenció al equipo de que era real.

La capacidad de convencer al carbono de un átomo de espesor en un complejo estado electrónico a través de una simple rotación ahora tiene a los físicos que claman para diseñar un comportamiento emocionante en otros materiales 2D retorcidos. Algunos incluso esperan que el grafeno pueda arrojar luz sobre cómo los materiales más complejos se super-conducen a temperaturas mucho más altas. «Hay tantas cosas que podemos hacer», dice Cory Dean, físico de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York. «Las oportunidades disponibles ahora son casi abrumadoras».

Alcanzar el «ángulo mágico» del grafeno (una rotación entre hojas paralelas de alrededor de 1.1 °) implicó algunas pruebas y errores, pero Cao pronto pudo hacerlo de manera confiable. Su habilidad experimental fue crucial, dice Jarillo-Herrero. Cao fue pionero en el método de rasgar una sola hoja de grafeno para poder crear una pila compuesta de dos capas con una orientación idéntica, desde la cual podría ajustar la alineación. También modificó el sistema criogénico para alcanzar una temperatura que permitiera que la superconductividad emergiera más claramente.

A Cao le encanta desarmar cosas y reconstruirlas. En el fondo, él es «un chapucero», dice su supervisor. En su propio tiempo, esto significa fotografiar el cielo nocturno con cámaras y telescopios hechos en casa, piezas que generalmente se encuentran esparcidas por la oficina de Cao. «Cada vez que entro, es un gran lío, con las computadoras desarmadas y los telescopios sobre su escritorio», dice Jarillo-Herrero.

A pesar de su juventud y actitud tímida, los colegas dicen que la madurez de Cao brilla en su persistencia. Al perderse por un bigote en un lugar en el programa de graduados de física del MIT, por ejemplo, Cao encontró una manera de continuar con el tema al unirse al equipo de Jarillo-Herrero a través del departamento de ingeniería eléctrica. Cao también se encogió de hombros con un comienzo decepcionante de su doctorado, después de darse cuenta de que los datos aparentemente emocionantes que había pasado seis meses tratando de entender se debían a una peculiaridad de la configuración experimental. «No estaba contento, pero simplemente se arremangó y siguió trabajando», dice Jarillo-Herrero.

Cao, ahora de 22 años, aún no sabe dónde le gustaría que liderara su carrera. «En el grafeno de ángulo mágico, todavía tenemos muchas cosas que hacer», dice. Pero las universidades de todo el mundo ya lo están mirando no solo para puestos de posgrado, sino también para profesores, dice el físico Changgan Zeng, supervisor de licenciatura y mentor de Cao en la Universidad de Ciencia y Tecnología de China. «Entre los físicos de materia condensada en China, todos conocen su nombre», dice Zeng. La universidad estaría encantada de recuperarlo, pero Zeng espera que Cao se quede en los Estados Unidos por ahora. «Ahí es más fácil ver las estrellas».

Cueva de Denísova, donde se encontraron los restos de los homínidos (Fuente Externa)

El No. 2 lo ocupa la joven alemana Viviane Slon, una paleogenetista alemana que descubrió un homínido híbrido antiguo notable: mitad Neandertal, mitad Denisoviana.

El No. 3 pertenece a He Jankui, el joven científico chino que afirma haber creado bebés modificados genéticamente generó furor internacional.

El 4to peldaño lo ocupa la joven de inglesa Jess Wade, física que escribió cientos de páginas de Wikipedia para mejorar los perfiles de los científicos de grupos subrepresentados.

En el escalón número 5 está Valerié Masson-Delmotte, una climatóloga francesa que se convirtió en la fuerza impulsora detrás del severo informe sobre el calentamiento global del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC).

El mapa más completo de la Vía Láctea, detalla la posición de más de 1,3 mil millones de estrellas (Fuente externa)

El No. 6 lo ocupa Anthony Brown, un joven astrónomo del Observatorio Leiden en los Países Bajos, director del Equipo de Procesamiento de Datos y Análisis del proyecto Gaia, un grupo de más de 400 investigadores que han estado haciendo cálculos durante años a partir de los datos ofrecidos por la nave espacial Gaia, del cual han sacado el más completo mapa de la Vía Láctea, un catálogo de 551 gigabytes que detalla la posición de más de 1,3 mil millones de estrellas.

El No. 7 es la joven científica, política y activista social de Malasia, Bee Yin Yeo, quien se convirtió en una voz fuerte contra la contaminación plástica. Con una maestría en ingeniería química avanzada de la Universidad de Cambridge, Reino Unido, al regresar a su país se metió en política hasta llegar a convertirse en la ministro de Energía, Ciencia, Tecnología, Medio Ambiente y Cambio Climático, desde donde establece políticas que influyen en el futuro.

El 8 es Barbara Rae Venter, una abogada de patentes de California convertida en detective que trabaja con el ADN de las personas. Una genealogista que ha ayudado a identificar a un asesino en serie y allanó el camino para que el ADN desempeñe un papel más importante en la resolución de crímenes. Rae-Venter se formó en genealogía genética, que utiliza el ADN para completar árboles familiares, para explorar su propia ascendencia.

En el 9no puesto está Robert Jan-Smiths, presidente de la Universidad de Tecnología de Eindhoven en su Holanda, arquitecto del audaz esfuerzo de este año por deshacerse de los paywalls de las publicaciones científicas, con lo que ha logrado que se libere la información científica de las ataduras que tenían hasta ahora. SU lema llamado el Plan S es «ciencia, velocidad, solución, conmoción». Cuando Nature fue a la prensa, 16 financiadores habían firmado el plan; requieren que los resultados del trabajo que apoyan estén disponibles gratuitamente en el momento de la publicación, a partir de 2020.

Hayabusa2, a 600 metros de Ryugu. No pudo llegar al objetivo de altura de solo 30 metros, porque el altímetro láser, no calculó correctamente la distancia entre la nave y la superficie del asteroide (Fuente Externa)

Y 10mo. lugar el japonés Makoto Yoshikawa, astrónomo que lidera la misión para recolectar muestras de un asteroide. Yoshikawa y su equipo en la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA) han logrado en una operación de tres años, llegar con la nave Hayabusa2 hasta un asteroide llamado Ryugu que orbita el Sol, asteroide hacia el cual lanzó tres pequeños rovers. Se espera que en el 2019 toque suavemente el asteroide y recoja muestras del mismo y los traiga a la Tierra.

Esperamos tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here